La primera Strudel Fest convocó y conquistó a visitantes de una amplia región

El pueblo de Santa María (Coronel Suárez) este fin de semana fue sede de la primera Strudel Fest, una celebración que rememora a uno de los platos más tradicionales de los alemanes del Volga.
Las actividades comenzaron el sábado con una gran cena y baile en el Salón de Fiestas de Club Social, Deportivo y Cultural “El Progreso” amenizada por el Grupo Revelación y el ballet de Danzas Alemanas “Die Jungen Wolgadeutsche”.
Al día siguiente, el domingo por la mañana, luego de la misa en Acción de Gracias celebrada en la Iglesia Natividad de María Santísima, los visitantes pudieron apreciar la preparación del strudel de 15 metros de longitud.
Javier Graff, chef y empresario gastronómico, fue el encargado de elaborar el símbolo de la fiesta del Pueblo Santa María junto a un grupo de colaboradores y representantes de las instituciones de la tercera colonia suarense.
La receta de este exquisito postre demandó 20 kilos de harina, 200 manzanas y tres docenas de huevos entre otros ingredientes como azúcar y crema.
El relleno fue distribuido sobre una fina masa dispuesta sobre una tela, al igual que lo hacían nuestras abuelas, para luego arrollarla y espolvorearla con azúcar. Después, para su cocción, el strudel fue trasladado al horno de la panadería de un comercio cercano, dejándolo preparado para la gran degustación de la tarde.
Durante la jornada también se ofrecieron otros platos de la gastronomía alemana además de panificados tradicionales y chorizos secos.
A la fiesta tampoco faltaron los acordeones que, con nostalgia, recordaron las melodías de aquellas familias que llegaron a América, desde la lejana Rusia, con la esperanza de un futuro de paz, trabajo y prosperidad.

GE DIGITAL CAMERA

Una de las postales que dejó la fiesta de la colonia Santa María