«

»

Carhué vuelve a ser récord: cosechan zapallos tres veces más grandes que los normales

Zapallos-gigantes-Paggi09-06-16En mayo pasado, un abuelo mostraba su cosecha de peras del tamaño de un sifón de soda, producto de la hibridación de un peral, una planta de manzanas y otra de membrillos. Ahora, fue noticia Eduardo Paggi, quien se dedica al cultivo de distintas verduras con tierra de lombricarios y obtiene super zapallos.

Desde hace varios años Eduardo Paggi se dedica a la preparación de tierra para siembra de hortalizas mediante la acción de lombrices y este año obtuvo tres zapallos que triplican el tamaño de un zapallo anco normal. “Fueron tres zapallos gigantes, uno de ellos ya lo comimos”, comentó Eduardo.
Para llegar a este resultado, de zapallos tan grandes, Paggi trabajó mucho previamente. En su casa, ubicada en Colón N° 456 de este medio, desarrolló hace tres años 9 lombricarios de los cuales en la actualidad quedan 7.
Mediante esta técnica -que trata de utilizar los desperdicios de la cocina como cáscaras de frutas y verduras como alimento para las lombrices, que al desecharlos servirán como abono a la tierra-, preparó la materia prima para sembrar distintas hortalizas.
La diferencia entre los zapallos que cosechó Eduardo Paggi utilizando tierra de sus lombricarios, es notoria. Comparados con una botella de vino (ver imagen), queda claro el tamaño que desarrollaron debido a la mayor presencia de nutrientes en la tierra en que fueron cultivados.
Según explicó el horticultor carhuense, en distintos análisis que él mismo ha pedido de la tierra de sus lombricarios al INTA de Bordenave, la misma presentó “una cantidad de nitrógeno 10 veces superior a la tierra común, y otras cosas que ahora no recuerdo. Los expertos me dijeron que es muy bueno, incluso hay gente de Carhué que me compra tierra”.
“Todos los años sembramos, con semillas del INTA, y nos sorprendimos con este resultado. Hay unos cuantos que fueron más grandes que el tamaño normal. Esto se debe a la lombricultura, actividad en la que me inicié porque no me gustaba que se tirara todo a la basura, ya que las lombrices consumen todo lo que sean cáscaras de frutas y verduras, verduras mismas que se echan a perder, el pasto que cortamos, las hojas secas, etc. En casa hay un tarrito en la cocina donde guardamos los desperdicios para reutilizar en los lombricarios”, sintetizó Eduardo Paggi.

Fuente: Cambio 2000