El licenciado Orlando Gutiérrez expuso sobre "El Bicentenario: los valores de ayer y la familia de hoy"

La charla organizada por Hogar Rural Puan y la Dirección de Cultura, abordó temas relacionados con la búsqueda de la identidad nacional; las dificultades que debieron afrontar los protagonistas de la Revolución de Mayo; los próceres idealizados y los líderes que necesitamos; liberación o dependencia y la familia como sostén de la Patria, entre otros.

Durante la entrevista, el licenciado Orlando Gutiérrez recordó haber sido un asiduo visitante y expositor de charlas educativas en la Cooperativa Agrícola de Puan.
“He venido durante muchísimo tiempo a esta casa porque trabajé en la Asociación de Cooperativas Argentinas. Aquí en esta misma casa, hemos organizado muchísimos encuentros para docentes, jóvenes y estudiantes. Ahora no vengo con tanta frecuencia porque estoy en el INTA desde hace diez años”, explicó.
Acerca del eje temático de la disertación, Gutiérrez dijo: “El tema da para ponerle el título a muchas cosas. Si lo que voy a presentar hoy de alguna manera puede ayudar a estimular la participación, la reflexión y la crítica, me sentiría muy contento.”

“Nosotros hablamos de las cosas que se dicen y a veces generalizamos diciendo frases como “la gente es así” o “la gente opina de esta u otra manera”. Mi objetivo es rescatar de todos estos doscientos años de historia, aquellos elementos que nos puedan ayudar a pensar que vale la pena seguir trabajando, no sólo hablando de la historia sino del presente y sobre todo del futuro que queremos construir”, consideró.

En relación al panorama actual de nuestro país, el licenciado en Psicología y Psicopedagogía, opinó: “Estamos atravesando un momento recurrente en la historia argentina y que es la crisis.
Y qué coincidencia, porque la crisis es lo que nos permite crecer. Si los jóvenes, las familias y las instituciones no superan estas situaciones, quedan aletargadas, sin ánimo y energía.”
“La persona esta permanentemente en crisis y es ella la que nos hace definir también las posturas. Es cierto que hay un gran riesgo y es pensar que, todos los que no piensan como yo, están equivocados.
Esto ya lo pasamos en nuestro país y desapareció gente porque no pensaba parecido. Por ello murieron personas, otras se tuvieron que ir a Europa para poder recuperar parte de su identidad. Esta es una etapa muy difícil pero lo bueno es que nos toca vivirla a nosotros”, expresó.
Para el especialista, la familia y la educación cumplen un rol fundamental en el desarrollo de una nación. “Nos da sostén, seguridad, contención y es la catapulta que nos lleva a un país mejor. La familia que se compromete con sus vínculos y con la educación no deja librado a que los “filósofos de la televisión” como Carlos Fort, Susana Giménez o Mauro Viale, nos digan cómo tenemos que vivir”, afirmó.
También rescató el concepto real de libertad y dijo que “es la posibilidad de hacerse responsable de nuestras propias decisiones.”
“No es hacer lo que se me ocurra, porque yo no tengo el derecho a faltarle el respeto a los demás. No tengo derecho a quedarme con algo de mi entorno ni siquiera con su silencio. No puedo poner música al volumen que a mí me guste, cuando a alguien le puede molestar. La libertad se construye y hay que disfrutarla”, indicó.
En referencia a la educación de antes y ahora, Gutiérrez reflexionó: “Nosotros nos pasamos diciendo que el proceso educativo de hoy no es como el de nuestra época. Bueno, yo soy egresado de la escuela de antes, era buena educación, pero soy maestro ahora.”
Al final de la entrevista, recató la importancia de valorar a aquellas personas que dan su tiempo para mejorar la situación del país sin pretender nada a cambio.
“Mas allá de toda la gente mala que ustedes puedan encontrar en el país, en las comunidades, en los políticos, gobernantes, docentes y familias, siempre hay gente buena trabajando en las instituciones o como voluntarios en comedores escolares, que no saben como van a dar de comer a los chicos y, mágicamente por producto de la fe y la solidaridad, consiguen colaboración.
Creo que estamos a veces aturdidos y no sabemos qué hacer para estar más cómodos, pero la vida no es para sentirse más cómodos sino para pelearla más”, concluyó.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.