Entretelones de una conferencia de prensa

Luego de cinco meses, el Jefe Comunal brindó una conferencia de prensa en la localidad de Puan. El jueves pasado fue la primera vez que recibió a todos los medios en su nueva oficina, ahora mucho más amplia y lujosa.
La madera del piso, entre otros elementos, dan cuenta de los cambios decorativos. Su brillo lustrado aporta suntuosidad al lugar, aunque no alcanza a funcionar como espejo de cada paso ejecutivo.
Al ambiente se integran varias luces dicroicas ubicadas en las molduras del cielorraso de yeso. La TV pantalla plana de 34 pulgadas es otro mudo testigo de la innovación municipal.
Las paredes blancas de la sala contienen las palabras que transcurren entre relatos de nuevas adquisiciones y gestiones administrativas. Mientras, y a poca de distancia de la mesa de conferencias, el messenger de Hotmail implora alguna respuesta. Los contactos del mandatario afloran en el escritorio de la notebook. Sus colaboradores se miran y entre señas concuerdan acallar la maquinita que devela alguna comunicación secreta.
Hacia el fondo de la dependencia estatal, las puertas vislumbran salidas en distintas direcciones y también, la cómoda consulta por parte de algunos funcionarios que, en esta ocasión, tocaron la puerta sin advertir la presencia de la prensa.
Casi imperceptiblemente, algunos de los presentes en la sala se preguntaron: ¿Cuánto costó la reforma? Un interrogante que quizás debería haber sido el punto de partida de la rueda de prensa y también un ítem del balance económico municipal.
Tenues interrupciones a las que se adhirió un breve corte de energía eléctrica en el instante que se explicaron los alcances de la reforma tributaria del Gobierno Provincial.
La desaparición de la energía dio un paréntesis al “impuestazo”. Así definido por algunos analistas económicos y que en la conferencia, se vio como una posibilidad de ampliar la coparticipación.
Recaudar, esa es la cuestión. No importan los detalles.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.