Los municipales de Suárez endurecieron la protesta y hasta los acusan de haber mordido a un policía

Moccero denunció intento de golpe de estado. El reclamo de los trabajadores contempla un 40% de aumentos.
Hasta el contador municipal está de paro.

El conflicto se agravó este lunes, y debió intervenir la justicia, cuando un grupo de empleados intentó entrar al despacho del Intendente.
La violenta reacción habría surgido cuando el jefe comunal les impuso el descuento de los días no trabajados. Desde el Sindicato, denuncian que el intendente demora las negociaciones para destrabar el conflicto.

Sobre el estado de la negociación con el Sindicato de Trabajadores Municipales, el Intendente Ricardo Moccero indicó que el lunes no fue aceptada la suma fija como lo propusimos, entonces estuvimos de acuerdo que todo vaya al básico, pero aclaramos que para firmar el acta se debían descontar los días no trabajados, esto estaba dentro de la conciliación obligatoria”, expresó sobre la el acta que no se firma ante la Delegación Regional del Ministerio de Trabajo.
Sobre los incidentes ocurridos alrededor de las 13 horas del 28 de junio, en el Palacio Municipal señaló que “esto colmó todo, hubo atropello, injurias, ofensas, quisieron ingresar de prepo al despacho municipal y hubo un forcejeo con la Policía, hasta mordieron a un agente de Policía. Así no.
Por eso informamos a la fiscalía para que actúe en consecuencia, por este motivo habrá procesados e inclusive con el cargo de privación ilegal de la libertad”.
El Jefe Comunal recordó: “no pudimos salir del despacho, estuvimos en la Municipalidad desde las 7:00 de la mañana hasta las 5:00 de la tarde”.
“La Fiscalía ya intervino, hay actuaciones penales en marcha y quienes agraviaron tendrán que responder ante la Justicia”.
Sobre el estado de situación el Jefe Comunal dijo “Aquí hay gente descontrolada, no son muchos 50 o 60, pero de esta manera no seguiremos conversando”.
“Esto no tiene arreglo, se terminó, de ninguna manera voy a permitir que me insulten o me atropellen a mi, y a los delegados y funcionarios del gabinete”.
“Perdonaremos el presentismo y la asistencia perfecta pero de ninguna manera las jornadas no trabajadas, se abonarán los sueldos y el medio aguinaldo el 1 o 2 de Julio, pero con los días descontados por no trabajar, pueden optar o no por firmar el acta, pero la resolución no tiene marcha atrás”.
“Este no es un conflicto laboral, es una cuestión personal, ya habían arreglado por el 10% al básico y después alguien activó el conflicto para solicitar el 20%, así no seguimos más, debo gobernar para todos y tengo el apoyo de la población”.
Más adelante Móccero desde Huanguelén expresó: “Hay gente que quiere hacer un golpe de estado municipal, yo me pregunto ¿por qué (el lunes) no se apareció ningún Concejal de la oposición?, lo que sucede es que buscan rédito político”.
“Con este paro se retrasa todo, no cobran los proveedores, las obras no avanzan, si hasta el área contable tiene inconvenientes por que el Contador esta de paro cuando no lo tiene permitido porque es un funcionario de ley”.
“Esto se terminó, no permitiremos que esto suceda, si pretenden resolverlo tendrán que hacerlo a nivel ministerial y deberán responder ante la justicia por estos atropellos que ha recibido este intendente”, concluyó Ricardo Móccero.

La voz de los municipales

Como en una novela de enredos, Rubén Allende, Secretario General de los Trabajadores Municipales, aseguró que “ahora es el Intendente quien no quiere firmar el acuerdo y está dando vueltas para que no regresemos al trabajo”
Esta semana, antes de una asamblea general con todos los trabajadores y, cuando esperaban que el Intendente concurriera a la sede local del Ministerio de Trabajo para firmar el acuerdo, posibilitando que los agentes municipales vuelvan a su lugar de trabajo mientras siguen las negociaciones por acercarse al 40% pretendido por los trabajadores.
Explicaron que con el millón ochocientos mil pesos se llega a un aumento al básico del 10%. “Esto se lo transmitimos al Sr. Intendente hace una semana y media atrás y desde entonces no hemos logrado que concurra a la Delegación de Trabajo para firmar el acuerdo. Ahora se ha encaprichado en descontarnos los días no trabajados, cuando está desconociendo que aquí medió una conciliación obligatoria de un total de 20 días hábiles, dentro de los cuales él no acercó ninguna propuesta, por lo que es inadmisible que ahora pretenda descontar los días no trabajados, violando el derecho a huelga que tenemos los trabajadores”.
Los dirigentes sindicales pidieron al Ministerio de Trabajo que siga con su tarea de árbitro en este conflicto y “así como en su momento Móccero pidió la conciliación obligatoria y la misma nos fue inmediatamente aplicada, ahora esperamos que la Delegación local logre hacer que el Intendente firme el acuerdo, respetando el no descuento de los días no trabajados”.
Y coincidieron en expresar que “los trabajadores no volvemos a nuestros puestos de trabajo si no hay firmado un acuerdo escrito. Ahora es el Intendente quien está demorando para que retornemos a la normalidad, para seguir gestionando nuevos aumentos”.

Fuente La Nueva Radio Suárez

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.