El Dr. Alberto Rantucho presentó su libro “Laberintos de la vida”

Ante un importante marco de público, el abogado nacido en Carhué y radicado en Bahía Blanca, presentó su libro autobiográfico donde cuenta momentos cruciales de su vida que lo llevaron a un camino de superación y crecimiento personal.
A los 31 años perdió la vista y luego de pasar por un período de rehabilitación se propuso estudiar.
En 1982, decide finalizar sus estudios secundarios en Bahía Blanca y a partir de ahí, cursa la carrera de abogacía en la Universidad de la Plata como alumno libre.
Este año, por su programa de televisión Compartiendo Valores, recibió el premio Caduceo otorgado por el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Provincia de Buenos Aires y el premio binacional “Río de Pájaros” de Entre Ríos.
Tales logros tuvieron repercusión en medios regionales y nacionales, y el miércoles por la noche, la localidad de Puan tuvo la oportunidad de contar con su presencia durante un encuentro signado por la emotividad y la reflexión.
La presentación que se realizó en el Espacio Cultural se inició de una manera diferente, a oscuras y en un ambiente perfumado por suaves fragancias, donde el público fue invitado a cerrar sus ojos para escuchar la narración del cuento “No te rindas”, de Mario Benedetti, en la voz de Silvia Iturrios.
Luego, el intendente Facundo Castelli brindó palabras de bienvenida y dijo: “A Alberto lo conocí trabajando en la municipalidad, es una persona espectacular, con un empuje, con unas ganas que es de envidiar para todos nosotros. Recuerdo que en el 2011, cuando nos tocó crear el Área de Discapacidad, una de las ideas era nombrarla como área de discapacidades diferentes y recuerdo que Liliana León que hoy está a cargo de la misma, en ese momento averiguó y habló con Alberto quien la asesoró como debía llamarse”.
“Qué les puedo decir de Alberto más allá de la amistad y de la relación que tengo con él, es un luchador, un ejemplo de vida, que seguramente en este libro resume todo esto que estoy diciendo,” agregó.
“Para mí hoy es uno de esos momentos que esta función a veces con sus sinsabores, con sus alegrías, no me voy a olvidar nunca. Y poder estar presentando el libro de Alberto con él acá es un regalo que me ha dado esta función porque lo conozco desde antes de ser intendente y la verdad que hoy agradezco esta posibilidad,” concluyó.
Al momento del análisis literario, la profesora Delia Marti, expresó: “Hoy es un momento inolvidable para todos nosotros, el libro de Alberto nos deja un mensaje intenso, arrollador sublime”.
“El título del libro lo podemos ver bajo se aspecto denotativo, es decir, a través de su significado real. Es un espacio creado artificialmente, con caminos, con encrucijadas para cumplir, pero sin embargo, el laberinto ha sido usado como un símbolo para encontrar calma, paz interior, que habla de un camino de ida que recorre con humildad, con sencillez. Llegar al centro tiene sentido si podemos regresar enriquecidos y fortalecidos en la esperanza. Alberto ha llegado al centro del laberinto y está regresando, y como todo nosotros muchas veces tuvimos que transitar ese camino con obstáculos, llegar al centro, reflexionar, inaugurarlo y continuar. La discapacidad cerró sus ojos pero se abrieron otras posibilidades,” contó.
“Él escribió su autobiografía para compartir aprendizajes obtenidos a lo largo de la vida: no idealizar el futuro, hay que ser permeable a los cambios, tener la capacidad de adaptarse ante la realidad irreparable,” dijo en otro tramo de su alocución.

Amigos del alma

De encuentro, participó Juan Vercellino, quien viajó hasta nuestra localidad para acompañar a su amigo. “En este momento me es difícil ordenar las ideas, pero ahora comienzan a aparecer más de 40 años de historia. A Alberto lo conocí allá por el año ‘73, él era de Carhué e integraba el Movimiento Juvenil Agrario. Gracias a Dios la vida me dio la posibilidad de compartir la amistad hasta llegar a ser compadres, como casi de la familia. Alberto sabe que lo poquito que le pueda decir, lo digo de corazón.
Yo creo que todos los amigos festejamos su éxito porque lo sentimos como nuestro. De la misma manera que hoy sentimos el éxito, sentimos el dolor en el momento que te tocó vivirlo”.

Obsequios, agradecimientos y música coral

El presidente de la comisión del Taller Protegido Crecer, Adán Schmidt, entregó un presente al Dr. Rantucho y Tati Dudka en representación de Puan Ayuda al Diabético (PUADI) le obsequió tres CDs de la Biblioteca Parlante.
Por su parte, el Jefe Comunal le entregó una ordenanza, escrita en braille por Daiana Castelli, estudiante no vidente de la Escuela Especial Nº502 de Darregueira, que declara de interés municipal la presentación de la obra literaria de Alberto Rantucho.
“Para mí Puan es un lugar muy significativo, siempre estuve en contacto con esta comunidad y venir aquí emociona de por sí con tantas cosas lindas y la organización que han tenido por eso quiero agradecer a todos, a la gente que trabajó para que esto salga así. En principio a Liliana Frayse, al Área de Discapacidad que propuso la presentación de este libro y por supuesto a todos, a los amigos que han venido de la zona, a familiares, no me lo esperaba. Fue una noche de demasiadas sorpresas para mi vida. Esto es un ejemplo más de lo que trata transmitir este libro, de que debemos ser optimistas y poner la onda suficiente para disfrutar de la vida. Les puedo asegurar que yo la estoy disfrutando y todas estas cosas son un motivo más para ser feliz,” manifestó el autor de “Laberintos de la vida”.
Por otra parte, desde el Área de Discapacidad de la Municipalidad, agradecieron la colaboración desinteresada de Silvia Iturriós, Delia Marti, Liliana Frayse y a la coordinadora del Taller Amasa junto a sus colaboradoras.
Sobre el final del encuentro, el Grupo Coral Puan interpretó dos bellas canciones: Por qué cantamos, de Mario Benedetti, y Cantares, de Serrat.

Apuntes biográficos

El doctor Alberto Rantucho (67) nació en la zona rural de Carhué, cursó cuatro años de la escuela primaria en una escuela rural y luego se dedicó a tareas agropecuarias.
A los 31 años perdió la vista, y luego de pasar por un período de rehabilitación se propuso estudiar.
En 1982, una asistente social del Centro Braile, le realiza un test de inteligencia, y lo anima a Alberto para que complete sus estudios secundarios, a los que efectivamente finalizó en 2 años y medio en Bahía Blanca.
A partir de ahí decide estudiar abogacía en la Universidad de la Plata como alumno libre.
Una vez recibido, comenzó a ejercer la profesión en forma independiente, continuando en la actualidad. Desarrolló la actividad de profesor por el término de diez años en un colegio secundario de adultos. Desempeñó distintos cargos en instituciones de Bahía Blanca.
Formó su familia junto a María Julia, con quien tuvo tres hijos, dos biológicos y uno adoptivo. Luego de que nació primogénito, lo contactan por un caso que había en la comunidad de Pigüé, un niño con discapacidades múltiples, ciego y con problemas neurológicos que necesitaba del amor de una familia. En ese entonces, Rantucho integraba la Comisión del Discapacitado de Bahía Blanca y decide adoptarlo, dándole la asistencia necesaria.
La pérdida de su esposa, quien fallece en el año 2010 a los 49 años de una enfermedad pulmonar, fue otro de los momentos dolorosos de su vida.

Dónde adquirir el libro en Puan

El libro se puede adquirir en la oficina del Área de Discapacidad y el valor del mismo será donado a la institución que el comprador elija.