El convicto acusado por doble crimen ya vive en Villa Iris

En diálogo con este diario digital, el comisario inspector Juan Carlos Jaime, titular de la Jefatura de Policía Distrital, confirmó que Gustavo “El Lagarto” Ravainera (49), condenado por doble homicidio, “está desde el jueves en la localidad de Villa Iris en la vivienda de su hermana”.

Ravainera cumplía sentencia a reclusión perpetua por los crímenes de María Victoria Chiaradía y Horacio Iglesia Braun, ocurrido el 27 de agosto de 2000.

“Sí, el hombre ya está en Villa Iris. Nosotros tomamos conocimiento a través de un fax que nos envía el Juez de Ejecución Penal Dr. Brun, quien dispone la prisión domiciliaria de este sujeto, pero nosotros no tenemos injerencia en ese tema,” aclaró el comisario inspector Juan Carlos Jaime en diálogo con TLVP.

“Esto está supervisado por el Patronato de Liberados de Puan que está a cargo de Adriana Lavirgen y monitoreado electrónicamente por medio de su tobillera (desde el Servicio Penitenciario), ” indicó.

La noticia, dada a conocer este fin de semana por un medio bahiense, causó indignación en vecinos de la comunidad villaerense que manifestaron de inmediato su malestar en las redes sociales.

Consultado por si debería ser motivo de preocupación para la comunidad, Jaime dijo: “No les puedo decir si es para preocuparse, pero si todo funciona como debería funcionar, no se puede mover de su domicilio. Está con una tobillera monitoreado electrónicamente y el único permiso que tiene es para concurrir al Hospital y cuando lo haga deberá comunicarlo al Juzgado”.

Según detalló el oficial, Ravaniera estaría padeciendo “un EPOC muy avanzado”.

Gustavo Ravainera cumple arresto domiciliario en Villa Iris

El caso

(Fuente: Nuevo Día Digital) Gustavo Ravainera (oriundo de Coronel Suárez) fue detenido el 4 de septiembre de 2007 y el 1 de octubre de ese mismo año se decretó su prisión preventiva en el marco de la causa por el homicidio de la pareja. Desde allí se encontraba en el penal de Villa Floresta, pena impuesta en 2009 y reafirmada en 2016, cuando el Tribunal lo declaró como único autor del crimen, ya que Héctor “El Petiso” Fernández y Gustavo “El Chino” Aguilar, los otros acusados, fueron absueltos y desvinculados del caso, por la endeblez de pruebas en su contra y por aplicación del beneficio de la duda.

Desde hace varios años la defensa de Ravainera venía pidiendo la prisión domiciliaria debido a la frágil salud del condenado, pero no fue hasta ahora que se le otorgó.

En enero de 2014, el imputado fue trasladado de urgencia al Hospital Penna con un problema pulmonar crónico agravado, además de una insuficiencia cardíaca. No era la primera vez que debía ser trasladado desde su celda a un centro asistencial por sus complicaciones pulmonares, ya que a pesar de padecer asma era un fumador empedernido.

Luego de varios pedidos y después de cumplir casi 9 años en prisión, la prisión domiciliaria le fue concedida esta semana.