San Miguel Arcángel: Tristeza y malestar por el cierre de una escuela

El pedido de ayuda de padres y docentes volvió a reavivarse esta semana cuando, después del receso escolar de invierno, en el primer día de clases, encontraron cerrado con candado el Colegio Niño Jesús y el Jardín de Infantes Virgen Niña pertenecientes a la Congregación Religiosa de las Hermanas Franciscanas.
Actualmente asisten 26 alumnos al nivel primario y 19, al inicial.

Liliana, una vecina de aquella localidad, expresó a nuestro medio que este lunes se vivió “una situación muy triste”.
“Nada nos borra la sonrisa de cada uno de los pequeños, sus familias y docentes en el reencuentro del compartir. Cada situación siempre nos enseña algo, hoy, la esperanza de seguir luchando y no bajar los brazos,” manifestó.

Semanas atrás, antes del comienzo de las vacaciones de invierno, se había anunciado a los padres que, por falta de religiosas que estuvieran en el lugar y ante el retiro del subsidio a los maestros por parte del Estado, la institución educativa iba a dejar de funcionar.

Aquel martes, previo al receso escolar,se realizaron sendas reuniones con docentes y padres en donde en principio se informaría sobre una reestructuración de la escuela y se abordaría el tema de la matrícula para el próximo año.Allí participó la representante legal del establecimiento educativo, que es una religiosa de la congregación, junto a otra más que asistió en representación de la Hermana Superiora ya que esta última no se encontraba en el país. Del encuentro participaron además el asesor legal y un escribano de Carhué que estuvo a cargo de la lectura del acta.
En la misma, se les notificó que la escuela cerraba sus puertas el viernes previo a las vacaciones de invierno debido a que el Estado les había quitado la subvención del 100 por ciento que reciben las instituciones privadas para pagar salarios. También se habló de que los alumnos podrían ser reubicados en colegios que la congregación posee en las localidades de Darregueira y Carhué.

El jueves de esa misma semana, autoridades de Dipregep llegaron a San Miguel Arcángel para brindar una charla abierta a toda la comunidad y aclarar que nunca les habían quitado la subvención destinada a los sueldos docentes.
Ante esta situación, autoridades locales ofrecieron su colaboración y la realización de gestiones para llegar a una solución.

Causas y consecuencias

-La falta de vocaciones religiosas sería uno de los motivos que dificultaría la continuidad del establecimiento educativo ya que actualmente hay una sola hermana en el lugar que cumple el cargo de directora, recibiendo ocasionalmente la asistencia de otra religiosa.
-Con el cierre definitivo, se produciría la reducción de fuentes laborales para la comunidad y el éxodo de familias ya que el personal se quedaría sin trabajo. Se habló en su momento de reubicarlos en las instituciones que la congregación posee en Darregueira y Carhué, pero a estas alturas del año, no hay tantas vacantes como para posibilitar esta medida. Además, para que esto se produzca, también se deben autorizar los traslados desde el establecimiento escolar.
– Los caminos de tierra y las conocidas problemáticas hídricas de esa región del Distrito de Adolfo Alsina, dificultarían aún más el traslado de los alumnos a otras localidades.

Un caso particular
A nivel provincial no habría ningún antecedente registrado donde haya cerrado una escuela a mitad de año y de esta manera, ya que previamente se deben realizar una serie de pasos, como dar aviso a los docentes y fusionar cargos entre otras medidas.

¿Y los chicos?
El desconcierto de los padres y las caritas de tristeza de los alumnos parados fuera de la escuela, dieron esta semana una triste postal a la histórica localidad fundada por Alemanes del Volga.
“La primer pregunta que nos hicimos las docentes fue preguntar por los chicos, y la respuesta fue que hay otra escuela estatal en el pueblo, a dos cuadras,” contó Vanesa Schneider, una de las maestras, en diálogo con TLVP.
“Los docentes, al quedarnos sin trabajo, a la larga o a la corta nos tendremos que ir. Las instituciones les dan vida a los pueblos chicos. Encima la otra escuela es de doble jornada y hay muchos padres que no quieren esta modalidad, prefieren la jornada simple,” dijo.
“Hace poco que estoy en el colegio, soy docente de inglés, pero la mayoría de mis compañeras cuentan con 10 y 20 años de antigüedad.
El colegio Niño Jesús tiene 107 años, es el más antiguo del pueblo. El mantenimiento del edificio, el pago de servicios, todo se paga con rifas y actividades que realiza la Unión Padres de Familia,” explicó.
La angustiante situación generó el apoyo masivo de ex alumnos, padres, y de toda la comunidad, hecho que también se vio reflejado en las redes sociales.
Al cierre de esta nota, se esperaba la llegada al país de la Madre Superiora con la expectativa, por parte de la comunidad, de que se pudiera lograr un cambio de postura desde la congregación. También se baraja la posibilidad de que la entidad continúe funcionando si decide nombrar un representante legal que no necesariamente debe ser religioso, ya que el puesto puede ser desempeñado por un laico.
De continuarse con la medida, otro de los interrogantes de los vecinos, es cuál será el destino del centenario edificio.

Padres y alumnos reunidos en la calle, después de encontrase con la escuela cerrada (imagen enviada por una vecina de San Miguel Arcángel a nuestro medio)