«

»

Nariani Villalobos: “Mi violín me hace sentir segura de quién soy”

Haciendo un repaso por su carrera profesional, la violinista recordó sus inicios en la música, en su Bariloche natal, y su paso por la Sinfónica Patagonia, donde fue seleccionada para capacitar a jóvenes dentro del ámbito orquestal. “Contábamos con los mejores profesores del Teatro Colón y de la sinfónica de Suiza. La dirección estaba a cargo del maestro Facundo Aguidin, unos de los más grandes directores del país,” relata.

En la actualidad, Nariani brinda clases de violín en Puan, Darregueira y Pigüé a alumnos de 7 a 70 años de edad, generando el contacto con un instrumento musical que hasta el momento no estaba desarrollado en nuestra región. Una experiencia que, según nos cuenta en la entrevista, se cimenta en la constancia y en la satisfacción de ver la evolución de sus alumnos.

En la plaza Adolfo Alsina, durante una muestra de talleres del Centro Municipal de Arte (der)

-Naciste en Bariloche, seguramente allí diste tus primeros pasos en la música, recordás a tus primeros profesores y cómo surgió ese amor por la música.

Si, mis primeras clases fueron en Bariloche. Comencé a tomar clases a los 7 años, en un taller municipal, en la Escuela de arte “La Llave”. Era un proyecto orquestal destinado a niños de los barrios mas humildes de Bariloche (llamados “barrios del alto”) y comencé a estudiar allí junto a cuatro de mis hermanos.
Algunos de mis profesores fueron Kioko Kurokawa, Luis Salva y Marcos Prest.

Por una cuestión de falta de fondos a nivel nacional el proyecto terminó y comencé a tomar clases con la Profesora Janette Larochhett y la Profesora Norma Cordi, quienes me becaron en las clases. Gracias a ellas integré la orquesta “Navitalis” y conocí al director Andrés Jan, unos de mis grandes referentes en la música. Él me brindó su apoyo musical y pude comenzar mi gira realizando viajes a Buenos Aires, Chile y distintos lugares del sur. De esta manera pude conocer a diferentes músicos con quienes, no solo crecí a nivel musical sino también a nivel personal.
En el año 2009 me vine a vivir a Guatraché realizando un proyecto autogestivo con niños, jóvenes y adultos de la localidad .

En el año 2010 fui seleccionada para participar en la Sinfónica Patagonia, un proyecto para capacitar a jóvenes dentro del ámbito orquestal. En este espacio, contábamos con los mejores profesores del Teatro Colón y de la sinfónica de Suiza. La dirección estaba a cargo del maestro Facundo Aguidin, unos de los más grandes directores del país. En este proyecto participé hasta el año 2014.
Creo que el amor a la música lo aprendí o me lo inculcaron mis padres, quienes con su apoyo incondicional, hicieron esta personita que soy. Todo los días veía el esfuerzo de mi padres que trataban de que me faltara lo menos posible. Verlos como se emocionaban hasta las lágrimas por vernos avanzar y crecer. Eso me enseñó a valorar cada cosa, cada aprendizaje. Creo que, al esforzarse más por lo que a uno tanto le cuesta conseguir, hace que valores más lo poco que tenés. La vida también me llevó a que ame la música. Mi violín me hace sentir segura de quién soy. Es y, va a ser, mi herramienta de vida. Con el conocí hermosas personas, amores, amigos , lugares; mi profesión , mi vida.

– Después continuaste tu labor en Guatraché, La Pampa, y ahora en el distrito de Puan, y también en Pigüé, ¿Qué experiencia te deja la docencia?

-En el año 2014 el municipio de Puan me abrió sus puertas para que comience a dictar clases en estas dos hermosas localidades, Darregueira y Puan. Miles de experiencias me dejaron, y me dejan cada día. Tratar de transmitir, no sólo mis conocimientos, sino el amor a la música, no es tarea fácil. Trato de aprender todos los días con cada uno de mis alumnos. Cada unos de ellos son un mundo distinto y trato de buscar diferentes herramientas para poder transmitir de manera mas sencilla mis conocimientos.
Tengo alumnos de diferentes edades, desde 7 a 70 años. A veces me quedo pensando días enteros cómo hacer para que cada uno ame la música como yo lo hago, en cómo transmitir ese sentimiento.
Creo que si tengo que elegir y nombrar una experiencia que me deja la docencia, sin lugar a dudas digo, la constancia. Ver los resultados a lo largo del tiempo me llena el alma. Ver el progreso cada día me da mucha más fuerza para seguir en este hermoso camino de la música. A veces, me encuentro en un escenario, después de ver a mis alumnos demostrando sus conocimientos y veo hacia atrás, y recuerdo sus primeros pasos. Verlos así plantados en el escenario, con tanta seguridad, me llena de emoción. Eso me hace pensar que voy por buen camino .

