Historias de desamor, interpretadas con humor

El domingo se vivió en Puan una noche de comedia con la presentación de la obra “Rotos de Amor” del Teatro Auditorium de Mar del Plata.

La obra, auspiciada por el Instituto Cultural de la provincia de Buenos Aires, formó parte de las actividades organizadas por la Dirección de Cultura para el mes de Junio.

El elenco de “Rotos de amor” dialogó con Todas las Voces a minutos de su debut.
Mientras daban el último retoque al vestuario fueron presentándose y describiendo cada uno de sus personajes.
Néstor Grotadura, premiado con el “Estrella de Mar” al mejor actor, contó: “Yo hago el personaje del mudo y me llevó mucho trabajo porque precisamente hago de mudo-dijo entre risas- pero me ha facilitado dentro del grupo estar en el escenario y ver muchas cosas que ellos nos ven.”
Marcelo Goñi por su parte describió: “En la obra interpreto a Marcelo Rodríguez, otro de los Rotos de amor. Estoy contento de estar acá en Puan, hace cinco meses que empezamos con la obra y esperamos poder recorrer varias ciudades más. Es un espectáculo que gusta y tenemos ganas de que lo vea mucha gente.”
Daniel Coelho, dijo que su personaje es el de Berlanguita y en cuanto a la obra explicó: “Son cuatro tipos que sufren desamores de distinta naturaleza y que lo expresan en esta obra. El público femenino se enternece por momentos y en otros ríe porque el relato tiene un humor permanente. Esto hace que la gente pase un momento grato. Creo que de eso se trata el teatro.”
El actor también habló de los premios recibidos: “Tuvimos cuatro nominaciones a los Estrellas de Mar y dijimos “bueno, una nos ganaremos”. Finalmente para nuestra sorpresa fueron dos, así que estamos muy contentos.”
Pablo Milei, describió su rol diciendo: “Mi personaje se llama Artemio, es el mejor logrado y más querido (risas). Artmio es voluble, más suave y sensible.
En cambio, el personaje machista de la obra es Marcelo Rodríguez, aunque también muestra su lado más frágil.”
“Comparto al igual que mis compañeros que estamos muy bien con la obra. Es una comedia que funciona y la gente la pasa muy bien,”agregó.
Por último, consultados por cuál era el mensaje de la comedia, los actores coincidieron en que “no se puede vivir sin amor”. Y a esta frase, Daniel Cohelo completó: “No hay nada más ridículo que un hombre enamorado.”

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.