Un diputado provincial pretende que los kioscos de las escuelas vendan sólo bebidas dietéticas


El legislador radical Aldo Mensi presentó un proyecto de declaración el cual tiene por finalidad –según expresó– ser una herramienta destinada a crear conductas sanas de alimentación.
El legislador señaló que estudios recientes han demostrado que los niños y jóvenes con mayor frecuencia en sus dietas diarias consumen gran cantidad de gaseosas, también los mismos estudios han demostrado que el insumo de este tipo de bebidas es un factor clave en la obesidad infantil, debido a su alto contenido en azucares.
Según Mensi, desgraciadamente la obesidad se está convirtiendo en una epidemia a nivel mundial, cuyo crecimiento registra un avance permanente que cada vez afecta a más familias, la gravedad del crecimiento de tal enfermedad ha llevado a que los profesionales sanitaristas deban analizar pormenorizadamente los hábitos y las costumbres dietéticas propias de la edad, además de las aprendidas y transmitidas por los padres o por los abuelos, a fin de conocer el desarrollo de la obesidad. En tal sentido los especialistas han demostrado que las bebidas azucaradas o zumos, contribuyen en gran manera al incremento de la obesidad.
“Debo mencionar que una botella pequeña de gaseosa contiene: agua carbonatada, saborizantes naturales y artificiales, un poco de cafeína y alrededor de 17 cucharadas azúcar, que juntos suman unas 250 calorías, si bien las gaseosas comunes no son la única causa de obesidad entre la gente joven, definitivamente está demostrado que el consumo de las mismas ayudan a que nuestros jóvenes sean víctimas de la obesidad. Especialistas de la Universidad estatal de Louisiana han llevado adelante importantes estudios que demuestran acabadamente la injerencia de las gaseosas comunes en la obesidad. En tal sentido la doctora Melinda Sotern ha descubierto que muchos niños con obesidad severa, que visitan su clínica “se beben las calorías” en tal sentido relata que una niña de nueve años que pesaba 136 kilos, cuando llego a su consultorio la madre le manifestaba que su hija no comía mucho por lo cual no entendía porque su hija era tan obesa, para esto la doctora procedió a interrogar a la niña y la misma le manifestó que tomaba habitualmente entre 4 o 5 gaseosas lo que representaba unas 1000 a 1250 calorías diarias”, citó Mensi en sus Fundamentos.
Según las investigaciones realizadas por el Diputado actualmente en lugares como en Miami se ha prohibido la venta de gaseosas comunes en las escuelas, hecho que recientemente ha comenzado a ocurrir en México país en el cual las empresas Coca Cola y Pepsi Cola, han asumido el compromiso de sumarse a la lucha contra la obesidad infantil procediendo a retirar de la venta su línea de gaseosas comunes por sus conocidas líneas Light, en los establecimiento educativos de ese país.
Y así mismo –Resaltó- en nuestro país en la Provincia de Tucumán, un grupo de alumnos del tercer año del polimodal del Colegio Hermanas Esclavas demostró que los chicos de las escuelas primarias no tienen demasiadas opciones a la hora de elegir alimentos saludables en los kioscos, manifestando que en general los alimentos que más compran los chicos son: gaseosas 12%, golosinas 22% en detrimento de 0% frutas, yogures 2% cereales 2%, leche chocolatada 8% y agua mineral 4%, también en dicho estudio han destacado el desinterés de los encargados de los kioscos y cantinas escolares en ofrecer a los chicos alimentos sanos como frutas, jugos naturales o licuados, ofreciendo las bebidas que diariamente se difunden por los medios masivos de comunicación que a la postre resultan ser mucho más fáciles de vender y más rentables.
Y para culminar el legislador bonaerense manifestó que resultaría importante poder lograr que al alcance de los niños y los jóvenes en los establecimientos educativos se pudiese ofrecer bebidas libres de alto contenido en azucares por bebidas mucho más saludables y sanas.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.