Análisis de la Bolsa de Cereales: Resumen comercial ganadero

*PRODUCCION DE CARNE: Sobre una producción mundial de 60,5 M de tn de carne bovina, Argentina, con 2,65 M 1de tn, se ubica en el sexto lugar dentro del ranking de los países productores bovinos. Estados Unidos con 11,3 M de tn lidera el mercado seguido por Brasil (9,2 M de tn), la Unión Europea (7,8 M de tn), China (6,9 M de tn) e India (4,2 M de tn).
Nuestro país manifestó una retracción del orden del 2% interanual, al pasar de 2,70 a 2,65 millones de toneladas (M tn) en el año 2016. La reducción se debió principalmente a la caída del número de animales faenados, 11,8 M de cabezas un 5% menos que el año anterior, mientras que el peso al gancho se incrementó un 3% al pasar de 218 a 225 kg.
Las buenas expectativas del negocio ganadero ante el cambio de gobierno, sumado a la mayor oferta forrajera, por las oportunas precipitaciones en las principales zonas productivas del país, posibilitaron aumentar la receptividad de los campos. Situaciones que incentivaron a los criadores a incrementar sus stocks y a los invernadores a añadir kilos a su hacienda a menor costo. Fuente: CICCRA

*EXISTENCIAS: A nivel país, el número de animales vacunos se incrementó 2,5% al pasar de 51,4 a 52,7 millones de cabezas.
Si bien se esperaba un aumento de 2 millones de cabezas, según datos de SENASA, el incremento fue de 1,3 millones. Entre las razones que explican este recorte se encuentran una mayor tasa de mortandad en zonas inundadas o por incendios y un destete menor a lo esperado en las principales áreas ganaderas del país.

*FAENA — % de Hembras: De los 11,8 M de animales faenados por la industria frigorífica bovina en el 2016, un 41% fueron hembras. Este dato ratifica la fase de retención iniciada en el 2015. Recordemos que en el año 2014, la falta de rentabilidad del sector pecuario, generó la liquidación de vientres y el número de hembras faenadas representó el 46%, guarismo que se encontró por encima del 43% (porcentaje que establece el equilibrio).
En el mercado de Liniers, en el 2016 se comercializaron 275.000 cabezas de hembras menos que el año anterior (-5%), siendo las categorías vaquillonas y terneras las que sufrieron mayor retracción con un 15%. En cuanto a los machos hubo una reducción de 230.000 cabezas (-3% que en el 2015). Si bien los novillos incrementaron las ventas un 2%, los novillitos disminuyeron un 7% (180.000 cabezas menos). 2

* CONSUMO– EXPORTACIÓN: El consumo interno de carne vacuna finalizó en 56 kg/hab./año en el 2016, marcando una importante retracción del 6% con respecto a los 60 kg per cápita del año anterior. La mayor oferta y menores precios de carnes sustitutas como la aviar y porcina, sumado a una inflación que sigue superando los salarios reales, terminaron debilitando la demanda doméstica.
En cuanto a las exportaciones, las mismas manifestaron un importante incremento del 12% al pasar de 204.000 a 229.000 tn.
Esta suba, fundada en la nueva política de apertura a los mercados internacionales, mejoró el saldo exportable que pasó de representar, en los últimos cinco años, del 7 al 9% de la producción nacional. Recordemos que en el año 2005, se llegó a exportar el 25% de nuestra producción.
Si bien en el 2016 se esperaba una mayor reacción por parte de la exportación, el atraso en el tipo de cambio y la caída de los precios internacionales de la carne vacuna, desaceleraron los envíos al exterior.
El precio FOB que en diciembre de 2015 era de 5.360 u$s/tn, doce meses después cerró a 4.760 u$s/tn experimentando una caída superior al 10%.
3-PRECIOS: Con respecto a los precios, se perdió la carrera contra la inflación. Los terneros comercializados en los remates zonales, registraron un crecimiento interanual de sólo el 5%, al comenzar el año con 35 $/kg y finalizar a 37 $/kg. Los valores de la categoría menor se mantuvieron firmes sobre fin de año debido fundamentalmente a la escasa oferta de animales. La abundante disponibilidad de pasto y mejora sustancial en el precio del novillo, estimuló la recría y engorde propio.

4En cuanto al novillo, el crecimiento fue levemente superior, 7% anual. El año comenzó con valores de 26 $/kg, en el mes de junio llegó a pisar los 30 $/kg como consecuencia de la escasez de oferta. Las lluvias y el alto costo de los granos retrasó la salida de hacienda proveniente de los feedlot al mercado. Sobre fin de año, la falta de hacienda se moderó, el consumo interno se debilitó, los frigoríficos quedaron sobre-abastecidos, situación que en su conjunto provocó una caída del precio a escasos 27-28 $/kg.

5

RELACIÓN Compra/Venta: Durante casi todo el año 2016, excepto el mes de enero y diciembre, la relación compra- venta (precio ternero/ precio novillo) fue favorable a la actividad ganadera de invernada, al alcanzar un índice promedio anual de 22%. Recordemos que el valor de equilibrio entre ambos sistemas (cría-engorde) es del 30%.
Este índice, que había sido favorable para la actividad de cría durante el 2015 con un promedio de 33%, pasó de un máximo de 40% en el mes de octubre a un mínimo de 9% en junio de 2016, inclinando la balanza a favor de la actividad de invernada.
Sin duda, la mejor rentabilidad del engorde se encontró beneficiada por el alto precio del novillo que se registró casi todo el año por el retraso de la salida del animal terminado de los corrales de encierre.

6

CONVERSIÓN Maíz/Novillo: Históricamente la relación maíz – novillo era de 8=1, es decir con una tonelada de novillo se podía adquirir 8 toneladas de maíz para consumo. El 2015 fue un año beneficioso para la actividad de engorde, al promediar 19=1, el productor encontró valores de granos atractivos (cebada – maíz) y raciones extras de forraje que estimularon la transformación del cereal en carne. En esta campaña, si bien la conversión se presentó favorable, 12=1, el aumento del precio del maíz y la sumatoria de días lluviosos y nublados complicó la rentabilidad de los feedlot de nuestra región.
En conclusión, el año 2016 comenzó con un gran interés por la ganadería, que finalizó empañado parcialmente por una retracción del consumo interno y por la dificultad de recuperar mercados internacionales de carne vacuna. Los feedlot sufrieron el encarecimiento de los precios del maíz primero, de la invernada para su reposición y finalmente la tranquilidad de la demanda interna a la hora de venta de la hacienda terminada. Con respecto al consumo, en los últimos años creció la producción y oferta de carne aviar y porcina debilitando el mercado vacuno. Con respecto a la zafra, el estado de los terneros es muy bueno. En los últimos años, hubo fuertes inversiones en genética y pastura, los que permitió mejorar la calidad y también a que se desteten animales con más kilaje.

tabla7

Elaboración: Dirección de Estudios Económicos – Bolsa de Cereales y Productos de Bahía Blanca- Marzo 2017