Darío Urban: Cuando el arte y la mística trascienden convencionalismos

El artista villaerense es hacedor de variedad de producciones artísticas que dieron relevancia a espacios públicos de nuestro distrito y la región.

Desde los inicios de su carrera hasta la fecha, produjo cantidad de piezas de cerámica, murales, esculturas y realizó interesantes exposiciones que irrumpieron en la cotidianidad, convirtiendo a los espectadores de sus obras en protagonistas y “coautores” de todo un hecho estético.

Actualmente, se encuentra abocado a la docencia y a su taller donde nacen bellísimas creaciones con el nombre de Der Dunkel.

 

-¿Cuándo comienza tu interés por el arte?

-En verdad no recuerdo si existe un punto de partida, lo que sí recuerdo es cuando, una actividad que era una especie de refugio; un espacio personal para sentirme cómodo y seguro pasó a ser de interés para otros. Tal vez sea eso lo que cambió las cosas. Lo que para otros niños era un encierro, para mí era la posibilidad de un viaje interior. Creo que me tardé bastante tiempo en entender el significado del arte, y un poco más me tarde en aceptar que estaba involucrado para siempre.

-Hemos compartido toda la primaria y la secundaria, y recuerdo que fuiste premiado en los torneos bonaerenses. Recordános como fue aquella  experiencia… ¿Aún conservas aquel cuadro?

-Este fue el punto de inflexión de lo que relataba anteriormente. De todas las emociones que dejaron huella en ese momento, la que todavía no se borró con el paso de los años es la del miedo. Debió ser suficientemente profunda. Muchas cosas me asustaron en ese momento, pero creo que haberme podido manifestar desde mis acciones estéticas, y que eso tuviera una repercusión a otro nivel; condicionó ciertamente algún tipo de compromiso, de responsabilidad. Ya no necesitaba mantener oculto el gusto por la pintura. El trabajo con el que participé nunca volvió a Villa Iris. Estuvo conmigo lo que tardé en resolverlo, y después pasó a manos municipales. En cierto modo les pertenecía enteramente, porque había hecho lo que me habían pedido, por lo tanto no lo sentía mío más que en su realización.

-Después, decidiste continuar tus estudios  en La Plata, en la Facultad Nacional de Bellas Artes.  De todas las materias que tuviste que cursar, ¿tenías predilección por alguna en particular? ¿Qué enseñanzas rescatás de aquella época?

-Mi estancia en la facultad fue compleja. Descubrí que el gusto por la cerámica podía competir con el que sentía por la pintura, así que los hice convivir. Tuve oportunidad de trabajar en el taller de una de las docentes de la cátedra de Cerámica, durante cuatro años. Eso le dio a la carrera cosas muy buenas y otras no tanto. Era complicado administrar los tiempos. De las cátedras, más allá de las que eran enteramente prácticas, una teórica en particular, me condicionó la mirada para siempre. Historia de la Cultura se llamaba, el mayor aporte recibido fue una mirada sociológica y antropológica del arte y el descubrimiento de funciones ocultas que trascienden el mero criterio estético y transforman a las obras en documentos vivos de cada momento histórico. Con todo, el recorrido por la facultad logró fortalecer y disciplinar algunas habilidades, y contener y domesticar algún tipo de sensibilidad exacerbada.

– Al regresar a tu localidad natal, Villa Iris, pudiste desarrollar tu propio emprendimiento que abarca variedad de producciones. Me animo a decir que en la historia de la localidad no hubo un lugar de estas características, en donde pudiéramos encontrar este nivel artístico.

En tu sitio de facebook  “Der Dunkel” se pueden ver tus producciones, seguramente internet te ha abierto otra posibilidad a la hora de captar nuevos clientes. ¿De qué lugares provienen y qué productos te piden con más frecuencia?

-Villa Iris, es extraño mi vínculo con el pueblo. Siempre digo que es un buen lugar para estar escondido. Lo más extraño es que en cierta medida, más allá de que sigo edificando mi taller, y le agrego cosas nuevas para trabajar ahí, todavía me siento “como de visita”. Tal vez sea porque me gusta sentir que mi taller es una puerta que te permite salir de tus rutinas y convencionalismos. Tal vez sea tiempo de asumir que mi vida completa no es muy rutinaria y convencional…Las redes sociales funcionan tal vez como una galería virtual, o un gran álbum que cabe en cualquier computadora o en un teléfono celular. Eso simplifica un poco las cosas. Sin embargo, no ha sido más motivo de ofertas laborales que el contacto humano y las recomendaciones posteriores.

