El Tercero en Discordia y La Morocha trajeron el rock a la Fiesta

La noche del viernes no estuvo a tono con la jornada inaugural, al menos en lo climático, porque, en cantidad de público, el segundo día atrajo una convocatoria similar, que algunos no dudaron en calcular como mayor a la registrada el jueves.

Esta vez, con el rock como propuesta, irrumpió una presencia no deseada: la lluvia que no permitió dar buen fin a los shows previstos a lo largo de la noche.

Tras el comienzo de El Tercero en Discordia”, subió la banda tornquinstense “La Morocha”. Estaban sobre el escenario mayor, y luego de hacer apenas tres temas, una persistente cortina de agua hizo que los músicos, los encargados del sonido y la producción resguarden la seguridad de equipos y personas, evacuando rápidamente todo.
Como una profecía o raro designio del destino, los músicos de “La Morocha” masticando una mezcla de rabia y frustración, y medio en serio, medio en broma, aseguraron que, últimamente, en cada una de sus presentaciones, algún aguacero les interrumpe el show.

Una excelente banda, buen sonido, temas propios y voces potentes, configuraron esta interesante propuesta que, desafortunadamente, no pudieron terminar de mostrarle al público todo su repertorio.

Sobre El Tercero en Discordia, puede decirse que es un grupo puanense en constante crecimiento. Suenan bien y tienen un importante número de fieles seguidores. A su amplio repertorio de canciones clásicas del rock nacional, le suman letras propias como los clásicos “Té de tilo en otoño”, “Sin querer” y “Buena vida”, donde hacen una pintura costumbrista de la juventud de pueblo.

El culto a la amistad, las locuras que se pueden hacer por amor y la valoración de la familia como refugio de lo sencillo y lo bueno, son los temas principales a los que apelan sus mensajes.

El clima también les jugó una mala pasada a los chicos de “Los Minions de jamón y queso”, la interesante banda de Coronel Suárez que iba a cerrar los shows sobre el escenario.

En sintonía con las anteriores presentaciones, la Cebada Fest, el festival de música al aire libre, no contó con las condiciones necesarias para completarse como estaba previsto.