SMST 3 – Peñarol 1. Herrero fue héroe porque evitó una caída más dura


El arquero azulgrana fue estrella en un partido que estuvo definido antes de los 20 minutos del primer tiempo, cuando su equipo caía 2 a 0.  San Martín no especuló y se lanzó a liquidar a un rival que continuó evidenciado fallas defensivas, pero la mala puntería y las extraordinarias atajadas de “San Herrero”, hicieron que Peñarol continuara vivo y con chances hasta los 49 de la segunda etapa.

El buen juego de Cavallier, el oportunismo de los Salvi y Tomás Monterrubianesi, las guapeadas de Parada y la experiencia de Dietrich, empujaron hasta donde fue posible e ilusionaron a los hinchas con un milagro. Pero San Martín fue más también en lo físico y, más allá de demorar la estocada final, no lo traicionaron los nervios.

Fue lo que se dice “un partidazo” esta final del torneo Clausura que dejó a los de la Colonia Uno como flamantes campeones y serios candidatos a quedarse con el premio mayor, cuando el domingo próximo enfrenten al dueño del Apertura, Racing de Carhué.
Emociones por doquier, buen trato de pelota, nada de especulaciones. Así se resumirían estos 90 minutos a pleno, jugados en cancha de Deportivo Sarmiento de Coronel Suárez.
El que inauguró las acciones fue Tomás Monterrubianesi, cuando a los 4 minutos quedó mano a mano frente al arquero Bidonde. Pero el juvenil no logró dar destino a una pelota que nació de una buena triangulación entre Franco Cavallier, Juan Manuel Dietrich y Simón Salvi.
Al rato, Nicolás Olaverría cabeceó de pique al suelo, a las manos de Bidonde, luego de un tiro libre de Joaquín Salvi.
Una de las primeras del Santo fue gol. Iban 9 minutos, escapada de Emanuel Balzi, centro al segundo palo, el arquero Herrero quedó lejos y no pudo evitar la entrada de Marcelo Weinbender que, de cabeza, decretó el 1 a 0.
De inmediato, sin que se pueda reponer del primero, llegaría el segundo gol de los dirigidos por Aragón.
A los 11’ certero y brillante contragolpe de Pablo Pimentel, luego de robar una pelota en campo propio, luego vendría el pase en profundidad a Diego Cuello que devuelve, y su compañero, realizando una vistosa pared, la volvió a dejar en los pies del delantero que definió ante la salida de Herrero y una muy mal parada defensa.
A esa altura, el “Sanma” era un vendaval. Peñarol perdia la posesión de la pelota y trató como pudo de ir por el descuento.

p1410775
A los 16’ un fantástico centro de Marcos Parada, que culminó con la posterior arremetida de Simón Salvi que con un cabezazo letal puso las cosas 2 a 1.
La cuestión era de ida y vuelta, a los 19’ se lo pierde Cuello, solo debajo del arco.
Los ánimos se caldearon y el juego ganó en fricción y faltas, de ahí la cantidad de amarillas que sacó el Árbitro Lucas Jara.

p1410774
Al rato, respondió nuevamente Herrero ante una clara llegada de Cuello. Peñarol defendía muy mal y permitía que los delanteros de la “Uno” se hiciesen un festín en el área. Menos mal que estaba el fenómeno de Herrero
Pero no todas eran pálidas para “El Peña”. Gran jugada de Cavallier, que habilitó a Tomás Monterrubianesi. Cabezazo a quemarropa, Bidonde dio rebote y Cavallier no resolvió. El banco y la parcialidad de Peñarol no lo podían creer.
Otra que pudo cambiar la historia, en el final del primer tiempo, quizá el mejor momento de Peñarol. Bidonde tapó una pelota increíble. El milagro ocurrió luego de un gran centro del “Tili” Dietrich para Cavallier que remató, estrellando la pelota contra el palo. Nicolás Olaverría estaba ahí para ponerse el traje de héroe, pero un muy atento Bidonde lo impidió.
Un rato después, fue Joaquín Salvi el encargado de reventarle el travesaño al golero de la Colonia.

