«

»

Cazaban perdices en el predio del Monasterio

Un parte de prensa policial informó que el viernes por la tarde, una de las Hermanas Clarisas de la congregación residente en el Monasterio Santa Clara de Asís, alertó telefónicamente a las autoridades policiales de Puan, sobre la presencia en el interior del predio de sujetos efectuando disparos con armas de fuego.
La policía procedió en el lugar a aprehender a Ariel Carlos Goyenechea, de 49 años quien estaba acompañado por su hijo menor de edad, domiciliados los dos en la ciudad cordobesa de San Francisco.
Los detenidos practicaban caza deportiva, y entraron al predio sin autorización. Habían abatido a cuatro ejemplares de la especie comúnmente denominada Perdiz Colorada (Rynchotus Rufescens), ave que se halla protegida.
En consecuencia, se procedió a incautar, además de los ejemplares capturados:
-1 Pick Up VW Amarok blanca, dominio colocado OWX 062
-1 escopeta marca Boito, modelo Miura, calibre 20 UAB, nro. 63047, caños superpuestos
-1 escopeta marca Iga Gaucha, de similar calibre, nro. R20665-05.
Otros elementos incautados fueron:
-20 cartuchos servidos, calibre 20 UAB, marca Orbea
-4 cartuchos intactos del mismo calibre
-1 pistola marca Bersa Thunder 22, calibre 22 largo, nro. A76880, semiautomática, con cargador conteniendo 10 cartuchos intactos de similar calibre, marca Orbea Argentina, que se hallaba en el interior de estuche plástico, color negro marca Plano
-2 fundas para armas largas de cuerina color negra.
El adulto fue alojado en esta dependencia en carácter de comunicado, por hallarse a prima facie incurso in fraganti en una Infracción al Art. 189 Bis del C.P. (Portación Ilegitima de Armas de Fuego de uso Civil) y al Art. 25 de la Ley 22.421 (Ley de Preservación de la Fauna). Asimismo, quedó a disposición de la Fiscal Pojomovsky, del Departamento Judicial Bahía Blanca.
Se labraron por separado actuaciones por Infracción al Art. 61 de la Ley 8031, con intervención del Juez de Paz Horacio Ruiz Moreno.
En tanto, el menor fue restituido a su progenitora, según ordenara la Dra. Ungaro, Fiscal de Responsabilidad Penal Juvenil N° 1 del Departamento Judicial Bahía Blanca.