«

»

José Bramajo: Un maestro con alma metalera

Desde hace cinco años, da clases de batería en el Centro Municipal de Arte por donde ya pasaron más de 160 chicos.
Seguidor del heavy metal, este joven nacido y criado en La Plata, recuerda con afecto a sus primeros maestros, aquellos que le mostraron el camino de la música y por los cuales siente admiración y respeto.
“La batería te brinda coordinación, aprender de tiempos, dividir el cerebro en cuatro. Es una gran vía de descarga ya que se requiere mucha energía humana. Y me da un gran disfrute en lo personal ver la cantidad de sonidos que se le puede sacar,” cuenta.

– ¿Cuándo comenzó tu vocación por la música? ¿Recordás a tus primeros maestros?

– Mi vocación por la música nace desde muy chico, en casa siempre se escuchó mucha música y también porque mi hermano Ale tenía una banda en la cual tocaba la batería y yo con mi madre y abuela lo seguíamos a todos sus conciertos.
En la primaria me encantaba la hora de música, la esperaba ansioso y pensaba en un futuro poder estudiar perfeccionarme y armar mi banda, pero lo que mas quería era poder transmitir mis conocimientos y pasión a otros enseñándoles.
Recuerdo a todos mis maestros con mucho cariño, pero los más recordados por mí son mis mentores: Marcelo Castro y Antulio Pozzio, siento mucha admiración y respeto por ellos y les estoy muy agradecido por haberme enseñado tanto. Son dos grandes músicos y extraordinarias personas. Ellos aun siguen con sus bandas y con sus escuelas.

– ¿Por qué elegiste como instrumento a la batería?

– Porque desde muy chico era lo que más me gustaba escuchar en las canciones y como diría el gran Ricardo “es el motor de toda banda”.

– ¿Se te hizo fácil o difícil al principio y cuántas horas al día practicabas?

– Al principio del aprendizaje me fue difícil porque no tenía el instrumento pero me las ingeniaba para armar una batería en casa, golpeaba todo lo que encontraba: mesa, banquetas de mi abuela, sillas, almohadas, cajas y más, convertía todo en una batería. Llegué a practicar hasta 6 horas por día. Cuando logré comprar la batería no me bajaba de ella.

– ¿Formaste parte de algún grupo? Contános sobre esa experiencia.

– Sí, formé parte de tres bandas: una con mi hermano Franco que toca el bajo, y las otras dos bandas en Puan.
La primera fue Mestizo (2008/2009), éramos cinco integrantes: Lauty (voz), Ema (Bajo), Franco (Primera guitarra), Emi (Segunda guitarra) y yo en batería.

Hacíamos heavy metal argentino, hicimos varias presentaciones en Guaminí, en el festival de la canción en el cual ganamos varios premios. También actuamos en un encuentro de motos y en el acto del Nunca Más en el Espacio Cultural El Mercado.

Luego seguí con Nube Negra, un power trío de heavy metal, en el cual yo cantaba y tocaba la batería. Con Ema, en guitarra, y Alfredo, en bajo, hicimos varias presentaciones en tres años: encuentro motoqueros, boliche, patio club y en la muestra Mambo Gratis, en el predio de la Fiesta Nacional de la Cebada Cervecera.

Tocar y cantar fue algo nuevo para mí, un lindo desafío. La experiencia de haber estado en bandas y shows es única…la adrenalina antes, durante y post show es inexplicable. Arriba del escenario te olvidás de todo porque estás haciendo lo que amás, algo único que es difícil de explicar.

En la muestra anual de talleres del CMA junto a sus alumnos. (Foto archivo 2013 – TLVP)

– En varias oportunidades, en las muestras del Centro Municipal de Arte vimos el entusiasmo de tus alumnos en demostrar lo aprendido durante el año, ¿Desde que año estás dando estos talleres? ¿Llevás contabilizado cuántos chicos han pasado por tus clases?

-En los talleres de música que se dictan en el Espacio Cultural el mercado estoy desde que arrancaron en el año 2013 este es mi quinto año. Por mis clases ya han pasado más de 160 chicos.

Es algo muy lindo poder enseñarles.

– ¿Qué consejos le darías a quienes recién empiezan a tocar la batería?

-A los que recién arrancan les diría que no aflojen, que estudien, que sobrepasen los obstáculos que se les presentan y que, si realmente les gusta, no dejen, no abandonen, y que con esfuerzo y dedicación todo se puede lograr.

– En esto también debe ser importante para ellos haber encontrado un lugar donde aprender a tocar…

-Sí, realmente creo que es muy importante que los chicos tengan un lugar en Puan donde aprender ya sea batería u otros instrumentos.

Tocando en la banda “Nube Negra”

Según tu propia experiencia, ¿qué beneficios aporta este instrumento para el desarrollo personal?

– Creo que este instrumento te brinda coordinación, aprender de tiempos, dividir el cerebro en cuatro y también, es una gran vía de descarga ya que se requiere mucha energía humana. Y me da un gran disfrute en lo personal ver la cantidad de sonidos que se le puede sacar a una batería.

– ¿Qué música te gusta escuchar? ¿Seguís a algún artista en especial?

– Escucho heavy metal y sus diversas ramificaciones. No sigo a un artista en especial sino a muchos: Bruce, Nicko, Ricardo, Romano, Zabala, Claudio, Marcelo y más. Sigo sus shows, sus proyectos, sus nuevos discos, sus giras y entrevistas.

– ¿Con qué tema musical y con qué película te identificas y por qué?

– Es difícil para mí elegir una sola canción que me identifique pero ya que me lo pedís haré un esfuerzo y te diré una: “Devastación” de la banda Horcas, por su letra que cuenta la realidad y trasciende las épocas, por su sonido crudo y porque es un himno del metal.
Una película que elijo es el “Hombre de la máscara de hierro”, es una linda historia y además reivindica valores perdidos. Tiene una gran banda de sonido y también la elijo porque a mi madre le gustaba mucho.

– ¿Nuevos proyectos?

– Siempre tengo nuevos proyectos ya sea para producir y/o formar parte de una nueva banda. También estoy tratando de escribir un libro, y siempre sale alguna loca idea para emprender.

En primera persona

  • Un lema de vida: no te rindas aunque te sientas morir.
  • Afectos: la familia, mujer, amigos y alumnos.
  • Un lugar que te gustaría conocer: las ciudades mayas.
  • Otros placeres: fútbol, leer y ver pelis.
  • Un libro: Crónica de una muerte anunciada.
  • Una comida: milanesas con puré.
  • Un aroma: Los tilos de La Plata.
  • Una canción: “Masa anestesiada” de Hermética.
  • Un recuerdo que adores de tu infancia: jugar con hermanos y amigos y el estar con la familia.
  • Un sueño: que los niños disfruten de su infancia sin preocupaciones.
  • Qué CD te llevarías a la “isla del fin del mundo”: “Luchando por el metal” de V8