«

»

Se deberá tener el dinero bancarizado para poder comprar dólares y habrá tope

El cepo se abrirá en forma gradual. Según el esquema que hoy baraja el macrismo, en primera instancia, la idea es poner un tope de u$s 50.000 mensuales per cápita, y a medida que las reservas del Banco Central vayan aumentando, a mediados de año el tope podría llegar a subir. Pero habrá una condición indispensable: el dinero deberá estar bancarizado. De esta forma, los bancos pueden aplicar la consigna de “conozca a su cliente”, ya que tienen el registro de sus movimientos y cuánta plata le ingresa todos los meses. Si se produce una transferencia no cotidiana por una cifra grande, le piden al cliente que justifique ese monto con alguna documentación (si se trata de una indemnización, por ejemplo, o la venta de un auto o un inmueble). Además, al estar la operación cambiaria bancarizada, se evita que sea plata no declarada ante la AFIP. De todos modos, su nuevo titular, Alberto Abad, hará un control posterior para chequear que lo comprado por el contribuyente tenga relación a su capacidad contributiva.

Para quienes vayan a una casa de cambio, su dinero deberá debitarse de una cuenta bancaria. La regla será que no se podrá ir con el dinero ‘físico’ a la ventanilla, a excepción para las pequeñas operaciones, cuyo monto está por definirse, pero podría ser un máximo de u$s 300. El objetivo es que si, por ejemplo, alguien está en el aeropuerto y por salir al exterior, pueda comprar algo de dólares para un imprevisto.

Para el resto, todo deberá estar bancarizado: si vence un plazo fijo de $ 50.000, ese dinero se puede transferir a la caja de ahorro y directamente comprar dólares. Pero lo que buscará ‘Sturze’ es poner la tasa de interés por encima del 40%, de modo de tentar al ahorrista a desprenderse de sus dólares a un tipo de cambio atractivo ($ 14,50 por ejemplo) para poner esos pesos en plazo fijo, y aprovechar una tasa que podría ser de hasta 50% y que irá bajando con el correr de los días. La premisa es que los pesos en circulación (emisión crece al 40% anual) no se vayan al dólar ni a la inflación. “Prestaremos más atención a la evolución de la inflación que al dólar”, dijo Sturzenegger, en una carta dirigida al personal del BCRA. Mientras, su ex presidente, Alejandro Vanoli, está evaluando alternativas sobre su futuro laboral, pero primero se tomará un descanso. No aprovechará el hasta hoy vigente dólar tarjeta, ya que veranea en el país.

(El Cronista Comercial – por Mariano Gorodisch)