El Círculo Italiano Puanense propuso el nombre de “Padre Lamberto Francioni” a una calle de la localidad

La iniciativa de la institución italiana ingresó al Concejo Deliberante a través de un proyecto presentado por el Departamento Ejecutivo a fin de reconocer la labor realizada por el sacerdote en la localidad de Puan.

En las consideraciones de la ordenanza se detalla que “el Círculo Italiano Puanense solicitó la imposición del nombre Padre Lamberto Francioni a la prolongación de la calle Ingeniero Ebelot entre Catriel y el ingreso al predio de la Fiesta Nacional de la Cebada Cervecera; además de la construcción de un monolito con placa alusiva.”
En ese mismo sentido, el Ejecutivo argumenta que “este cura párroco desarrolló una fecunda y extensa labor material y espiritual durante más de 25 años en nuestra comunidad.”
Finalmente, el proyecto fue aprobado por unanimidad.

Las fundamentaciones del Círculo Italiano Puanense

El petitorio fue realizado por los socios de la institución Carlos Alberto Malvicini y Carlos Alfredo Arcucci con las siguientes fundamentaciones:

1) Suponemos que para un homenaje o reconocimiento de la naturaleza que planteamos lo más acorde sería que la calle a designar tuviera relación con la tarea, funciones y/u obras realizadas por quien se pretende homenajear. No obstante ello creemos que no es justo ni correcto cambiar el nombre a ninguna calle, pues debemos ser respetuosos de las decisiones y las razones que en su momento motivaron que así sea.
2) La calle a que hacemos alusión en nuestra petición si bien es la prolongación natural de la Av. Ing. Ebelot, en el tramo citado está fuera de la zona urbana de Puan y a la fecha carece de nombre por lo que consideramos que, a semejanza de Av. Islas Malvinas y camino Pichihuinca, es susceptible de que se le imponga uno.
3) Ha querido la coincidencia, el azar o la Divina Providencia que el lazo al que aludimos en el punto 1) para el caso del Círculo Italiano Puanense este dado por la proximidad del predio “Terra Nostra” a la arteria en cuestión. Si bien este no linda con la misma, no debemos olvidar que es un anhelo institucional poder contar con toda la propiedad de la Quinta 103, por lo que no se debe perder la esperanza de que en el futuro esto se pueda lograr.
4) Fiel a su condición de origen, a la prolífica labor del ministerio sacerdotal que el Padre Lamberto Francioni desarrolló en nuestra localidad debemos agregarle además los intentos que lo tuvieron por protagonista -de los cuales muchos aún somos testigos- por reflotar la extinta Sociedad Italiana.
5) En cuanto a la Fiesta de la Cebada Cervecera el vínculo nace, podríamos afirmar, con los orígenes de ella. Recordemos que fue en las postrimerías de 1973 cuando se decide organizar el primer Festival Provincial de la Cebada Cervecera que se llevó a cabo los días 9 y 10 de febrero de 1974 y que para entonces el padre Lamberto Francioni no hacía mucho que se había establecido en la localidad. Fue miembro primigenio de la Comisión Honoraria y tuvo a su cargo impartir la Misa de Campaña en las instalaciones del ex Balneario Municipal, siendo este el acto con el cual se dio inicio al interesante programa que se había elaborado para esa primera ocasión. Por el incondicional apoyo recibido durante tantos años, la comisión encargada de esta celebración lo designó Presidente Honorario de la misma, he hizo pública tal decisión el 26 de noviembre de 1999 durante el acto del lanzamiento oficial de la edición Nº 16 correspondiente al año 2000.
6) Se debe tener presente algunas fechas que hacen que esta propuesta requiera quizás mayor consideración en estos tiempos que se avecinan, descontando por supuesto la que le cabe al hombre cuyo nombre deseamos se perpetué. Ellas son: en primer lugar los diez (10) años de su fallecimiento, ocurrido el 6 de agosto de 2000 y, en segundo término, la vigésima quinta edición (25°) desde que la Fiesta de la Cebada Cervecera ostenta el carácter de Nacional, hecho que ocurrirá con la próxima celebración programada para el jueves 6, viernes 7, sábado 8 y domingo 9 de enero de 2011.
Nuestra intención, de hallar eco favorable, es que sea el Círculo Italiano Puanense quien haga propia esta iniciativa, atento a los antecedentes que sobre el tema de imponer el nombre de este sacerdote se ha barajado y obran en el seno de esa institución (ver Acta n° 5 de fecha 3 de junio de 2005, punto 9 folio 69) y gestione, ante el Honorable Concejo Deliberante, la correspondiente sanción de la ordenanza que así lo ordene.
Dejamos a su criterio la libertad para disponer de los fundamentos esgrimidos como así también de informar de la presente a las autoridades de la Fiesta Nacional de la Cebada Cervecera y requerir de ellas su respaldo a la inquietud planteada.

Reseña del Padre Lamberto Francioni

“Dios conoce todo, pero es bueno que lo sepan también los hombres, especialmente las generaciones futuras”.

