«

»

Pueblo Santa María: Strudel gigante de 40 metros y casi dos mil porciones

Se utilizaron 50 kilos de harina, 650 manzanas, 20 kilos de azúcar y 20 litros de crema.

El domingo, se desarrollaron en Pueblo Santa María (Coronel Suárez) los actos y actividades previstas para celebrar la tercera edición de la Strudel Fest, una fiesta que ya se ha hecho tradición y que cada año gana adeptos y visitantes, habiéndose transformado en una fiesta regional en franco crecimiento.
La presencia de gente superó todas las expectativas y fue mayor la cantidad que en años anteriores, logrando que durante el fin de semana Santa María fuese una fiesta.
El jefe comunal suarense Roberto Palacio participó de Misa en Acción de Gracia y luego se dispuso junto a sus acompañantes a sumarse al enorme equipo de trabajo que se congregó para confeccionar el strudel gigante de cuarenta metros de largo.
Fue así que llegó el momento de colocar las manzanas, poner el azúcar, estirar y enrollar la masa, poner la crema y pintar con huevo el strudel, terminando con el azúcar sobre la masa, todas tareas realizadas por las casi 50 personas que hicieron realidad el sueño de confeccionar un strudel gigante bajo la atenta y sabia mirada del cheff Javier Graff.
Todo a la vista y coronado por el gran aplauso de la gente que premió la destreza y el ánimo de los cocineros, a la vez que le daban ánimo al jefe comunal y se divertían junto a él con inocentes bromas, que el Intendente devolvía, a veces mientras bailaba con alguna de las hacendosas mujeres que llevaron el peso de la obra culinaria, mostrando su buen humor y sus ganas de sumarse a esta enorme fiesta.
Culminada la hechura, cada uno tomó su porción de 90 centímetros y la llevó hacia el horno de la panadería donde se cocinó esta delicia.
Para la elaboración de este postre gigante, se utilizaron 50 kilos de harina, 650 manzanas, 20 kilos de azúcar y 20 litros de crema, además del amor que puso cada colaborador para lograr que todo resultase magnífico y que todos participaron de una especie de ceremonia que tuvo su culminación cuando por la tarde, pasado el acto oficial, algo más de dos mil personas pudieron degustar una porción de este postre sabroso y típico de la gastronomía de los alemanes del Volga.
Además, ya promediando la mañana comenzaron las atracciones a lo largo de la avenida 11 de Mayo, con una nutrida e interesante feria artesanal, en la que, además, muchos stands ofrecían distintas variedades de strudel y otras delicias de la gastronomía alemana, las que fueron adquiridas con premura ya que nadie quería quedarse sin su porción.
Y cuando se terminó el strudel, promediando la tarde, también la gente agotó las provisiones de kreppels, tinne kugen, sauerkummer, chucrut, chorizo seco, miel y otros productos.

Fuente: La Nueva Radio Suárez