p1410773

Emociones

El segundo tiempo, siguió siendo pródigo en emociones. Ya al inicio, Emanuel Balzi rompió la última resistencia defensiva y se iba derecho al gol con el arco a su disposición. No fue el 3 a 1 simplemente porque Nicolás Olaverría estuvo atento y corrió para despejar casi sobre la línea.
Por enésima vez, el arquero Herrero se medía con Cuello en un mano a mano, esta vez el “1” volvía a ganar el duelo
San Martín comenzó con todo, quería comerse al rival para terminar la faena del primer tiempo, pero eso no sucedía. Hasta Marcelo Weinbender lo tuvo para liquidarlo y se lo perdió. Cada pelota que malograban los de Santa Trinidad, era un poco más de oxígeno que entraba a los pulmones de un Peñarol que quería acabar con las botas puestas. Hasta incluso esperando un gol milagroso que fuerce una definición por penales.
Los mano a mano de Cuello con Herrero siguieron dando qué hablar, igual que un capítulo de esos en que el Coyote no puede terminar con el Correcaminos que lo termina sobrando.
Peñarol estaba paralizado, no daba más físicamente y hacía agua. A los 15’ Balzi se escapó al gol, pero Olaverría se la jugó y se ganó una amarilla, al tomarlo de la camiseta como único recurso para pararlo
Herrero seguiría sacando chapa de héroe, cuando le cortó un pase certero de Balzi a Cuello que tenía final anunciado.
San Martín tardaba demasiado en liquidarlo.
El agotamiento físico y mental quizás le jugaron una mala pasada a Joaquín Salvi cuando cerca de los 30’ recibió un excelente pase de Dietrich, para arrojarse en el área, simulando un penal que el árbitro castigó con amarilla
Una guapeada de Marcos Parada, desbordando, conectó un centro al área que se cerró peligroso, siendo controlado por Bidonde.
Lo del arquero Herrero pasaba lo dramático y merece el premio al mejor arquero de la liga por su trabajo de hoy y de otros domingos. Luego de fallar y dar rebote, el “1” le dejó el balón servido al recién ingresado Nahuel Merquel, pero el golero logró reponerse para ponerle una tapa contundente.
Increíblemente, el cotejo seguía 2 a 1.
Otra para contar. Esta vez pudo ser el empate para Peñarol, luego de una mala salida de Bidonde, cuando el recién ingresado Damián Weisbeck la tuvo en los pies, parado al lado del arco, y no logró definir. Después, nuevamente Joaquín Salvi, se perdió una clarísima.
Sobre el final, otra vez Cuello definiendo mal una habilitación de Gonzalo Graff y el “enorme” Herrero aguándole el festejo al delantero.
El tiempo estaba cumplido cuando todo Peñarol se mudó al área rival en busca del milagro.
Un débil remate de Tomás Monterrubianesi fue controlado por Bidonde, aunque la jugada seria anulada por el árbitro. Y la última, un cabezazo de Olaverría a las manos del arquero.
A los 49’, un contrataque de Román Arata terminó en un disparo con destino de red que el gran Herrero frustró, pero el rebote le quedó a Diego Cuello que por fin pudo concretar el gol que tanto se le había negado.
Así terminó el encuentro, con un final esperable. Lo que tuvo de heroico y místico fue la resistencia, el no bajar los brazos ni aun vencido, de un Peñarol que, más allá de todos sus errores, soñó hasta el final y puede jactarse de tener un arquero realmente fuera de serie.

SINTESIS

PEÑAROL 1
Maximiliano Herrero
Marcos Parada
Maximiliano Diel
Nicolás Olaverría
Fermín Monterrubianesi
Franco Cavallier
Santiago Rojas
Tomás Monterrubianesi
Juan Manuel Dietrich
Simón Salvi
Joaquín Salvi
DT: Eduardo Salvi
Cambios: 58’ Damián Weisbeck x Cavallier; 65’ David Agüero x Diel y 85’ Luciano Acosta x Simón Salvi.
Suplentes: Alexis Szulga y Juan Achares

SAN MARTÍN (ST) 3
Germán Bidonde
Lucas Bollak
Maximiliano Berg
Jorge Gaab
Diego Schwab
Marcelo Weinbender
Luciano Scambelluri
Pablo Pimentel
Emmanuel Balzi
Diego Cuello
Ariel Suárez
DT: Aníbal Aragón
Cambios: 68’ Nahuel Merquel x Pimentel; 79’ Gonzalo Graff x Balzi y 84’ Román Arata x Suárez
Suplentes: Alan Fuchs; y Julián Pizzano.

Goles: 9’ Marcelo Weinbender (SM); 11’ Pablo Pimentel (SM); 16’ Simón Salvi (P) y 94’ Diego Cuello (SM)
Árbitro: Lucas Jara (O) Asistentes: Maximiliano González y Juan Cruz Aliberti
Amonestados: 18’ Marcos Parada (P) y Diego Cuello (SM); 20’ Lucas Bollak (SM); 23’ Tomás Monterrubianesi (P); 30’ Santiago Rojas (P); 60’ Nicolás Olaverría (P); 70’ Simón Salvi (P) y Germán Bidonde (SM); 80’ Joaquín Salvi (P) y 90’ Maximiliano Berg (SM)

Cancha: “Parque Juan E. Bove” de Deportivo Sarmiento de Coronel Suárez
En reserva: Peñarol ganaba dos a cero, Huanguelén lo dio vuelta 3 a 2 y el de Pigüé lo empató. En los penales termino ganando el verde 6-5. El domingo, Atlético juega la final del año ante San Martín de Carhué.