«

»

Homenaje del museo a un perro milico

Hoy 29 de abril se conmemora el Día del Animal y, desde el Museo Municipal queremos compartir una hermosa historia de un perro que, según figura en el libro Episodios Militares del Coronel José Silvano Daza, formó parte de la División Costa Sur que llegó a Puan en 1876.
Era de color café, pelo corto y fino, grandes orejas, cuerpo bien formado y fuerte. Tendría alrededor de cuatro años y era muy diestro para el rastreo y famoso en el arte de cazar mulitas y peludos.
Nadie sabía quién era su dueño y se había sumado a la tropa a principios de 1873 en Mendoza. Jamás confundía a los soldados. Su domicilio era el lugar donde estuvieran apostados los soldados del Regimiento 1º de Caballería. Respondía tanto al nombre de Bocón como de Orejudo. La noche la pasaba indistintamente, cualquier escuadrón o compañía le venía bien, pero jamás permanecía más de dos o tres días en cada uno. Los oficiales jugaban con él y lo alimentaban. Era un perro fiel. Cuando había algún enfermo se recostaba sobre sus pies para darle calor o lamer las heridas de las batallas. Si el regimiento salía a realizar ejercicios de fogueo el perro encabezaba la columna y, cuando la banda o fanfarria practicaba, él escuchaba atentamente los acordes.
Tomó parte de todas las expediciones y campañas y, cuando la caminata o travesía era muy larga siempre había algún milico que lo alzaba y lo acomodaba en la grupa de su caballo.
Fue proclamado primero Cabo y luego Sargento por los propios soldados. En 1873 sufrió una herida en una pata en la batalla librada en Santa Rosa ( Mendoza) y fue ascendido a Alférez por su valeroso comportamiento.
Una tarde, cuando ya el Regimiento se encontraba apostado en Puan, salió junto a un soldado a cazar mulitas en el Cerro donde se encontraba el Fortín Riobamba ( hoy Millennium). Cuando regresaron se recostó a dormir al pie del mismo pero una roca grande se desprendió y cayó fatalmente sobre su cuerpo, ocasionándole la muerte.
Desde el MIB queremos rendir homenaje a este perro que fue parte de nuestra historia y por qué no a todos los perros del mundo que han prestado servicio en los cuerpos de policía, bomberos, rescatistas, mostrando valor y arrojo.