«

»

Bajan las temperaturas

La semana estará caracterizada por la variabilidad de las condiciones, tanto de las marcas térmicas, como de las precipitaciones y la humedad, así como también de la dirección e intensidad del viento.

El martes, las lluvias y tormentas de manera organizada avanzarán hacia el norte, acompañando el avance del sistema frontal. El área que recibirá las precipitaciones en forma de chaparrones y tormentas de variada intensidad, está comprendida entre el centro y norte de la provincia de Buenos Aires, Córdoba, centro y sur de Entre Ríos, centro y sur de Santa Fe, extendiéndose hacia el NOA, donde se prevén fenómenos de tormenta aislada, con moderada intensidad. Mientras tanto, sobre la zona sur de la provincia de Buenos Aires y gran parte de la provincia de La Pampa, se espera un moderado descenso de temperatura, debido a la rotación del viento al sector oeste. Por otro lado, se espera que sobre el NEA, todavía se mantenga el tiempo estable, con escasa nubosidad. En cuanto a los valores de temperatura, los mismos se mantendrán muy elevados en todo el centro y norte del país.

El miércoles, las tormentas se intensificarán de manera muy importante en toda en toda la zona central del país, especialmente sobre la zona norte de Buenos Aires, Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba y extremo norte de La Pampa. Los acumulados esperados para la zona mencionada podrían superar los 50mm en particular sobre la provincia de Entre Ríos, donde se espera que se desarrollen las precipitaciones más abundantes. Mientras tanto, se espera que hacia el sur de la línea de tormentas, el viento se establezca del sector sur, lo que favorecerá al primer descenso de temperatura que se notará sobre el sur del área pampeana y norte de la región de la Patagonia. Por otro lado, hay que destacar que sobre el norte del país, donde todavía no se espera que lleguen las precipitaciones, las temperaturas seguirán siendo muy elevadas.

El jueves, las precipitaciones se desplazarán lentamente hacia el norte, provocando fuertes tormentas sobre la región del NEA, particularmente sobre la provincia de Corrientes, donde se prevén los mayores acumulados.Mientras tanto, sobre el norte de la Patagonia, ya se observará el avance de una masa de aire frío y seco, que provocará el descenso de la temperatura marcado. Por otra parte, en la región pampeana, este será un día de transición, teniendo en cuenta que todavía quedarán zonas en las cuales quedarán restos de precipitaciones, de manera débil y aislada, afectando especialmente el norte del área pampeana, mientras que sobre la zona sur, comenzará a notarse el descenso de la temperatura.

El viernes, las tormentas se concentrarán especialmente sobre la zona del NEA, siendo Corrientes y Misiones las provincias que recibirán los mayores acumulados de lluvia. Mientras tanto, sobre la región central se presentarán condiciones de tiempo estable, con un muy importante descenso de las marcas térmicas, especialmente sobre la provincia de Buenos Aires, en el sector sur, de tal manera que podrían llegar a registrarse algunas heladas en forma aislada, especialmente en zona serrana del sur bonaerense. Por otra parte, sobre el NOA, no se descartan algunas tormentas aisladas, provocadas por las elevadas marcas térmicas y el importante contenido de humedad en las capas bajas de la atmósfera.

El fin de semana, especialmente durante el sábado, un importante centro de alta presión se ubicará sobre el sudeste de Buenos Aires, lo que generará condiciones de tiempo estable en toda la región central del país. Manteniendo las temperaturas muy bajas en horas de la mañana, pudiendo repetirse el registro de heladas aisladas, ubicadas especialmente en el sur bonaerense. En cuanto a las precipitaciones específicamente, las mismas afectarán en especial la franja norte del país, pero las mismas ya serán en forma más débil y aislada. Mientras que en el resto del país, se mantendrán las condiciones de tiempo estable, con escasa nubosidad, temperaturas relativamente bajas y escaso contenido de humedad en las capas bajas de la atmósfera. El domingo, ya prácticamente no quedarán zonas con inestabilidad en el territorio nacional, desplazándose las mismas hacia el norte, provocando lluvias y tormentas sobre Paraguay.