Museo y Escuela Técnica Nº1: Presentaron la evolución del “Gigante Prehistórico”

Ambas instituciones dieron a conocer los avances del juego con forma de Megaterio, el animal
prehistórico más grande que habitó en Sudamérica hace alrededor de 28 mil y 8 mil años antes del presente y que tendrá una altura de más de 4 metros.
Su finalización demandará aproximadamente un año más, debido a la envergadura y a las medidas de seguridad de la estructura. La misma será erigida en el Paseo Pleistocénico, donde ya hay un juego con forma de gliptodonte inaugurado en el 2015.
Por su atractivo visual y singularidad, ya que es único en el país, seguramente se convertirá en otro atractivo turístico para quienes recorran nuestra localidad.

Los realizadores del megaproyecto posan para la foto en la entrada de la EESTNº1

Hoy por la tarde, alumnos de la Escuela de Enseñanza Técnica Nº1 de Puan junto a directivos y profesores, dieron a conocer los avances del juego con forma de Megaterio que integrará el Paseo Pleistocénico.
Durante la presentación estuvieron acompañados por la Directora del Museo Municipal Ignacio Balvidares, Jorgelina Walter, quien en el 2017 presentó la idea ante la institución educativa, explicó que se debieron implementar medidas de seguridad porque la estructura será muy alta.
“Durante el 2018 se estuvo trabajando en los plano sobre ese tema, viendo los riegos que podría tener, y ahora la idea es finalizarlo el próximo año. El desafío es mayor porque el animal es más grande que el gliptodonte,” recordó.

La jefa de área del Ciclo Básico y de la Orientación en Informática, Andrea Rodríguez, contó que los alumnos que están actualmente en Sexto Año, fueron quienes construyeron el anterior juego con forma de gliptodonte.

“Ahora ellos, para este proyecto, están realizando los cálculos de materiales junto al profesor Diego Capuano,” agregó.

En referencia a la seguridad de la construcción, Capuano indicó que se realizó el cálculo estructural de resistencia.
“Si ven el proyecto, hay una estructura de hormigón que se construirá en el lugar donde la parte alta del megaterio se apoyará. Nosotros tuvimos que rever la parte estática porque, al ser una estructura liviana, hay que ver que, con el tiempo, no se vuele por el viento. Entonces, lo que estamos haciendo es una revisión de esa parte, para ver cómo apoyarla y reforzarla, sin que nos queden caños fuera de lugar que puedan estropear la estética del juego. Esta información luego se la pasamos al profesor Eduardo Mendiondo para que pueda materializarla,” explicó.

Al respecto, Mendiondo detalló que para aumentar las medidas de seguridad, se reforzó la plataforma agregándole más firmeza para cuando los chicos asciendan o desciendan del megaterio.

“Se fue trabajando y estudiando sobre eso para evitar posibles riesgos, reforzando las barandas y evaluando los planos en todo lo que haya que modificar. Esto demanda mucho tiempo,” dijo.

Por otra parte, la titular del MIB, Jorgelina Walter, resaltó que el juego incluirá una hamaca doble para madres y bebés.

Diseño

Otro de los integrantes del equipo de profesores, Carlos Moscardi, comentó que debido a la altura y complejidad del juego se realizaron modificaciones en el diseño. “Se hizo un paréntesis en el trabajo de diseñar y soldar para no ir y venir con las modificaciones. Como lo hacemos de manera autodidacta, aportamos entre todos,” relató.
Durante la muestra del plano, explicó que puede tener modificaciones a medida que cada uno de los profesionales vayan sumando sus ideas.

Imágenes de la diagramación

El diseño se encuentra en pleno proceso. Faltan concluir la cabeza y cola del megaterio entre otros aspectos técnicos.

Distintas vistas del diseño

Materias

La directora de la EEST Nº1, Clara Di Frangia, se refirió al trabajo multidisciplinario. “Básicamente es un proyecto de Ciclo Básico, con las materias de Taller: Procedimientos Técnicos, Lenguajes Tecnológicos y Sistemas Tecnológicos. Después recibimos el aporte de las materias de superior como “Resistencia de Materiales”. Los profesores son los que saben y generan seguridad en el proyecto que fue pensado grandiosamente. Al comenzar a hacerlo, aparecieron cuestiones muy específicas que hicieron repensar el plan. Profesores, ingenieros y técnicos específicos del área están aportando lo suyo también,” destacó.
“Intervienen alumnos de 1º, 2º y 3º años del Ciclo Básico, y 6º año del Nivel Superior,” agregó.

“Suponemos que nos llevará todo el año que viene finalizarlo, porque hay que ver que los chicos no se dedican toda la mañana a este proyecto, la escuela cuenta con muchos planes en danza. Son dos horas semanales que cada grupo puede destinar al Megaterio,” aclaró la directiva.

“El espíritu de la Escuela Técnica es que los chicos puedan nutrirse de lo que aprenden y a la vez, sea una práctica de circulación social que es lo que verdaderamente da sentido a lo que hacen,” subrayó Di Frangia.

Tanto la EEST Nº1 como el Museo, agradecieron el acompañamiento de los medios en la difusión de este nuevo trabajo.

“Son proyectos únicos, no hay en ningún otro lugar este tipo de juegos realizado por chicos de una Escuela Técnica y de un pueblo del Sudoeste de la provincia de Buenos Aires, es maravilloso,” consideró Jorgelina Walter.