El padre Lamberto Francioni nació en Pesaro, Provincia de Le Marche (Italia) el 27 de noviembre de 1933. A los once años perdió a sus padres, víctimas de los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, por lo que fue criado por sus tíos en Recanati.
A los 14 años ingresó al seminario de los franciscanos, con una firme idea misionera. Allí realizó estudios secundarios, filosóficos y teológicos. En 1960 profesó los votos solemnes de obediencia, castidad y pobreza, siendo ordenado sacerdote de la Orden Franciscana Menor el 18 de marzo de 1961.
Ejerció su ministerio en la Parroquia Franciscana de la ciudad de Fano (Italia) y en 1965 pidió autorización para desplegar su apostolado en la Argentina, a la que arribó el 11 de noviembre de ese año.
El 27 de noviembre de 1965 llegó a Bahía Blanca y comenzó a desarrollar su tarea evangelizadora en la Parroquia San Francisco de Asís de Villa Loreto que pertenecía a la Custodia de Tandil dependiente de la Provincia Picena San Giacomo de las Marcas (Italia).
En esta ciudad estuvo más de 8 años en los que impartió catequesis, fue capellán del Hospital Penna y asesor del grupo scout, dejando tras su paso el recuerdo de su generosa entrega y numerosas amistades.
En los últimos días del mes de marzo de 1973 llega por primera vez a Puan, integrando una comitiva de franciscanos formada por el padre Leonardo Taselli –superior provincial proveniente de Italia-, Danilo Monachesi y Ángel Capparella con el objetivo de tomar contacto con las autoridades locales ante la posibilidad de conseguir una donación de terreno donde erigir un Centro de Espiritualidad Mariana o Centro Mariano de la Guardia de Honor del Inmaculado Corazón de María.
De junio a agosto de 1973 realiza, junto al padre Pascual Di Saverio, una Misión de evangelización en varios barrios y localidades de la Parroquia de Monte Quemado (Provincia de Santiago del Estero).
Es durante este último mes que los franciscanos comienzan a visitar provisoriamente la Parroquia Inmaculada Concepción de Puan. El primer sábado lo hace el padre Juan Venanzoni, los dos últimos el padre Lamberto Francioni y durante septiembre es el turno del padre Antonio Giacomello.
Desde octubre de 1973 y hasta marzo de 1974 lo hace el padre Lamberto Francioni con el título de Vicario Sustituto.
El 1 de marzo de 1974 y luego de la autorización del Gobierno de la Provincia Religiosa Santiago de la Marca, la Custodia Franciscana de Tandil acepta el ofrecimiento realizado por el Arzobispo de Bahía Blanca de hacerse cargo de la Parroquia de Puan destinando a dicha casa al padre Lamberto Francioni con el cargo de Superior y Párroco.
Con fecha 9 de marzo del mismo año el propio Arzobispo de Bahía Blanca, Monseñor Jorge Mayer, expide el decreto de su nombramiento como Párroco y el 3 de abril preside una Santa Misa concelebrada por 22 sacerdotes durante la cual se lleva a cabo la ceremonia de toma de posesión de la Parroquia.
A raíz de su precaria salud, el 26 de noviembre de 1999 renuncia como párroco para regresar a su tierra natal.
Tedioso sería enumerar las innumerables obras materiales llevadas a cabo y sólo sabe Dios cuántas más de carácter espiritual hizo. Por eso a modo de síntesis solo diremos que durante todo ese tiempo desplegó una fecunda y dilatada labor reanimando la comunidad parroquial e incrementando la actividad apostólica y, junto con el padre Pascual Di Saverio, su escudero inseparable, fue, según sus propias palabras, “testigo ocular de todos los pasos que se dieron desde el principio para concretar el proyecto del Centro Mariano”.
El 26 de noviembre de 1999 durante el acto del lanzamiento oficial de la edición Nº 16 correspondiente al año 2000 de la Fiesta Nacional de la Cebada Cervecera, la comisión organizadora lo designa Presidente Honorario y días más tarde, el 29 del mismo mes, la comunidad puanense en un gesto de agradecimiento le brinda una despedida en su honor haciéndole entrega del cariño cosechado a lo largo de más de 25 años de labor, reconociéndolo como Ciudadano Honorario y Benemérito por Ordenanza 2343/99.
Falleció en San Marino el 6 de agosto de 2000, después de soportar con entereza y entrega a Dios una larga enfermedad.

Fuentes:

1.- La Custodia di Tandil. Storia, de P. Pompeo Massei O.F.M.
2.- Presencia. 50 años de Franciscanismo en Bahía Blanca, de Susana María Eugui de Mattioli y Diego Ernesto Fonseca.
3.- 130 años caminando con Jesús y con María. Historia de la vida religiosa católica de Puan, de Tomás Bartolomé Fasciolo.
4.- Síntesis Histórica de la Custodia de Tandil dependiente de la Provincia Picena San Giacomo della Marca (Italia) recopilada por el padre Lamberto Francioni O.F.M. con material extraído de las crónicas de las Casas y de las Actas de la Custodia.
5.- Crónica de la Vida Parroquial y Casa Religiosa de Puan.
6.- Expediente del Honorable Concejo Deliberante de Puan Letra “I”, nº 159 del año 1999.
7.- Artículos periodísticos publicados en La Nueva Provincia y Nuestra Familia.
8.- Conocimientos y apuntes de quienes suscriben.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.