El pensamiento cooperativo a través de un pionero

Tomás Fasciolo, fue gerente de la Cooperativa Agrícola Ganadera durante 22 años en el período comprendido entre los años 1962-1984. Su trayectoria en el movimiento cooperativo le posibilitó realizar importantes obras para la institución como la edificación de su moderno edificio y las plantas de silos. Además, fue el autor del primer libro de la entidad hace 25 años, cuando la institución llegaba a su cincuentenario.
En esta ocasión, Fasciolo nos dio su opinión sobre el libro de los 75 años de la historia de la Cooperativa y además, reflexionó sobre la necesidad de mantener los valores que dieron impulso al movimiento cooperativo.
-¿Qué le pareció la presentación del nuevo libro?

Creo que va a ser un libro muy bueno porque han contado con mucho material ya que también tuvieron como referencia el libro de los 50 años y documentaciones de la institución. Sólo tengo palabras de agradecimiento porque veo que se han esmerado y preocupado. El libro de los 75 años de la Cooperativa es un libro digno de leer.

-El libro del cincuentenario de la institución que fue de su autoría, es un antecedente al esta nueva publicación. ¿Cómo fue la elaboración de aquel libro publicado en 1983?

Hay una diferencia marcada entre el esfuerzo que han desarrollado ellos y el que me tocó a mí en aquella época. Todo lo escrito en ese libro se logró a través de la búsqueda de información, pero fue un trabajo minucioso porque había que encontrar datos de los primeros años de la Cooperativa. La gente no guarda la historia, no se preocupa por estos temas. A mí me costo mucho concretar el libro de los 50 años.
Los autores del nuevo libro pudieron incursionar otros aspectos históricos y además en la fotografía.

-¿Cómo está viviendo estos 75 años cooperativos?

Estoy muy conforme con el desarrollo de todos los actos y también cada vez uno se afirma más en las bondades del sistema cooperativo, sobre todo como un movimiento social.

-Por estos días la institución está viviendo un momento festivo, pero en una realidad de conflictos y reclamos del sector agropecuario al Gobierno. ¿Qué reflexión nos puede dejar con respecto a esta problemática?

La reflexión es sencilla. La gente en todo orden se va alejando cada vez más de Dios y de los sentimientos cristianos que en otra época imperaban. Hoy la sociedad piensa en el dinero, en el capital, en las apariencias, el poder y en sobresalir. Se olvida de los valores fundamentales entre los que se encuentra el amor al prójimo. Antes de hacer, deberíamos pensar si dañamos a alguien. Estamos en momentos en que la gente no solamente necesita ayuda material sino espiritual. Las personas buscan consejos y orientación. Necesitan que no haya discriminación cuando se llega a cierta edad, que los enfermos sean atendidos, entre otras situaciones. Parte de lo que sucede en la actualidad es porque se han perdido esos valores. Cuan uno lee las crónicas de estos últimos días, vemos que pasan hechos inconcebibles e inaceptables desde todo punto de vista.

-Según su opinión, ¿Cuál es el valor de la mujer dentro del movimiento cooperativo?

La mujer agropecuaria tiene una tarea muy importante por estos tiempos y creo que debe ser un vínculo de unión en la familia. Ella es la gota de bondad cuando algo se está haciendo mal.

-Por último, ¿qué mensaje dejaría a los asociados de la Cooperativa?

Quisiera que en esta celebración hiciéramos una promesa de duplicar el esfuerzo que hicimos nosotros para salvar la institución en momentos de crisis. Tenemos que cuidarla, comprometernos y participar de las asambleas porque siempre hay algo para decir y señalar. No importa a quien señalemos si lo hacemos en la convicción de que lo hacemos para ratificar errores o para cambiar decisiones equivocadas.

-En este mismo sentido es muy importante la participación de los jóvenes…

-La verdad este es un punto sumamente importante aunque un tanto difícil más teniendo en cuenta los momentos que se viven. Hoy los jóvenes no hacen un análisis de la doctrina cooperativa ni se sus estatutos o leyes. Se fijan más en el proceder de los hombres y como en todos lados hay gente que procede mal y ellos no se quieren involucrar. Lamentablemente es un error porque la juventud debe ingresar a las instituciones, pelear según sus convicciones y señalar a quien esté haciendo algo bien o mal.

Entrevista emitida en el programa periodístico “La Brújula” (FM del Lago) conducido por Fernando y Lorena

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.