«

»

La solidaridad de Puan llegó a Chacabuco

Las entidades que participaron de la recolección de donaciones para los inundados de la zona de Chacabuco, ayer por la tarde, brindaron una conferencia de prensa para dar a conocer los resultados de la campaña solidaria promovida días atrás por el Biblioteca Bernardino Rivadavia. La idea surgió  porque allí vive la narradora Marita Cé, quien semanas atrás visitó nuestra localidad para dictar capacitaciones y llevar su arte a establecimientos educativos de Puan.
Desde dicha institución, la bibliotecaria Claudia Ugarte, mencionó a quienes colaboraron en la recolección de las donaciones y el traslado de las mismas.
“Estamos acá reunidos después de haber concluido con la campaña solidaria que realizamos par los inundados de Chacabuco y nos acompañan un representante de Callejeros de la Fe, un grupo de chicos que colaboró muchísimo; Patricia Rundau y Graciela Cepeda, quienes viajaron con Hugo Lema, el camionero que llevó todas las cosas gratuitamente. El Club de Leones fue el lugar donde reunimos todas las cosas, también colaboraron los bomberos y los clubes.
Mauro Enrique se acercó a recolectar donaciones muy espontáneamente y hubo mucha gente que colaboró con el gasoil para trasladarlas,” relató.
En tanto, Graciela Cepeda contó cómo fue el momento de la llegada a Chacabuco, donde los esperaba Marita en una estación de servicio.
“Allí, junto a ella y su esposo, nos trasladamos a Cucha Cucha, una localidad muy cercana a Chabuco, porque este era el lugar que en ese momento más ayuda necesitaba.
En la Escuela Secundaria Nº6, nos recibió la directora y bajamos las cosas ahí. Marita, ya tenía una hoja con todo lo que se necesitaba en cada lugar, así que lo primero que hicimos fue repartir las donaciones en los sectores que podíamos ingresar, porque en otros había que ingresar con canoas, caballos o botas muy altas, ni siquiera con camionetas 4 x 4.
Había gente muy afectada que está en el medio del agua y no puede salir. Un matrimonio con hijos chiquitos estaba incomunicado, sin carga en el celular, no tenía como salir y todavía no pueden salir,” describió.
“Todo estaba muy organizado por los chicos de Red Solidaria, también nos recibió un pediatra que es amigo de Sabina, la hija de Silvia Peral. El médico estaba acompañado de su esposa y sus dos hijos, y nos ayudaron un montón,” destacó.
La carga enviada desde Puan a la zona de Chacabuco consistió en agua, productos de limpieza, colchones y ropa.
Desde el Club de Leones, Haydeé Pilo, explicó que toda la ropa de bebe para recién nacidos hasta de seis meses, la ropa de dama y abrigos grandes fue clasificada, a pesar del poco tiempo con el que contaron para hacerlo ya que la recolección se hizo en dos días.
En referencia a si había sido muy difícil conseguir el transporte para el traslado, Cepeda explicó: “Cuando el Municipio se entera de que estábamos haciendo esta campaña y ellos estaban realizando un comunicado para ver en qué lugares del distrito se recibirían las donaciones, Franco Mombelli se comunicó con nosotros para saber cuáles serían los lugares de recepción en Puan. Allí nos preguntó que necesitábamos y le dijimos que hacía falta la movilidad. Nosotros teníamos que estar el lunes porque así nos habíamos comprometido, y ellos contaban con un transporte que salía días después. Yo le dije que no se hiciera problema, si conseguíamos nos íbamos por nuestra cuenta y si no viajábamos con ellos el jueves.
Fue así que con Claudia conseguimos a Hugo Lema quien enseguida dijo que sí y no tuvo ningún problema en colaborar, nos ayudó en todo. Después, salimos a buscar a particulares, quienes nos brindaron donaciones para el gasoil,” explicó Cepeda.
“Igualmente lo llamé a Franco para decirle gracias, que ya habíamos conseguido el transporte porque primero nos debíamos al pueblo de Puan, ya que habíamos dicho que salíamos el domingo y en segundo término a la localidad de Chacabuco, porque le dijimos que llegábamos el lunes,” continuó.

“Agradecemos la colaboración de: Cooperativa Eléctrica, Cooperativa Agrícola, Autoservicio Meloni, Kiosco Kalú, Alport, Simón Agroinsumos, Vinoteca Don Carlos, Empleados de Comercio y Todo Repuestos,” agregó Ugarte en relación a quienes colaboraron para el solventar los gastos de combustible.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

De izq. a der: Silvia Peral, Haydee Pilo, Claudia Ugarte, Graciela Cepeda, Patricia Rundau y Axel Leonhardt

Experiencia

Acerca del encuentro con la narradora Marita Cé, Patricia Rundau y Graciela Cepeda, contaron que “el abrazo fue eterno”.
“Uno veía agua y agua, y en cada persona que te encontrabas veías en sus ojos esa expresión de qué no está pasando, de que no podemos más,” expresó Graciela visiblemente emocionada.
“Cuando recibían las cosas, con solo mirarnos a los ojos ya nos estaban diciendo gracias. La verdad que fue hermoso,” añadió Patricia.
En tanto, Claudia Ugarte, resaltó que “lo importante es que pudimos mostrar que llegó todo a través de las imágenes publicadas en facebook y del relato de las chicas”.
“A veces hay gente que quiere aprovecharse de las cosas, por eso fue muy importante el trabajo que realizó Red Solidaria, ellos no dejan entrar a los que tienen otros intereses. Ellos mismos llevan las cosas.
Marita nos contó que el primer camión que llegó desde tan lejos fue el de Puan. Y lo que sobra en Chacabuco se envía a Salto, un lugar que está muy complicado,” manifestó Cepeda.
Por otra parte, la presidente del Club de Leones, Silvia Peral, destacó la respuesta que dio la comunidad de Puan.
“La Biblioteca los contactó para que les cedieran un espacio en donde dejar las donaciones.
Los chicos de Callejeros de la Fe ayudaron con el traslado de las cosas, y el sábado desde la 13 hasta las 17 horas estuvimos recibiendo el agua, la lavandina, alimentos no perecederos,” comentó.

Por último, la Biblioteca Bernardino Rivadavia, entregó certificados de agradecimiento a quienes colaboraron en la campaña solidaria tantto en la organización como en la difusión de la misma.

Las donaciones enviadas a la zona inundada

27 cajas de leche
25 paquetes de alimentos envasados
13 bultos de aceite, tomates y galletitas
3 alcoholes en gel
75 jabones de tocador
46 paquetes de pañales de distintos tamaños
13 bultos de artículos de limpieza
100 botellas de agua de 1; 1,5 y 2 liros.
70 botellas de lavandina
4 colchones de 1 plaza
5 colchones de 2 plazas
1 cama
3 bultos con frazadas, acolchados y almohadas
45 bolsas de ropa de niños y adultos
15 bolsos de zapatillas
2 bolsas de alimentos para mascotas

“La inundación provoca desolación, tristeza, impotencia, pero por otro lado está la alegría de poder ayudar, de ese lazo de unión que quedará entre Puan y Chacabuco para siempre. En cada botella de agua, en cada litro de lavandina, hay un pedacito del corazón de los puanenses. Eso la gente no se lo olvida más y a nosotros tampoco”, dijo. Graciela Cepeda.