Resumen comercial ganadero

El siguiente informe realizado por la Bolsa de Cereales de Bahía Blanca presenta un análisis de los principales indicadores de la actividad ganadera, durante el ejercicio 2014.

-Producción de carne
-Existencias – Stock bovino
-Consumo
-Faena y % de Hembras
-Exportación
-Precios Remates Zonales
-Indices: Relación compra/venta y Conversión Maíz/Novillo.

*PRODUCCION DE CARNE: La faena finalizó en el 2014, con un total de 12.4 M de animales, un 3% inferior al año anterior. El peso medio por animal faenado cayó a 220 kg, casi 15 kilos menos que la campaña pasada, como consecuencia básicamente de la abrupta caída en la oferta de novillos (-22%), categoría que aporta más kilos por res a la faena.
Si bien el número de las existencias vacunas (stock) sería similar al 2013, al caer la faena y su peso promedio, la producción de carne descendió de 2.8 a 2.7 M de tn., 100 mil toneladas menos, que representan una pérdida del 4% con respectoal año anterior.
Con exportaciones equivalentes al 2013, al ubicarse en el orden de 200.000 toneladas, el factor de ajuste recae sobre el consumo interno que pasa de de 64 a los 60 kg/hab./año en el 2014. Tanto la exportación como el consumo, mantuvo su participación sobre la faena, se consume localmente el 93% de la producción nacional quedando un saldo exportable de sólo el 7%, relación que viene dándose en los últimos tres años.

cuadro1

*EXISTENCIAS- FAENA: En 2014, se faenaron el 24% de las cabezas existentes en nuestro país, siendo el promedio de los últimos diez años del 25%.

cuadro2

Al analizar la participación del stock ganadero (51 M de cabezas) por categoría,
observamos que las vacas con el 43% representan el mayor volumen de vacunos.
Posteriormente se ubican:
-Terneros (26%)
-Vaquillonas (15%)
-Novillitos (8%)
-Novillos (6%)
-Toros (2%).

cuadro3

* CONSUMO: Los 120 kg de carne promedio que consume un argentino al año están compuestos por:
-60 kg. carne vacuna, con una pérdida en el último año del 6% al pasar de 64 a 60 kg/hab. /año.
-46 kg. carne aviar, con un incremento del 16% anual, de 40 a 46 kg/hab. /año.
-13 kg. carne porcina, la cual aumentó su consumo más del 50% interanual, al pasar de 9 a 13 kg/hab/año.
El resto se completa con carne de cordero, también en retroceso y carne blanca de pescado entre otras.
cuadro4

*FAENA – % de Hembras: La faena en el año 2014 cayó un 3% con respecto al año anterior, al pasar de 12,7 a 12,4 M de cab. Una de las principales causas de esta caída está explicada por el factor climático, efectivamente este año se registraron elevadas y continuas precipitaciones en las principales zonas productivas del país, que complicaron en gran medida la comercialización: caminos rurales totalmente anegados, ferias con corrales saturados de agua y una alta mortandad de hacienda en campos que por muchos días no se pudo ingresar.
Esto provocó a nivel país que pasemos de una fase de retención a una de liquidación de vientres al llegar al 46% de hembras faenadas, y superar el 43% (porcentaje que establece el equilibrio), esto finaliza con el período de retención de vientres iniciado en el 2010.

cuadro 5

El siguiente cuadro muestra la participación de cada una de las categorías, sobre el total de 12,4 millones de cabezas faenas el año 2014, y su variación frente al 2013.

cuadro 6

Como mencionamos previamente, la abrupta caída de la faena de machos -22% novillos, impactó en gran medida en la pérdida de la producción nacional, no sólo por la menor cantidad de animales faenados sino también por el bajo peso promedio de los mismos, se pasó de 235 a 220 kg de res.

cuadro 7

-PRECIOS REMATES FERIAS ZONALES: del sudoeste bonaerense por categoría

En el sudoeste bonaerense, el menor número de animales faenados pone en evidencia que este año se transitó por una fase de retención. Efectivamente, la sobreoferta de pasto reinante esta campaña, producto de las abundantes lluvias registradas desde el mes de marzo (en algunos partidos de la región llovieron más de 1.000 mm, el doble que el promedio histórico), favoreció al ganadero de nuestra zona para invernar sus propios terneros, (es decir pasar de ser criadores netos a recriar y en muchos casos engordar) y retener las vaquillonas
para aumentar el stock de su hacienda.
En general el resultado económico de los planteos de cría o ciclo completo frecuentes en nuestra área, cerraron con un panorama positivo. Por un lado el precio del ternero, que venía relegado desde el 2013, se acomodó y mantuvo, llegando a tocar valores máximos de hasta 26 $/kg. En el caso del novillo, que en agosto llegó a los 18 $/kg, los últimos meses del año por la sobreoferta proveniente de los feedlot (retrasada por el efecto de las lluvias), piso sus valores para finalizar el año a 16 $/kg. En resumen el ternero incremento su valor más del 50%
al pasar de 14.8 $/kg en enero a 23.1 $/kg en diciembre; mientras que el novillo pasó de 11,5 a 16,2 $/kg en igual período, es decir aumentó un 41%.
Relación compra/venta: En los primeros meses del año (enero a agosto) la invernada se encontró favorecida al alcanzar un índice promedio de 16%, recordemos que el valor de equilibrio entre ambos sistemas (cría-engorde) es del 30%. Los últimos cuatro meses del año la balanza se inclinó muy favorablemente a la cría, al promediar una relación del 54%. Sin duda, la gran demanda proveniente de las zonas ganaderas pastoriles mantuvo firme el precio de la invernada y complicó la reposición de los feedlot, actividad que se encontró con el precio del ternero muy por encima de su costo de la reposición.

cuadro 8

Conversión Maíz/Novillo: En los últimos años la relación maíz – novillo era de 7=1, es decir con una tonelada de novillo se podía adquirir 7 toneladas de maíz para consumo. Este año esta conversión se presentó muy favorable para la actividad de engorde, llegando a estar en un histórico 16=1.
En conclusión, el 2014 favoreció al ganadero-criador de nuestra zona que, este año se vio beneficiado por los buenos precios del ternero; raciones extras de verdeos y pasturas naturales donde la carga animal no registró ningún problema; y valores de cebada – maíz que estimularon la transformación del cereal en carne