Algunos trabajos han viajado muy lejos, y otras habitan las casas de nuestros vecinos tal vez. Es más común la cerámica como medio de resolución de los proyectos. Sospecho que tengo por la pintura una veneración que no me permite disfrutar el ser protagonista de la pintura estrictamente decorativa, por el contrario, no me apena si se resuelve en el ámbito de la cerámica, porque siempre que queda el disfrute del contacto con los materiales. En la pintura entran en juego otras ciencias más ocultas, misterios que me obligan más veces a trabajar por pura fe más que por haber atisbado el destino de lo que pinto. De hecho, creo que esto de ser adulto y procurarse el sustento me ha alejado sensiblemente de la pintura, cosa que quisiera poder remediar.

-Por qué Der Dunkel…

-Literal del alemán: el oscuro. Es común que suene desconcertante. Pero para mí es muy descriptivo. Tal vez en las culturas de oriente se comprenda más cabalmente el hecho de que antes de haber luz hubo una Nada que contenía la potencia del Todo. Es como pensar en un escenario en el que ya estaban todos los actores en su lugar, esperando a que una luz los rescatara de su anonimato. Sobre todo cuando pinto, aunque también pasa en otras disciplinas que manejo; de pronto se “hace una luz” y puedo ver con cierta claridad aquello que será resuelto en un cuadro o una escultura. Pero ciertamente yo tuve que moverme antes por esos territorios de sombra para posibilitar tales encuentros. Por eso, y porque el arte me ha permitido atravesar infiernos personales es que uso ese seudónimo. Lo extraño tal vez sea que con el tiempo uno se identifica tanto con algunas cosas que la propia identidad se transforma.

–  Tus esculturas y murales también aparecen en espacios públicos del distrito, ¿Hay alguna que aprecies en especial?

-Es difícil poder determinar que trabajo puede ser más especial. Honestamente, todos los trabajos que son públicos se atienen a las necesidades de quienes los encargaron, solo fui un vehículo para la manifestación. En ese caso, de todos, el que me proporcionó mayores desafíos sigue siendo el Vía Crucis de Bordenave. No solo por las dificultades técnicas, sino por el tiempo que fue requerido para resolverlo.

De por sí el artista crea, transforma, embellece, pero a veces sorprende con propuestas que van más allá de lo conocido y transmite nuevas sensaciones donde las personas dejan de ser meras observadoras y pasan a formar parte de la experiencia artística. Hemos visto tu propuesta desarrollada en el antiguo edificio de la Iglesia del Río de La Plata,  en Villa Iris, donde un numeroso público recorrió la muestra de arte en medio de la oscuridad, acompañados de la luz de un candil, y antes de ingresar recibía tu bendición.

Años antes, en Puan (2010), también pude apreciar una experiencia similar en el Museo Ignacio Balvidares. La muestra se denominó “Tesis”, y se realizó en un ambiente de inciensos y música coral.       

¿Qué experiencia te dejan estas propuestas? ¿Qué observas en las personas que participan de ellas?

-Con estas experiencias me enfrento al desafío de mostrarme integralmente como soy, quien soy y qué mueve mi existencia. En la vida diaria, todos somos mayormente parecidos, pero si hay algo por lo que quisiera merecer la denominación social de “artista” debería ser por esto.

Realmente quisiera poder dedicar tiempo a este tipo de creaciones, a estas puestas en escena de personajes inmóviles posando desde los cuadros, guiando a los espectadores que son protagonistas y “co-autores” de todo un hecho estético. Es muy intenso poder verlos atravesar algún miedo inconsciente solo por la curiosidad. Es más intenso cuando te devuelven un parecer, el registro de una emoción o la sola percepción de detalles ocultos en la obra. Este tipo de propuestas me dan la libertad de plantear un laberinto simbólico en donde la salida es sin duda, una inevitable conexión con el Espíritu.

Una experiencia novedosa se vivió en la sede donde antiguamente funcionaba la Iglesia Evangélica del Río de La Plata en Villa Iris. La muestra convocó a un numeroso público  (Foto archivo TLVP, 2015)

“Tesis”en el Museo Ignacio Balvidares de Puan (Fotos archivo TLVP, octubre de 2010)

-La docencia también forma parte de tu vida, ¿Es más difícil incentivar a la creatividad en tiempos donde reina la tecnología?   

La docencia en este momento ocupa demasiado tiempo. Sin embargo no he encontrado la forma de salirme de ese circuito, tal vez por la necesidad de algunas seguridades o por la lealtad que siento para con los que se dan un tiempo en sus vidas para estudiarse por medio del arte. Como sea, sí pude correrme del ámbito de la docencia a nivel formal, dado que no pude negociar demasiado tiempo con las formas sociales impuestas, ni con los tiempos forzados por las dinámicas institucionales.

