Informe de la Bolsa de Cereales: Cierre de la cosecha de trigo

(*) La cosecha de trigo finalizó con muy buena producción pese a las adversidades climáticas.
Los cultivos de gruesa se encuentran en muy buen estado, sin embargo algunos lotes fueron afectados por el granizo.

CIERRE COSECHA DE TRIGO

La campaña 2018/19 finalizó con un rendimiento promedio de 3.400 kg/ha, un 3% superior al ciclo
anterior en toda el área de influencia.

Los partidos de General Villegas y Rivadavia se destacan con rendimientos cercanos a 5.000 kg/ha, mientras que en los departamentos de Toay y Utracán se obtuvieron rendimientos promedios menores a 2.000 kg/ha. Rinde: Los lotes cosechados presentaron rendimientos muy buenos a excelente, aunque también se observaron lotes con daños de granizo y mermas en el rendimiento a causa de las heladas tardías (principalmente en la zona centro).

La zona norte presentó un rendimiento promedio de 4.400 kg/ha (22% superior a la campaña 2017/18), la zona centro cayó un 6% finalizando en 3.300 kg/ha, mientras que la zona sur mostró una suba del 6% con un rinde promedio de 2.600 kg/ha. En la Figura 1 se muestra el detalle por partido/departamento.

Producción: La región cerró la campaña con 5,41 M tn, un 19% superior al ciclo 2017/18. Este crecimiento fue impulsado por la combinación de dos factores: un aumento del 16% en la superficie destinada al cereal y los muy buenos rendimientos obtenidos (3.400 kg/ha).

En la Figura 2 se observa la comparación por zona entre las campañas 2017/18 y 2018/19. Este crecimiento en la producción se debió a la muy buena distribución de las precipitaciones durante el ciclo del cereal y temperaturas moderadas durante el llenado de grano. Por otro lado, el mayor uso de fertilizantes permitió al cultivo manifestar su potencial y lograr valores de calidad superiores a la campaña anterior.
A pesar de los excelentes rendimientos obtenidos se debe resaltar la pérdida de potencial producida por:

  • Enfermedades foliares: fúngicas (manchas – royas) y bacteriales (xanthomonas).
  • Granizo y otras inclemencias climáticas en el norte de La Pampa y el sudoeste de Buenos Aires.

La Tabla 1 muestra la variación de la superficie, rinde y producción del cultivo de trigo por zona con respecto
a la campaña 2017/18:

Girasol:
Estado general: El 15% de los lotes se encuentra en estado vegetativo (principalmente en la zona sur), el 80% desarrolló el botón floral y el 5% restante está iniciando el llenado de grano (Fig.3). La condición general del cultivo es muy buena, debido a la adecuada disponibilidad hídrica acumulada en el perfil y las  temperaturas moderadas registradas en la primera quincena del año.

Maíz:
Estado general: El 55% de los lotes se encuentra en distintas etapas de la fase vegetativa (entre V4-V10), el
43% pasó a la fase reproductiva, y el 2% restante comenzó el llenado de grano, principalmente en los partidos de General Villegas, Rivadavia y el departamento de Chapaleufú (Fig.4). La condición del cultivo es buena a muy buena debido a que el cereal transcurrió la etapa vegetativa sin déficit hídrico.

Cabe destacar que si bien buena parte de los lotes afectados por granizo mostraron daños foliares, los mismo continúan su normal desarrollo-

SOJA:
Estado general: El cultivo se encuentra en estado vegetativo y su condición es buena en toda la región. En la zona norte las abundantes precipitaciones y el granizo causaron los mayores daños. La posibilidad de  resiembra quedaría descartada, teniendo en cuenta el momento del año que transitamos y la probabilidad de heladas tempranas.

En las zonas centro y sur la buena disponibilidad hídrica favoreció la implantación y el desarrollo inicial del
cultivo. Las bajas temperaturas registradas para la época ralentiza el crecimiento de la oleaginosa, impidiendo que cierre el surco y favoreciendo la aparición de malezas. Se recomienda el monitoreo de los lotes para evitar que el desarrollo de las mismas perjudique el buen desempeño del cultivo.

PRONÓSTICO CLIMÁTICO
En base a los datos obtenidos por la Red de Estaciones Meteorológicas de la Bolsa de Cereales y Productos de Bahía Blanca, las precipitaciones de la primera quincena de enero promediaron 26 mm. Este registro no habría sido lo suficientemente abundante para satisfacer las necesidades de los cultivos estivales, principalmente en el sudoeste bonaerense (Fig. 5)

El pronóstico de lluvias al 24 de enero indicaría precipitaciones de hasta 5 mm en la zona sur, 10 a 30
mm en la centro y 40 a 100 mm para la zona norte (Fig. 6).

Teniendo en cuenta los pronósticos para la región de influencia del puerto de Bahía Blanca, se acentuaría la
deficiencia hídrica para los cultivos estivales en la zona sur, la zona centro comenzaría a mostrar síntomas de estrés en los cultivos y la zona norte mantendría niveles de agua óptimos (Fig. 7)

*Informe de la Bolsa de Cereales de Bahía Blanca