"YO"

Cuántas veces escuchamos las palabras tolerancia, inclusión, democracia, representatividad, república… Ecos…solo ecos vacíos del poder concentrado en un enorme Yo recortado ante tanta necesidad insatisfecha de un pueblo.
Un Yo exacerbado que rechaza la opinión de los medios, menosprecia la protesta gaucha y miente la inflación.
Un Yo que critica a la oligarquía que alimentó en estos años y generó pobreza en los sectores más vulnerables.
“Ego, ego, ego”- pregona el eco. Las palabras caen al vacío mientras las banderas se agitan en el interior. Grito desesperado después del silencio.
El Yo poderoso rodeado de bufones oportunistas y generales intervencionistas. Un Yo que quiere estar y no ser. Joyas y cirugías. Ostentación. Niños que mueren. Malas noticias. Todas malas cuando tanto se miente. Yo noventista.

Un Yo derecho que se disfraza de izquierda. Un Yo hambriento de sumisos. Dádivas a pobres y concesiones a poderosos.
“Derechos humanos, justicia y verdad los 365 días del año”, dice el eco encerrado en un callejón.
Un Yo encapsulado en la soberbia. Ceguera de una autoridad prolongada que produce inercia social. No dialoga ni perdona.
Un Yo protagónico que emula a líderes del pasado. Teatro. Actores amantes de la vidriera y el buen pasar.
¿República? ¿Pueblo? ¿Constitución?- repite el eco.
El Yo, no escucha. Está sordo.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.