Impulsan la declaración de Emergencia y Desastre Agropecuario por sequía en el sudoeste bonaerense

(Comunicado de Prensa) El proyecto fue presentado por el bloque del Movimiento para la Victoria, encabezado por el ex Intendente de Coronel Suárez Ricardo Moccero y elevado a la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires a través de la Diputada Provincial y Vice Presidenta del cuerpo Marisol Merquel.

Solicitan a la gobernadora María Eugenia Vidal la SUSPENSIÓN del cobro del Impuesto Inmobiliario Rural y la reprogramación del pago de los compromisos económicos-financieros que deban afrontar los productores agropecuarios. Desde el bloque del MPV solicitarán al Intendente Roberto Palacio arbitre las acciones necesarias para gestionar ante el Gobierno Provincial de manera URGENTE la declaración.

Las condiciones agro climatológicas de sequía y estrés hídrico por las que atraviesan el distrito de Coronel Suárez y todo el Sudoeste Bonaerense desde el segundo trimestre del año 2017-2018 a la fecha, sumado a los incendios forestales que afectaron más de 30 mil hectáreas del distrito de Coronel Suárez, movilizaron al bloque de concejales del Movimiento para la Victoria, encabezado por su presidente, el ex Intendente Ricardo Moccero, a presentar un Proyecto de Declaración solicitando al Gobierno de María Eugenia Vidal la “declaración de Emergencia y Desastre Agropecuario por Sequía” a fin de extender sobre los productores agropecuarios afectados, beneficios impositivos que sirvan para paliar la crisis productivo económica generada tras las pérdidas de cultivos producidas por la sequía del último semestre del año 2017 y los primeros meses del año en curso.

“Puntualizamos en la necesidad de avanzar en la SUSPENSIÓN del cobro del Impuesto Inmobiliario Rural y la reprogramación del pago de los compromisos económicos-financieros que deben afrontar los productores agropecuarios”, indicó el concejal Ricardo Moccero del Movimiento para la Victoria.

Al respecto, el ex Intendente de Coronel Suárez aseguró que “ la situación agro climatológica comenzó hacia el mes de octubre del año 2017 y puso en riesgo los sembrados de la campaña de granos finos cuyo período de siembra presentaba condiciones sumamente favorables con suelos altamente húmedos producto de las copiosas lluvias reinantes hasta entonces, condición que comenzó a cambiar drásticamente durante la etapa de maduración de los cultivos y posterior llenado de granos, generando magras, escasas y hasta nulas cosechas de trigo, principal cultivo de la zona productiva regional, como así también de los rindes en cebada y centeno”, explicó.

A su vez, sostuvo que el panorama de sequía y estrés hídrico de suelos se extendió durante todo el período de siembra de granos gruesos poniendo en riesgo total a la principal campaña granaria del país generando incalculables pérdidas en cuanto a producciones agropecuarias basadas en sembrados de soja, maíz, girasol y sorgo, entre otros.

“A nivel de la Provincia de Buenos Aires, el 70% de las lluvias acumuladas en ese período productivo no superó los 30 milímetros mensuales, agravando el estrés hídrico de los suelos” ejemplificó Moccero y agregó que a la escasez de agua se le sumó una serie de heladas tardías en el mes de noviembre que afectaron el Sudoeste de la Provincia de Buenos Aires ocasionando daños en varios lotes.

“Las pérdidas de cosecha de trigo en el Distrito de Coronel Suárez oscilan entre el 40% y el 100%”, sostuvo Moccero.
Ante este panorama, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires estimó una baja en rindes de soja de tres millones de toneladas, cifra ampliada a cinco millones quinientos mil por las estimaciones de la Bolsa de Cereales de Rosario.