Más allá de eso ya hace 10 años que estamos sosteniendo  en Darregueira una institución nacida del delirio y la necesidad de ofrecer algo distinto. El Espacio de Arte (que funciona casi como una cooperativa del arte), sigue luchando contra los convencionalismos propios y prestados. Intentamos sostenernos como un refugio para la sensibilidad. Seguramente no somos tan exitosos en esto como quisiéramos; pero seguimos. Muchos son los que desconocen nuestro trabajo, pero eso no es tan importante. Lo más significativo es poder seguir estando.

De la docencia, he podido entender con el tiempo que más importante que incentivar la creatividad, es abrir la mirada, educar para Ver. Vemos lo que creemos, creemos lo que sabemos, sabemos muy poco. Nuestra mirada es muy estrecha, así nuestra realidad es pequeña, ni siquiera tiene espacio para nuestros sueños. Por eso, lo más laborioso de mi tarea es sin duda enseñar a VER. Pero ese Ver no se limita a una cuestión exclusivamente óptica, es más bien una experiencia integral de todo el ser y de todos los sentidos, los materiales y los inmateriales.

– ¿Qué música elegís durante tus creaciones?

-La música será siempre un catalizador de emociones, de manera que estaré acompañado por los sonidos que hagan más bellas o más tolerables las emociones que me acompañan desde siempre. Aunque con el tiempo, ha pasado a ser el silencio un espacio mucho más acogedor para la creación.

–  ¿Hay un lugar, un momento del día que te inspire más? Definitivamente, la noche. Y el lugar, bueno, el que más propio pueda sentir en ese momento.

 -¿Qué significa Villa Iris para vos? Contaba un poco, antes la relación extraña con el pueblo. Pero vuelvo a decir, es un buen lugar para estar escondido. Acá tal vez sea uno más, una persona que vive mientras anda preocupado en otras cosas que no parecen la vida. El taller tiene las puertas mucho más abiertas de lo que pareciera, sin embargo hay pocos que se animan a atravesarla. Villa Iris me sigue aportando abundantes espacios de soledad.

En su página de facebook Der Dunkel se pueden apreciar sus obras de arte

En primera persona

  • Tu lema de vida: Dos: Cada día es un Buen Día. Y; El árbol se conoce por su fruto.
  • Afectos: A todos puedo querer mucho, pero nunca demasiado. Aunque mi hermana está fuera de todo parámetro.
  • Un lugar que te gustaría conocer:El norte de India
  • Otros placeres más allá del arte:Caminar por la montaña
  • Un libro: Las Voces del Desierto
  • Una comida: El pan casero
  • Un aroma:El cedro
  • Un recuerdo de la infancia que adores: Mi madre leyéndome poesía o cantando juntos.
  • Cuál de tus creaciones te llevarías a la “isla del fin del mundo”: Un tazón de cerámica y un trabajo en acuarela que cabe en un porta-planos chico. O nada… Tal vez si puedo ir descubro que ese lugar necesita de otro lenguaje artístico, y no admite demasiado “pasado”.

Trayectoria

Educación
2010- 2012: Centro de Terapia de Sonido y Estudios Armónicos –Director: Albert Rabenstein. Terapias con sonido e intervención de la voz.

1998: Facultad de Bellas Artes, Universidad Nacional de La Plata. Profesor de Artes Plásticas, orientación Pintura.

1996: Instituto Municipal de Producción y Empleo, La Plata – Curso de elaboración de cerámica artesanal con fines comerciales.

1994: Facultad de Bellas Artes, Secretaría de Extensión – Curso de producción y restauración de vitrales.

1992: Instituto Bernardino Rivadavia de Villa Iris. Perito Mercantil.

Experiencia laboral
 

                

2012- 2014: Profesor –Arte y Educación- Educación Superior.

1999 -2014: Profesor de Plástica- Para EGB, Polimodal.

2007 – 2016: Profesor de Pintura- Espacio de Arte- (Centro de Educación Estética)- Darregueira.

2006  – 2012: Profesor de Pintura, cerámica y vitrofusión en taller cooperativo, Guatraché, La Pampa.

1999 – 2007: Asesoramiento y tutoría – Torneos Juveniles   Bonaerenses.

1999 – 2014:  Instructor de Técnicas Cerámicas, de Pintura y vitrofusión – Talleres Municipales del Distrito de Puan.

1994 – 1997: Pasantía paga – Taller de Cerámica y Vitro fusión de la profesora María Mac Dougall.

Actividades independientes
 

     

                

 

 

                

2015:  Realización del Proyecto “Esencia Pampa” –Mural cerámico, Plaza Central, Guatraché

2015:  Conclusión del proyecto “Vía Crucis”, Murales cerámicos en alto-relieve.

