«

»

En el año de su 60° aniversario: El Instituto Almafuerte realiza mejoras edilicias

“Si una ola se ve a sí misma sólo como ola, su vida será breve y angustiada. Morirá en la rompiente y dejará de ser. Todo lo que vaya en contra de su condición de ola amenaza su vida, de manera que se protegerá aislándose, ensimismándose y desentendiéndose del mar. Si expande su conciencia y se ve a sí misma como agua, sabrá que su identidad no está amenazada. Como agua será eterna y comprenderá que la ola es una forma transitoria de mar. Ahora comprende que es parte de algo más vasto que ella misma, partícipe de un ciclo eterno. El mar ya no le es indiferente, pues ella es mar”.

Sin lugar a dudas, el Instituto Almafuerte hoy es el mar, acompañado y enaltecido por donantes silenciosos y generosos que a través del Bono Contribución, han permitido que nuestra escuela luzca renovada para celebrar sus fructíferos 60 años. Para ellos, todo nuestro agradecimiento.

Y, a los que todavía no pudieron acercar su ayuda les queremos contar que aún nos falta mucho por navegar, por lo que nuestro edificio aún necesita colaboración de todos.