¡Feliz cumpleaños, E. P. N° 12, “Martín Miguel de Güemes!

Al final de cada camino, a la vuelta de algún recodo, sea en la localidad más pequeña y alejada o en el paraje más aislado, cada tantos kilómetros de recorrido, emerge, en la distancia, una bandera que flamea al tope del mástil de un edificio, la más de las veces, humilde y pequeño. En su interior, un grupo de niños argentinos y un docente, casi siempre único, hacen de la educación un servicio, hasta en el más recóndito lugar de la patria.
Las ubicación de las escuelas rurales respondió, en el momento de su creación, a las necesidades educativas del lugar, que no siempre se mantienen actualmente. El paulatino despoblamiento de las zonas rurales, consecuencia inevitable del avance tecnológico, por un lado, y de la falta de oportunidades, por otro, hizo que decreciera año a año la matrícula escolar en las escuelas rurales. No es dificil, hoy, encontrar edificios escolares cerrados por falta de alumnos.
Este es el caso de la E.P. N° 12, “Martín Miguel de Güemes” del Paraje Víboras que hoy 9 de septiembre cumple sus primeros y jóvenes cien años.
A quienes trabajaron denodadamente por esta escuela, Cooperadores, docentes, directivos, a los exalumnos, les deseo un muy feliz cumpleaños, en especial a las familias, alumnos y vecinos que apoyaron mi labor como docente, a mis compañerasy compañeros de ruta, Emmanuel Fregeneda, Natalia Waimann, Fabiana Cuartas, María Florencia Russo, docentes del S.E.I.M.M. N° 2, Marisa Walter, María Celia Larrañaga, Mirian Abelaira, con quienes tuve el placer de compartir cinco años de mi carrera docente en un espacio como es la escuela rural, donde la “vocación docente” es el pilar fundamental para enfrentar el día a día.

Por Mónica Malvicini-Docente-

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.