Ganó, goleó y gustó

El equipo de Diego Maradona salió desde el comienzo del partido mejor parado que el equipo coreano, y manejó la pelota en los primeros 45 minutos. Si bien no sufrió defensivamente, tampoco generó muchas situaciones de gol, y el mayor peligro llegó de las pelotas paradas.
El primer grito de la Argentina llegó a los 17 minutos, con un tiro libre desde el sector izquierdo, por un foul a Di Maria. Messi fue el encargado del tiro libre, envió un centro al medio del área que no llegó a cabecear Demichelis, y el gol llegó gracias a que Park Chu Young la punteó contra su arco.
Era 1-0 para la Argentina, y Corea tuvo la jugada de mayor peligro con un tiro desde afuera de Ku Sung Yueng que salió por arriba del travesaño. Tevez estuvo cerca del segundo con un tiro libre que se fue apenas arriba. A los 22 minutos Maradona tuvo que hacer un cambio obligado: Burdisso por Samuel, que se fue lesionado.
A los 32 minutos llegó el segundo. Después de un tiro libre, Maxi Rodríguez envió un centro que peinó Burdisso, y por atrás llegó Higuaín. El delantero cabeceó de pique al piso y desató el segundo festejo de la selección.
Después de una gran jugada de Messi, que se fue apenas afuera, la Argentina parecía que se iba al descanso con el 2-0, pero en la última llegó el descuento de Corea. Tras un error de Demichelis, quedó Lee Chung Young mano a mano con Romero y no falló. El gol coreano llegó por un error de la Argentina, que se fue al entretiempo con la preocupación del error final.
El segundo tiempo, mostró la superioridad de juego de Argentina, y además consolidó a Higuaín como el artillero del mundial. A los 76 minutos, el pipita tomó una pelota que, impulsada por Messi, rebotó en el palo del golero coreano y la empujó para poner el 3 – 1.
Cuatro minutos después, otra vez Higuaín que aprovechó con su cabeza un sutil pase de Agüero, para ponerle cifras definitivas al encuentro.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.