«

»

Reflexiones sobre la Marcha del Silencio

Postales de una marcha

(Por F. S) Sebastián tiene 12 años y también marcha bajo la lluvia. Camina debajo de un paraguas rojo. No sabe bien qué hace allí.
Quizás fue por contagio, por seguir a Carlos y a Mabel, sus padres, quienes durante los almuerzos y las cenas hablan de que algo en el país no anda bien.
El pibe no entiende muy bien, pero igual está, tratando de comprender por qué miles y miles se lanzaron a la calle en un día tan desapacible.
Cómo él hay muchos, también están los de otras edades, que no sólo se movilizan por el Fiscal muerto en Enero, sino que levantan otros reclamos como justicia, seguridad, libertad y paz.
Nuestra Argentina está castigada por la división de “ellos” y “nosotros”, ayer se vio un país partido al medio. Los que no marcharon criticando a quienes no lo hicieron y viceversa. Los canales de TV propagando el hecho en toda su magnitud, otros prácticamente negándolo.
Cifras que fueron del grandilocuente número de 400 mil almas hasta el mezquino 50 mil. El todo o la nada, en el medio el vacío.
En la multitud se respira un clima de cierta ansiedad, pero con calma y respeto, también, con esperanza y certezas de que algo puede cambiar. Muchos sueñan con poder dialogar con propios y ajenos, sin gritos y enojos, escuchando a los demás sin descalificarlos por su pensamiento. Entendiéndonos, reencontrándonos de una vez por todas. Sabiendo lo que nos pasa, acordando en tres o cuatro cosas fundamentales y caminado hacia un mismo objetivo. ¿Tanto cuesta?
De pronto, Sebastián se detiene y observa la interminable columna humana que se extiende a lo largo de la calle, un lejano ¡Oid Mortales el grito sagrado! se hace cada vez más cercano. Ha dejado de llover y muchos esperan que ya nada sea igual a ayer.
El tiempo dirá si aprendimos o no, y si la idea del “TODOS” prevalecerá sobre la de del “nosotros” y “ellos”.

B-OSNxQIUAAB9zu

Foto de Ricardo Pristupluk (Twiter)

Paraguas bajo un manto de esperanza

(Por LF) Miles y miles de personas unieron ayer sus almas en lo que fue primeramente un homenaje a un Fiscal de la Nación del que nunca hemos podido llegar a escuchar su verdad más allá de lo que después la Justicia hubiera evaluado al respecto.

La lluvia a la que algunos ensuciaron con espurias expresiones en Twiter no hizo más que dar un espectáculo de pureza donde cada uno de aquellos seres, refugiados bajo sus paraguas, unieron fuerzas para manifestar, sin temores, su pedido de Justicia ante la desprotección de un Estado que grita en vez de dialogar, que desoye en vez de escuchar.

Muchos especularon con la trillada acusación de golpismo, pero lo cierto es que nada de eso ocurrió. No hubo desmanes ni barras bravas. No hubo violencia. Hubo silencio, aplausos y argentinos que cantaron su Himno.

Antes y después hubo críticas descalificatorias hacia la marcha tratándola de opositora, diciendo que era la marcha de los derrotados, olvidando que además de los fiscales que la convocaron, estuvo presente la ex esposa del fallecido y su hija mayor. No hay nada más legítimo que el reclamo de una familia que se ha quedado sin su padre. Ciudadanos (de todas las clases sociales), dirigentes políticos, jueces, periodistas, militantes, tienen derecho a pedir por Justicia.

Ayer miles y miles de personas abrieron sus paraguas deseando que generaciones venideras puedan tener una democracia más sana.

1 comentario

  1. elba

    Muy lindas editoriales, las dos.
    Considero que ayer los argentinos demostraron q la Democracia está madura, entre esa grieta entre todos los políticos y los poderosos, estamos la gran mayoría de los Argentinos que solo queremos trabajar con seguridad, justicia , educación, paz y amor, que aún conservamos valores éticos y morales que hay que restablecerlos en los organismos del Estado, para lo cuál tenemos q terminar con la corrupción de todos, cosa q espero que la nueva generación de funcionarios lo tomen como ojetivo. Sin transparencia en todos los niveles del Estado los argentinos siempre vamos a volver al punto de partida.

Los comentarios han sido desactivados.