Disertación sobre Alzheimer y Parkinson

El viernes se llevó a cabo la charla informativa sobre las enfermedades de Alzheimer y Parkinson. La disertación organizada por la Cooperativa de Servicios y Obras Públicas de Puan (CSYOP), estuvo a cargo del Doctor Daniel Vilariño, la licenciada en psicología, María Eugenia Balcarce y la terapista ocupacional Ana Luz Galán.

Durante el encuentro, Vilariño brindó una detallada exposición sobre las causas, los síntomas, el tratamiento y la prevención de dichas enfermedades.
En ese mismo sentido, Eugenia Balcarce expuso sobre cómo se alteran los vínculos en el adulto mayor y Ana Luz Galán explicó la importancia del entrenamiento cognitivo.


El Doctor Daniel Vilariño comenzó su disertación hablando de la importancia del Día Internacional del Parkinson, establecido el 11 de abril por la Organización Mundial de la Salud (OMS). “La fecha tiene como objetivo principal que se hable sobre la enfermedad y se informe a la población al respecto. El Parkinson tiene tratamiento y esto lo digo porque muchas veces la gente piensa que no es tratable.
Cuando más precoz es el diagnóstico, más posibilidad hay de mejorar la calidad de vida . Los pacientes pueden tener una expectativa de vida prácticamente igual a la persona que no lo padece”, explicó.
En referencia a los daños de dicha patología, el especialista detalló que “afecta a ciertas partes del tejido nervioso.”
“Los síntomas se dan cuando el 80 por ciento de la estructura neurológica está comprometida. La afección se va dando a lo largo de 20 o 25 años y en esta etapa no hay prácticamente indicios”, describió.
Los primeros indicios pueden ser lentitud y trastornos posturales; se manifiestan cuando las células nerviosas de un área del cerebro conocida como “sustancia negra” mueren o se dañan.
“La enfermedad comienza a producirse cuando estas neuronas dejan de generar una sustancia llamada dopamina que es la encargada de la coordinación, agilidad y postura del cuerpo. La lentitud en el paciente es clave porque puede llegar a hacer las mismas tareas que hacía antes, pero ahora requiere de más tiempo”, dijo Vilariño.
Entre las consecuencias del Parkinson, también mencionó que “puede aparecer dolor en las piernas, calambres nocturnos y problemas para escribir.”
“La afección no sólo provoca dificultades motoras, también genera depresión, afecta las funciones emocionales y cognitivas. Estos factores producen olvidos, pero a diferencia del Alzheimer, el parkinsoniano a través de una clave, puede recuperar la información”,
Acerca de las estadísticas, el médico indicó: “En la Argentina se calculan 80.000 afectados y en relación a esta cifra, quizás en Puan haya unos 40 afectados.”
Para Vilariño, es vital el rol de los familiares en cuanto a captar los primeros síntomas del enfermo y así evitar el avance de la enfermedad. “Pueden comenzar con falta de expresión facial, temblores u observarse pasos cada vez mas cortos al caminar. Manifiestan una tendencia a encorvarse y por ello pueden caerse con facilidad”, alertó.
Otras señales del mal pueden ser: constipación, problemas urinarios y en la actividad sexual, trastornos del sueño, cambios en el humor, sudor inexplicable, modificaciones en la presión arterial y pérdida de olfato.
El Parkinson puede deberse a causas genéticas y ambientales. En cuanto a estas últimas, los estudios indican que hay sectores de la población vulnerables a padecer la enfermedad.
“Afecta a los agricultores porque están relacionados a exposiciones con agroquímicos tanto de insecticidas como de fertilizantes”, afirmó Vilariño.

Temblores: no siempre significan Parkinson

Según indicó Vilariño, hay otros determinantes producidos por medicamentos y problemas vasculares. “Hay drogas utilizadas en psiquiatría que pueden provocar temblores, por eso hay que estar muy atentos al uso de estas medicinas. Los exámenes médicos son importantes para evaluar si la persona sufre Parkinson o tiene síntomas producto de los remedios”, aclaró.
“El temblor no siempre es Parkinson, hay temblores medicamentosos en asmáticos, alteraciones del tiroides producen temblor, el exceso de café”, añadió.

