«

»

Cosecha 2015 -16 en el Sudoeste Bonaerense y Sudeste Pampeano

Con rendimientos por encima de la media y baja calidad de la mercadería recolectada cierra la cosecha de trigo y cebada 2015-16.

A lo largo de la campaña 2015-16 la Bolsa de Cereales de Bahía Blanca mantuvo permanente contacto con productores, acopios, cooperativas, proveedores de insumos y de servicios, asesores y otros participantes de la cadena agrícola con el objetivo de obtener las cifras de superficie, rinde y producción de TRIGO y CEBADA en el sudoeste bonaerense y sudeste pampeano.
La campaña se sucedió en un escenario climático caracterizado por un adecuado régimen de precipitaciones y temperaturas para todos los partidos de la región. El resultado: rendimientos que superaron con creces la media.

El balance global:
Rendimientos por encima del promedio, para la generalidad de los partidos.
Baja calidad de la mercadería recolectada, asociado a fertilizaciones que no alcanzaron para satisfacer las exigencias de los cultivos en un marco de elevados rindes y de suelos deficientes en materia de nutrientes. El resultado: bajo nivel de proteína en trigos y cebadas.
Según las estimaciones:

TRIGO:
• La superficie sembrada en el sudoeste bonaerense y sudeste pampeano se contrajo un 27%, pasando de 805.000 ha. en el ciclo 2014-15 a 590.000 ha. en 2015-16.
• El rinde promedio acusó una suba del 17%, al pasar de 2.550 kg/ha en el ciclo 2014-15 a 2.980 kg/ha en la cosecha actual.
• La producción experimentó una merma del 14%, al pasar de 2.040.000 tn. en 2014-15 a 1.760.000 tn. en la campaña actual.

CEBADA:
• La superficie cubierta con cebada acusó una suba del 11%, pasando de 350.000 ha. en el ciclo 2014-15 a 390.000 ha. en 2015-16.
• El rendimiento promedio verificó un alza del 40%, al pasar de 2.700 kg/ha en el ciclo 2014-15 a 3.770 kg/ha en la cosecha actual.
• La producción creció un 54%, al pasar de 945.000 tn. en 2014-15 a 1.460.000 tn. en la campaña actual.
El área relevada abarca partidos del sudoeste de Buenos Aires: Adolfo Alsina, Guaminí, Pellegrini, Salliqueló, Tres Lomas, Puan, Saavedra, Tornquist, Cnel. Suárez, Cnel. Pringles, Cnel. Dorrego, Cnel. Rosales, Bahía Blanca, Villarino y Patagones. Y partidos del sudeste de La Pampa: Catriló, Atreucó, Guatraché y Hucal.

Calidad

La campaña triguera 2015/16 en la región central del país se caracterizó por buenos rindes y bajos contenidos de proteína. Históricamente no se habían registrado valores tan bajos en toda la región.

El bajo uso de tecnología hizo que hubiera diferencias significativas, entre los rindes mínimos y máximos de una misma zona. Esto afectó también la cantidad de proteína y gluten, con altos porcentajes de panza blanca (índice de baja proteína) debido a la escasa fertilización aplicada, a la lixiviación o lavado del nitrógeno por exceso de lluvias debido al fenómeno climático llamado “Niño”, napas altas y días nublados y frescos en el fin del ciclo del cultivo.

Efectivamente las excelentes condiciones ambientales, con temperaturas frescas, hicieron que se alargara el período de llenado de grano en relación a otros años. Como consecuencia de esto, en los mismos se incrementó el contenido de almidón en relación a la proteína, haciendo que los granos presenten alto porcentaje de panza blanca con niveles de proteínas muy bajos, no observados en otros años.

Aunque muchos lotes fueron afectados por granizo, hubo rindes de hasta 50 qq/ha en la zona núcleo. Las abundantes y frecuentes tormentas acompañadas de fuertes vientos y granizo, ocasionaron recurrentes problemas en los lotes por excesos hídricos que entorpecieron las tareas de recolección, acentuaron la caída de peso de los granos y en algunos casos las pérdidas fueron totales.

Desde hace 29 años, el personal del Lab. de Calidad Industrial y Valor Agregado de Cereales y Oleaginosas del INTA de Marcos Juárez, Córdoba, viene haciendo relevamientos en acopios y cooperativas de la región central del país, subregiones trigueras II Norte y V Norte, para conocer la calidad del trigo de cada cosecha. Se muestrearon 270.000 toneladas en la presente campaña.

Según los datos obtenidos de los análisis, este fue un año caracterizado por baja proteína y gluten en los trigos. Hubo un alto porcentaje de granos panza blanca, alrededor del 50% en las distintas zonas evaluadas, correspondientes a la región central del país. El peso hectolítrico con valores normales se mantuvo dentro de Grado 2 de comercialización, salvo las muestras que sufrieron lavado de grano en planta.

A pesar de esto las muestras, en su conjunto, tuvieron un comportamiento aceptable en calidad industrial, con buenas características de las masas en la panificación y volumen mejor al esperado.

Como todos los años, se recuerda a los productores que una adecuada fertilización nitrogenada mejora no solo el rendimiento sino también la proteína, el gluten y la calidad en general.