-¿Es difícil aprender a tocar un violín? ¿Hay una edad especial para comenzar a hacerlo?

-Creo que nada es difícil. En el momento en que elegimos realizar o aprender cualquier cosa en la vida, solo la constancia y las ganas de aprender hace que nos resulte fácil. Quizás siempre es más fácil empezar de chico, pero no hay límite de edad para la música.

Nariani dirige a sus alumnas del Taller Municipal en el escenario mayor de la Fiesta Nacional de la Cebada Cervecera 2017. El video, publicado en nuestro Facebook, tuvo más de 3000 reproducciones y numerosas felicitaciones

-Desde tu propia experiencia, ¿Qué beneficios nos aporta la música para nuestro desarrollo personal?

-Para contestar esta pregunta, cito estas palabras que no sé de quien son, pero creo que son perfectas :
“Música es una ciencia.
Música es matemática.
Música es una lengua extranjera .
Música es Historia.
Música es Educación Física.
Música desarrolla la visión y exige investigación.
Música es todas estas cosas, pero
sobre todo, Música es ARTE.
Esa es la razón por la que enseñamos música.
No porque esperemos que te especialices en música,
no porque esperemos que toques o cantes toda tu vida…
Sino para que seas más humano, para que reconozcas la belleza.
Para que estés mas cerca de un infinito mas allá de este mundo.
Para que tengas algo a que aferrarte, para que tengas más amor ,
más compasión, más gentileza, más bondad, en pocas palabras para que seas Música”.

-Hoy se han puesto de moda violinistas que de manera individual han logrado fama mundial, y otros incluso han formado dúos, tercetos, cuartetos de cuerdas y se animan a salir de la música clásica interpretando otros géneros como el rock, ¿Qué opinas de este fenómeno?

-Sí, en estos últimos años se ha hecho más popular. Quizás antes se tomaba como un instrumento sólo de música clásica y que solo lo aprendía la gente con más poder adquisitivo. El violín, siempre fue considerado un instrumento muy difícil y de música aburrida (he escuchado mucho estos comentarios a lo largo de mi vida). Ver que ha entrado en otros estilos musicales, es algo positivo. Pero el hecho de que se haya convertido en un instrumento casi popular, eso me gusta mucho más.
Hoy me siento capaz de decir que en esta zona el violín era un instrumento “totalmente desconocido” y me llevó 7 años para lograr que sea un instrumento más, igual que una guitarra o un piano. Hoy, decir que hay chicos estudiando violín en la zona, resulta natural y agradezco a la gente que confió y me dio el a poyo para que pueda estar dando clases acá: Municipio de Puan, Municipio de Guatraché y Artimusa en la localidad de Pigüé.

-¿Qué música te gusta escuchar? ¿Seguís a algún artista en especial?

– Escucho música para cada momento de mi día. Amo la música clásica, el tango, jazz, folcklore.
Como artistas tengo a muchos, puedo nombrar algunos de ellos: Bach, Rostropovich, Rimsky Korsakov.
Pedro Aznar, Spinetta, Lisandro Aristimuño, Piazzola, Sabina , Juan Quintero, Liliana Herrero, Raly Barrionuevo, Silvio Rodríguez y otros tantos genios de la música.

-Hay algún lugar o momento del día que te inspire más para ensayar, crear…

No tengo un momento en el día especifico. Creo que son momentos, estados de ánimo.
Cuando necesito despejar mi mente, esos son mis preferidos, cuando necesito escapar y dejar que mi mente sea libre.

  • Tu lema de vida: Ser feliz.
  • Afectos: La familia, mis amigos.
  • Un lugar en el mundo: Bariloche junto a la familia.
  • Otros placeres más allá de la música: Correr, una buena conversación, cocinar para mis seres queridos.
  • Un recuerdo de la infancia que adores: Mi primer violín.
  • Qué CD te llevarías a la “isla del fin del mundo”: Uno con todos los recuerdos de mi familia.
  • Una comida: Creo que la pasta
  • Un aroma: Tierra mojada.
  • Cuál fue el momento que más disfrutaste de tu vida: No tengo un momento, trato de disfrutar cada momento de la vida.

Junto a Los Isleños, en la última edición de la Fiesta Nacional de la Cebada Cervecera (Foto TLVP)