En el Teatro Hispano Argentino: Con éxito, se presentó la obra “Los árboles mueren de pie”

Tanto el viernes como el sábado, el público pudo apreciar el trabajo actoral realizado por alumnos de sexto año del Instituto Almafuerte que durante dos horas y cuarto interpretaron uno de los clásicos más famosos del dramaturgo Alejandro Casona.
Con pasajes de comedia y de drama, la obra teatral resalta la bondad como valor humano, la importancia de los vínculos familiares y el respeto por los mayores, donde más allá del sufrimiento siempre persiste el amor y la esperanza.
Las interpretaciones, la ambientación y las caracterizaciones propias de los años ’50, aportaron todos los ingredientes para que ese mensaje del autor español llegara con fidelidad a un público que respondió con aplausos cerrados y a sala llena.

Momento de comedia y risas en el público. Los actores bajan del escenario e interpretan con gracia la canción del cucu cucu cucu cucu!!

Protagonistas

Argumento

El señor Balboa (abuelo) tenía un nieto desalmado al que, en su día, tuvo que echar de casa (hecho que ocultó a su esposa).
El señor Balboa se empeña en mostrarle a su mujer que su nieto -que vive en Canadá- es una excelente persona; sin embargo esto es falso, ya que a través de cartas que él mismo le enviaba en nombre del ingrato nieto trataba de ocultarle que este se había convertido en un delincuente estafador.
Cuando el abuelo se entera de la supuesta muerte de su nieto en alta mar contrata los servicios de Mauricio, director de una institución encargada de prestar fantasía, y de Isabel, para que reemplacen a su nieto y a su esposa; de esta manera “la abuela” no se enteraría ni del fallecimiento ni de la vida infame que llevaba su nieto.
Es así, entonces, que estos personajes comienzan a vivir dentro de una hermosa ilusión, con la finalidad de hacer muy feliz a la abuela, hasta que la realidad les juega una mala pasada.
El verdadero nieto, quien finalmente no se había embarcado el día del trágico accidente marítimo, regresa ahora luego de dos décadas dispuesto a todo, hasta de dejar en la calle a sus abuelos con tal de obtener el dinero que necesitaba para saldar sus deudas de juego.
Así se decide encarar a la abuela, quien a pesar de descubrir el engaño ya no lo reconoce como su nieto querido, y le pide que se vaya.
La anciana, ante tal sorpresa, permanece de pie (como un árbol) pero “muerta por dentro”; sólo le preocupaba recompensar con su aparente tranquilidad a Mauricio e Isabel quienes le habían dado los días más felices de toda su vida.
La abuela, el señor Balboa, Isabel y Mauricio no quieren despedirse, pero al final lo hacen con la promesa de mantener unido ese lazo de amor y cariño que habían logrado.