Prevención

El especialista remarcó la importancia de realizar ejercicios físicos, actividades intelectuales y recreativas para prevenir las afecciones neurodegenerativas. “En el Hospital de Clínicas en Buenos Aires, utilizaban el tango para la rehabilitación de los enfermos porque favorece la coordinación de movimientos”, ejemplificó.
En cuanto a este tema, el Dr. Carlos Ruiz (padre), quien trabaja en el Hogar Melvin Jones, narró su experiencia con enfermos de Parkinson. “Es vital el acompañamiento de la familia para la contención afectiva. Esto hace que estén motivados a nuevas iniciativas y estimulen sus vías cognitivas.”

Alzheimer:

Acerca de esta enfermedad, el doctor Daniel Vilariño dijo que “no tiene curación” y sus características principales son la pérdida de volumen en el cerebro, porque manifiesta un elevado porcentaje de neuronas atrofiadas.
“Esto hace que las personas pierdan las funciones de la memoria, atención, lenguaje. En cuanto a su origen, hay más especulaciones que certezas, puede ser por depósitos proteicos o causas genéticas, pero en realidad se desconocen”, detalló.
“El Alzheimer afecta la memoria reciente y provoca entre otras cosas, la pérdida de la capacidad de nominar elementos”, añadió.
Cuando las fallas del olvido y en el lenguaje se agravan, se produce la demencia. “Estos factores afectan el desenvolvimiento de la persona, provocan cambios en la personalidad y la pérdida de independencia”, describió Vilariño.
“Pierden habilidades en las tareas domésticas, en el trabajo, presentan dificultad para encontrar las palabras al expresarse y repiten comentarios. Otra característica típica, es que guardan cosas y después no saben a donde están. Les lleva tiempo encontrarlas y esto les quita desenvolvimiento”, explicó el especialista.
Otra señal de alerta es cuando la persona empieza a perder interés por su entorno, se muestra más pasiva y apática.
“La familia es quien da el puntapié inicial en la detección de estos cambios de personalidad. El Alzheimer es un socio de la vejez, la edad torna susceptible a la persona de padecerlo. Cuando más educación reciba durante la vida, más protegido estará, aunque esto no significa que en algún momento padezca la enfermedad, pero quizás la sufra más tarde. La persona que tenga más conexiones sociales, está más protegida.”

Alertas

El médico tomó como ejemplo las luces del semáforo para explicar los tres momentos del deterioro cognitivo.
“La luz amarilla indica el deterioro cognitivo leve, no sabemos si se va a quedar ahí, si va a ser Alzheimer o si puede mejorar. La luz verde es el envejecimiento normal, yo no puedo pretender que una persona mayor recuerde como a los 27 o 30 años, no puedo esperar que una persona mayor corra, pero si que camine. Lo que no quiero es que ande en sillas de ruedas, lo mismo ocurre con la memoria, hay una determinada expectativa de memoria. Ahora si está por fuera de lo normal, hay que activar la luz roja”, dijo.
Luego rescató la importancia de la planificación en la vida diaria dentro de la familia. “Al principio puede ser un drama para la familia, pero la organización es fundamental. El enfermo requiere más control durante la etapa final del Alzheimer porque olvidan cómo comer, cómo caminar y llegan a la dependencia absoluta,” relató.

Cómo prevenirlo

Para su prevención, Vilariño aconsejó la atención primaria de la salud: “Hay que controlar la presión y la diabetes. La persona tiene que estar activa, tratar de aprender cosas nuevas como computación, un idioma o el manejo de un celular.”
“Hacer gimnasia, actividades artísticas, evitar el tabaco y el abuso de alcohol, actividades artísticas, aprender a manejar un celular, un electrodoméstico, aprender un idioma”, añadió.
Si bien es cierto que el saber no ocupa lugar, también el exceso de información puede afectar nuestra mente, en tiempos donde todo es más complejo hay que saber la clave para el cajero, la tarjeta, la cuenta de Internet, etc.
“Otros enemigos de la memoria son la ansiedad y la depresión. Muchos fármacos que se utilizan para la depresión o los nervios, deterioran la memoria”, detalló.
Por último, Daniel Vilariño, recordando la frase del teólogo Thomas Chalmer, dejó al público quizás una de las recetas más efectivas para vivir mejor: “La dicha de la vida consiste en tener siempre algo que hacer, alguien a quien amar y alguna cosa que esperar.”

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.