«

»

La vida es una narración: “Historias de cementerios”

La vida no es otra cosa que la oportunidad de vivir historias, recordarlas y contarlas para que no se olviden.

En esta oportunidad “Historias de cementerios” : En búsqueda de un cadáver

Por el Dr. Carlos A. Díaz

 

Transcurría el año 1911 en la reciente fundada localidad de Villa Iris y, los artículos periodísticos de la época señalan cierta desorganización administrativa en cuanto a la ubicación y gerenciamiento del cementerio local, cuyo terreno fuera donado por el Sr. Hugo Stroeder.

Con fecha 30 de junio de 1911, una noticia ejemplifica el poco cuidado hacia los restos allí sepultados. La Cámara de Apelaciones de Bahía Blanca envía al Dr. Brian para practicar una autopsia a un cadáver de una persona que había recibido dos balazos. La justicia quería encontrar la bala que había penetrado el cráneo y aún permanecía en la masa encefálica. El facultativo y el comisario se constituyeron en el lugar pero lamentablemente no pudieron dar con el occiso, ya que no había registros escritos y los empelados no recordaban el lugar donde había sido enterrado.

Según el periódico El Puanense, el lugar estaba totalmente descampado y allí concurrían “a saciar su repugnante voracidad los cerdos y los perros” hasta que un ciudadano de la mencionada localidad, el señor Passoni, citó a una reunión de vecinos para concretar la conformación de una comisión con el fin de recolectar fondos para cercar el predio, objetivo que se cumplió además con la ayuda del municipio.

Facebook Museo Ignacio Balvidares

[email protected]