Saquemos la basura cuando corresponde

Muchas veces nos quejamos del accionar del Estado y criticamos a los gobiernos por diferentes motivos.
Pero también somos nosotros los responsables de ciertas acciones, gestos y actitudes que con un poco de lógica y respeto por el pueblo en que vivimos, no tendrían razón de ser.
Por ejemplo, si el recolector de residuos o basurero, como quieran llamarlo, anuncia su paso un domingo a partir de las 15 horas, no saquemos la basura un sábado al mediodía, cuando bien sabemos que no pasa.
Si la ponen en un canasto, la visión de la bolsita luce anti estética y afea el paisaje urbano. Si la depositan en el suelo, el riesgo es aun mayor, porque puede ser atrapada por un perro que, por instinto procederá a destrozarla, dejando esparcidos restos de desperdicios en calles y veredas. Y si el perro tiene la suerte de encontrar un canasto abierto, el desparramo vuelve a repetirse. Entonces, uno termina juntando la basura del vecino, siendo involuntarios testigos de sus costumbres alimentarias e higiénicas.
Otro tema es el de los perros sueltos que son posibles por la existencia de dueños desaprensivos o despreocupados. Pero esa cuestión será para analizar en otro momento.
Por eso, hasta dos horas antes que pase el camión, podemos sacar la basura, recordémoslo y colaboremos.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.