Tamberos piden al Gobierno que cite a las empresas que les bajaron los precios

Después de las fallidas gestiones en Comercio, quieren que Industria medie para que las firmas que ajustaron el precio de la leche no sólo se retracten sino que paguen más

Lejos de encontrar una salida, el conflicto tambero que se desató hace más de un mes se profundiza con la concreción de la amenaza de las industrias de recortar el precio que pagan a los tamberos por la leche que les compran.

En una asamblea realizada el martes a la noche en Villa María, provincia de Córdoba, unos 200 productores convocados por la mesa de enlace agropecuaria Regional de Córdoba solicitaron al Ministerio de Agricultura provincial que gestione ante su par de Industria una convocatoria a las empresas que rebajaron el precio en enero.

Según los productores, este grupo incluye a Williner, Molfino, Nestlé, Corlasa, Noal y La Serenísima, compañías que ya dispusieron rebajas en el precio de la leche durante el primer mes del año que, en algunos casos, llegan a los 10 centavos por litro, de un valor de alrededor de $ 3,20 abonado, en promedio, en diciembre de 2014 según los datos que informan las industrias el Ministerio de Agricultura.

Los empresarios deberán, por el momento, comparecer ante el Ministerio de Agricultura de la provincia de Córdoba, cuyo titular, Julián López, estuvo presente en la asamblea del martes.

“Vamos a notificar a las empresas que dispusieron la rebaja en el precio a una reunión conjunta con la Secretaría de Industria de la Provincia”, sostuvo el funcionario de la cartera agropecuaria provincial. La intención es sondear las posibilidades de revertir la decisión.

Los productores también solicitaron generar una reunión entre los ministros de Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires, para hacer gestiones ante las empresas que no tengan radicación en la Provincia. Este encuentro podría concretarse el sábado en la cordobesa Leones, en el marco de la Fiesta del Trigo.

Los tamberos fueron también categóricos respecto de sus necesidades: “no se acepta la baja, sino, que se pide un aumento en el precio que reciben los productores. Se reclama en el futuro poder fijar el precio en origen, y desde allí construir el precio final”, informó el Consejero Marco Giraudo.

Por la suba de costos y pese a la recomposición que ya tuvieron en el año, los productores aseguran que necesitan cobrar $ 3,50 por litro de leche.

Al cierre del encuentro, y analizando el estado de situación, los tamberos decidieron mantener el estado de alerta en el sector.

–El Cronista–