Advierten que las radios ilegales de Bahía Blanca y la zona podrán ser clausuradas


El titular de la delegación local de AFSCA (Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual, ex Comfer), Gustavo Mandará, admitió que las emisoras de frecuencia modulada que no cuentan con ningún tipo de autorización para emitir y no participen del Censo de Medios actualmente en marcha, podrían afrontar problemas legales que llegan hasta su clausura y/o el decomiso de equipos.
Si bien aclaró que una medida de esa índole excede a sus facultades y sólo podría ser decidida desde la conducción del organismo que preside Gabriel Mariotto, el funcionario bahiense explicó que en la convocatoria oficial para el relevamiento de todos los medios operativos que se viene llevando a cabo desde el pasado 15 de enero (y se extenderá hasta el 15 de este mes) se advierte que para aquellos medios de comunicación que no tengan habilitación alguna -aunque también se especifica que quienes no tomen parte del mismo- resultarán pasibles de los procedimientos previstos en el artículo 162 de la Ley 26.522 (“Nueva Ley de Servicios Audiovisuales”) los cuales pueden llegar hasta la clausura de las instalaciones y el decomiso de los equipos pertenecientes a estas radioemisoras irregulares.
Por otro lado, se aclaró que la participación de las emisoras en el relevamiento es voluntaria y no vinculante (es decir que no supone la adquisición de derecho alguno).
Un recorrido por el dial bahiense de modulación de frecuencia permite captar más de 60 emisoras, de las cuales menos de la mitad cuentan con el permiso correspondiente, de acuerdo a las normas establecidas por la anterior ley de medios, reemplazada a fines del año pasado por una nueva.
“Creo que para quienes están en situación irregular, lo más conveniente es bajar las planillas desde la página oficial de la AFSCA, llenarlas de acuerdo a las instrucciones que allí se indican de la forma más fidedigna posible y aunque sea así, dar cuenta de su existencia real”, dijo Mandará.
Y agregó que: “Esto no implica que ya pasen a ser reconocidos o estén en igualdad de condiciones que quienes se han esforzado durante muchos años por cumplir con todos los trámites, pero al menos permitirá que sean tenidos en cuenta cuando se proceda a reacomodar la grilla, algo que resulta indispensable dado el desorden imperante”.
Finalmente, el funcionario consideró que no se trata de un tema de censura, si no de sentido común, ya que el dial se encuentra por encima de su límite de saturación.
“En estas condiciones, esta cantidad de radios no caben y el resultado termina siendo perjudicial tanto para oyentes como para las propias emisoras. Si bien la situación en Bahía Blanca es menos compleja que en otros puntos del país, es menester avanzar hacia un reordenamiento y para eso se requiere tanto de la buena voluntad de los interesados como de información precisa sobre sus actividades, algo de lo que hasta aquí, como consecuencia de lo obsoleta que era la anterior legislación, nunca se dispuso”, concluyó.

La Brújula 24

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.