«

»

Palabras para Jony

Hoy la comunidad de Puan despertó con una infausta noticia, la partida de Jonatan Griffiths. A lo de “partida” deberíamos agregarle el adjetivo de “temprana”. Y ahí sí, se disparan mil interrogantes, porque no nos acostumbramos a que la muerte venga antes de tiempo.
Hay una edad cronológica en la que uno se acerca a la posibilidad de “irse” y es una chance que se va madurando, y llegado el momento se acepta porque es natural. Una larga enfermedad y una edad muy avanzada, son ejemplos.
Pero a veces sucede de pronto, quebrando toda lógica que nos hayamos hecho, destruyendo lo normal y lo previsible. Y te ponés a pensar: cuántas cosas por hacer quedan cuando recién dejaste la juventud atrás para ir transitando el camino de la adultez. Tenías mucho tiempo, seguramente muchos proyectos y experiencias por vivir.
No hay consuelo posible en los que tenían algún grado de relación con Jonatan. Ahora es el momento de hacernos mil preguntas que nadie va a contestar, de buscar causas y motivos que seguiremos sin hallar.
Y al final, la resignación de saber que uno debe seguir adelante por aquellos seres queridos que quedan acá y nos necesitan. O bien el consuelo de la fe, de pensar en la proyección a un lugar mejor donde es cierto que no hay mezquindad ni dolor, un lugar de eterna felicidad.
Nos dejó un tipo amable, querido por sus conocidos, emprendedor y siempre listo para ayudar. Así lo recuerdo.
Una buena persona que –escribo estas líneas y no me resigno– se nos fue demasiado temprano. Ojalá su luz no se apague nunca y viva en el recuerdo de quienes lo conocimos. Que su paso por nuestras vidas sea contemplado con una sonrisa, una anécdota y un ¡Gracias Jonatan por haber transitado junto a nosotros parte del camino!
Quienes hacemos Todas las Voces Puan, hacemos llegar por este medio nuestros respetos y condolencias a su familia, amigos y allegados.

 

“A la muerte se le tiene mucho miedo. O mucha confianza. La muerte es muy injusta. Es la única pregunta con respuesta, lo único a lo que, sabemos, llegaremos todos. Pero entonces, ya no estaremos aquí para hablar de ella”. (Gabriel García Márquez)