2014:  “Presente para Francisco I” Conjunto de cáliz, copón y patena realizado en cerámica.

Presente para Casa de Retiro María Reina de la Paz- Conjunto “hermano” del “Presente para Francisco I”.

2011-1013: Dirección del proyecto Vitral en la Parroquia Ntra. Sra. Del Perpetuo Socorro- Darregueira

2012: Restauración y puesta en valor de estatuaria para la Iglesia de la localidad de Guatraché.

2012: Conducción del proyecto Color Esperanza- Propuesta mural ecológico con jóvenes del distrito de Puan, organizado por las direcciones de Medio Ambiente y Juventud de Municipalidad de Puan.

2011:  Concurso “Plaza Monumento al Bicentenario” Municipio de Puan. Proyecto grupal

2010:  Producción de mural temático (técnica sobre-cubierta, Aniversario Escuela Nº 7 Darregueira

2009:  Asesoramiento – intervención –Capilla Ntra. Sra. De los Milagros– Villa Elisa (La Plata)

2007 – 2016: Producción de objetos cerámicos y de vitro fusión, utilitarios y decorativos.

– Continuidad del proyecto Vía Crucis, Bordenave, Pcia. Bs. As.

2006: Intervención en el Proyecto “Iglesia de López Lecube”

– Mural (técnica cerámica sobre cubierta) Centenario de Darregueira- Barrio “el Humo”.

– Monumento Centenario de Bordenave.

– Escultura cerámica para el monumento a los Excombatientes de Malvinas – Villa Iris.

2005: Mural (técnica cerámica sobre cubierta) Centenario Escuela Nº 4 de Felipe Solá.

2004: Realización busto Nicolás Avellaneda- Escuela Nº 3 de Villa Iris.

2003: Mural Cerámico “17 de Agosto” – para la localidad homónima.

-Busto del fundador – Localidad de Azopardo – Puán.

2000: Coordinación y producción mural cerámica grupal, Centenaria de la localidad de villa Iris.

1999: “Primavera en Puan” horneadas públicas de Raku, dirección y realización.

 

Salones y Muestras
 

 

2015: Instalación pictórica  – Antigua iglesia Evangélica del Río de la Plata- Villa Iris- “Tempus Itinerantur”

2012: Música y Pintura – Concierto de piano y pintura en tiempo real.

2010: Exposición conjunta – Casa de la Cultura de la Provincia de Buenos Aires.

2009: Exposición individual- Instalación pictórica con cuencos tibetanos, Tesis –  Museo Ignacio Balvidares, Puan.

2008: Exposición de pinturas – Tesis – Biblioteca Popular,  Darregueira, Pcia. Bs. As.

– Exposición de pinturas  –Tesis –  Club Deportivo Unión, Villa Iris, Pcia. Bs. As.

2000 – 2008: Muestras Artesanales locales, distritales y regionales,

2004 – Exposición conjunta – Retratos – Museo de Arte Contemporáneo, Bahía Blanca.

– Exposición conjunta – Diálogo Entre Artistas – Museo de Arte Contemporáneo, Bahía Blanca.

– Participación en 21º Salón Anual de Arte. Fundación Bolsa de Comercio de Bahía Blanca.

2002: Participación en 19º Salón Anual de Arte. Fundación Bolsa de Comercio de Bahía Blanca.

2001: Participación en 18º salón anual de Arte. Fundación Bolsa de Comercio de Bahía Blanca.

1999: Muestra personal de Cerámica – Elementos – Casa de la Cultura, Villa Iris.

– Salón Anual de Arte (Pintura) Subsecretaría de Cultura de Pigüé.

1997: Salón EDELAP de Pequeño Formato (cerámica y escultura). La Plata, Bs. As.

– Salón de Cerámica y Escultura- Centro Naval La Plata, Premio Único categoría Cerámica.

1996: Concorso Comune di Nocara – Técnica mixta- Centro de estudios italianos de la U.N.L.P., Fundación del Plata.

– Muestra Individual de Cerámica y Pintura. Biblioteca Municipal, Jacinto Arauz, La Pampa.

1995: Concorso Comune di Nocara – Cerámica de Pequeño Formato – Mención. Centro de estudios italianos de la U.N.L.P., Fundación del Plata.

1995: Salón de Pequeño Formato (cerámica) – Centro Argentino de Arte Cerámico. Bs. As.

– “Manos a la Obra”, Raku; “Callejeando con el Arte”, Hierro, Vidrio y Estaño en Esculturas Colectivas; “Hoy Regalamos Nosotros”, Navidad Solidaria de los Artesanos. Proyectos de arte participativo, declarados de interés municipal y provincial. Plaza Moreno, La Plata.