Club Sarmiento dejó al Verdirrojo sin aspiraciones

Deportivo Sarmiento se quedó afuera de la definición después de perder por Club Sarmiento por 2 a 1. El equipo de Suárez nunca le encontró la vuelta al partido y cayó ante un elenco pigüense que mostró su oficio.

(Por Eduardo Luongo – Foto Fm de la Ciudad) Club Sarmiento enterró las esperanzas de Deportivo Sarmiento en el Torneo Apertura. El verdirrojo, que fue una sombra del equipo que jugó hace una semana ante Automoto, cayó sin atenuantes, ante un conjunto pigüense que hizo un planteo inteligente y exhibió su mayor rodaje para jugar este tipo de partidos.
Como en la final de la temporada 2009, ante Deportivo Argentino, otra vez Deportivo Sarmiento sucumbió en una definición ante un conjunto de la ciudad de Pigüé.
En el primer tiempo hicieron muy poco para entusiasmar a las tribunas. Club Sarmiento se cuidó más de lo que arriesgó. Deportivo Sarmiento tuvo más el control del balón, pero no encontró profundidad ni claridad.
Así se vio un partido chato, casi sin emociones, por momentos para el bostezo. El conjunto pigüense se paró bien arriba, con la idea de no dejar armar al conjunto dirigido por Carlos Javier Odriozola.
La propuesta, que contó con el buen trabajo de Pomiés, Kent y Mercuri en el medio, le rindió sus frutos al decano pigüense. Deportivo Sarmiento tuvo enormes problemas para progresar con claridad. Claro está que el conjunto suarense no tuvo las facilidades que le sirvió en bandeja Automoto, una semana atrás, en la cancha de Sarmiento.
En medio de los nervios y las equivocaciones, un remate defectuoso de Lang se convirtió en el primer intento más o menos serio del encuentro. Sarmiento también probó de afuera con un tiro de Kent que se fue muy alto.
Deportivo Sarmiento, pese a las barreras que encontró para asociarse en la cancha, al menos insinuó un poco más. Un buen anticipo de Andersen a los 19, en un córner de Navarro, casi se convierte en el primer gol.
Después el verdirrojo consiguió tener un poco más la pelota y jugar más cerca del área de Sarmiento. Sin embargo, se juntaron Oser y Pomiés, de lo más rescatable del pigüense, por la derecha. Llegó el centro, Santaella se pasó de largo por el medio y Ávila en el segundo palo remató apenas alto.
Sarmiento no se movió de su libreto. Mucha presión y despliegue en el medio y a esperar la oportunidad arriba. Teniendo menos la pelota fue el conjunto albiazul el que tuvo las mejores oportunidades para convertir. En una jugada que nació otra vez por la derecha del ataque sarmientista, no llegó a conectar Mercuri y Ávila, en el corazón del área, otra vez se perdió el gol.
Encima del poco ritmo que tenía el cotejo, a los cinco minutos del complemento, el juego se paró por el incendio de serpentinas que habían arrojado los hinchas verdirrojos.
Pero no sólo se encendieron los papeles. En la cancha también se encendió el juego de Sarmiento que en el inicio de la etapa complementaria mostró los dientes con mayor decisión.
A los 7 un tiro de Pomiés en el área, después de una combinación con Oser, murió en la parte externa del arco, cuando muchos gritaron el gol.
A diferencia de su rival, Deportivo Sarmiento no cambió la sintonía, siguió adormecido y lo pagó en la red. Oser armó una jugada bárbara, limpió el camino y metió el balón en el área para Adrián Pomiés. El volante resolvió con otra genialidad. De espaldas al arco, con una chilena dejó clavado a Bauer, que vio como el balón se le metía.
El conjunto de Marcelo “Lili” Litre se agrandó. Jugó mejor, agarró más la pelota, se hizo dueño del trámite y volvió a golpear.
El ingresado Vigouroux, que tuvo a maltraer a Arce, armó una jugada bárbara, la pelota le quedó a Oser, rebotó en Bauer, tampoco Andersen la pudo sacar en la línea y Alan Paz, que entró tocando pito desde atrás, la mandó al fondo del arco.
En una de las pocas que tuvo el verdirrojo, el “Chicho” Ferreyra, que estuvo lejos del nivel que supo mostrar en otros encuentros, casi sorprendió a Litre, que tuvo que esforzarse para sacar abajo.
Con el 2-0 y más espacios para contragolpear Sarmiento empezó a manejar el partido como más le convenía. En una contra Oser se jugó la personal y definió de emboquillada, pero la pelota pegó en el horizontal y se fue por arriba.
A Deportivo Sarmiento no le salía una. No encontraba los caminos y la búsqueda de Lang, que estuvo bien marcado, empezó a ser un recurso desesperado ante la ausencia de recursos individuales y colectivos. Ni siquiera el ingreso de Lupardo le aportó al verdirrojo la cuota de lucidez que le hacía falta.
Después de una clara mano de Leonardo Sánchez, que pareció penal –Gadea juzgó que no hubo intención—, en la réplica el pibe Vigouroux, que le aportó mayor explosión y atrevimiento a los ataques sarmientistas, hizo estrellar el balón en el travesaño.
Sarmiento estaba para el tercero. Pero Cristian Palacio, que empujó a su equipo hacia adelante, casi anota el descuento. El capitán verdirrojo buscó el ángulo desde afuera, pero la mano de Litre se interpuso para sacar la pelota al córner.
En medio de la búsqueda desenfrenada del equipo suarense, Palacio tuvo otra situación cuando cabeceó un centro de Lang y cuando la pelota se metía, Pomiés alcanzó a salvar sobre la línea.
Pero cada contragolpe era un cheque en blanco para los atacantes de Sarmiento. Para colmo los defensores verdirrojos durmieron la siesta en una corrida de Vigouroux, pero Bauer por suerte para su equipo estuvo atento para tapar el tiro del incisivo delantero.
En tiempo de descuento, Litre salió muy mal en un centro, Ferreyra la volvió a poner en el área y Luis Lupardo, de cabeza, anotó el descuento. El gol despertó alguna esperanza a los hinchas verdirrojos en el poco tiempo que quedaba, pero el pitazo final de Gadea sentenció la suerte del equipo de Odriozola, que ahora deberá esperar el Clausura para tener revancha.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.