Villa Iris volvió a movilizarse: Piden que Ravainera se vaya del pueblo

Vecinos piden explicaciones a la Policía local

Centenares de vecinos se movilizaron ayer en repudio a la presencia de Gustavo “El Lagarto” Ravainera condenado a cadena perpetua por el asesinato de los jóvenes bahienses María Victoria Chiaradía y Horacio Iglesia Braun cometido en agosto de 2000.

El convicto recibió el beneficio de prisión domiciliaria por su estado de salud y reside en la casa de su hermana desde las 19 horas del jueves 12 de julio. La decisión estuvo avalada por el juez de Ejecución Penal de Bahía Blanca, Claudio Brun.

Esta es la tercera marcha que realizan los vecinos de manera pacífica pero firmes en su petición de justicia y en búsqueda de una pronta solución.

La indignación en la comunidad creció cuando se enteraron que el condenado llevaba una semana sin la tobillera electrónica.Recién el último viernes, a las 18.30, el Servicio Penitenciario Federal estuvo en la vivienda y le colocó la correspondiente “tobillera” según informó el Jefe de la Policía del Distrito de Puan, Juan Carlos Jaime, a un medio de aquella localidad.

Vecinos claman Justicia en Memoria de María Victoria Chiaradía y Horacio Iglesia Braun

Durante la jornada de protesta, los vecinos se reunieron frente a la comisaría para manifestar sus dudas a Jaime, quien aclaró que la policía local no tiene injerencia en estos casos.
“Nosotros no cumplimos ninguna función en las medidas que implementó el juzgado. Estamos en la misma situación que ustedes, pensábamos también que él tenía colocada una pulsera, como nos fue anoticiado en su momento vía fax, recién tomamos conocimiento que no la tenía cuando se hace presente el servicio penitenciario a las 18.30 del viernes y se le colocan.

A nosotros, en ningún momento, nos habían informado que estaba sin pulsera, porque eso es un resorte exclusivo de la Justicia y del servicio penitenciario bonaerense”, dijo.

Aún así, en el pueblo continúa el miedo y la incertidumbre, sabiendo que las respuestas de las autoridades tardarán en llegar porque, llovido sobre mojado, rige la Feria Judicial.

El Delegado Municipal Aníbal Haritchabalet se sumó a la manifestación

En diálogo con este diario digital, al finalizar la marcha, vecinos remarcaron que “las marchas son pacíficas”.
“Nunca expondremos a nadie del pueblo pasando por la casa en la que vive Ravainera. Las marchas son breves con el solo objetivo de pedir justicia y que se lleven al hombre. Todos los días se van sumando más personas aunque hay miedo. Hay gente que no se atreve a salir por temor a represalias,” manifestaron.

“Hoy recién pudimos hablar con Jaime, todos los vecinos le pedimos explicaciones porque Ravainera estuvo 8 días sin la tobillera o sea que no estuvo monitoreado, podría haber salido y haber hecho lo que quisiera o incluso que le hubiera pasado algo a él. Lo tiene que monitorear el Penal de Villa Floresta y controlar el Patronato de Liberados que está en Puan, pero la única persona que está a cargo vive en Darregueira. O sea que hasta que se activa todo el sistema de seguridad porque salió del cerco perimetral, el tipo hizo lo que quiso”, señaló enfáticamente un vecino.

Otra de las cuestiones señaladas por los pobladores es que, según establece la Ley 26.472, el preso tiene que ser atendido de acuerdo a la enfermedad que tiene y el Hospital de Villa Iris no está preparado para la complejidad que requieren pacientes terminales.

Por otra parte, ya se confirmó que el lunes al mediodía, esta comunidad del sur del distrito de Puan repetirá la manifestación y convocará a medios de comunicación regionales y nacionales para que transmitan en vivo.