“Tesis”: Mística y misterio en un sendero artístico a la espiritualidad

“En el ocaso de estos tiempos, en donde el alma al fin reclama su dominio definitivo por sobre la estrechez de la primera razón…
A nuestros ojos habituados a las sombras, les regalamos un espacio de penumbra que intenta mostrar la luz que se guarda tras el oscuro misterio de nuestros sueños, una pequeña luz muy poderosa. Ella sola alcanza a marcarle el límite a la supuesta omnipresente oscuridad. Una sola puede quebrantar tan vacío reinado.
Cada pequeña luz es imprescindible, cada una iluminará un nuevo espacio de esa realidad que construimos todos. Muchas circunstancias de nuestras vidas no se pueden cambiar, solo podemos ver qué decidimos hacer con el tiempo que se nos otorga.”

Con este significativo mensaje comenzó la muestra de arte “Tesis”, desarrollada por el artista plástico Darío Urban, oriundo de la localidad de Villa Iris.
La propuesta fue muy distinta a las exposiciones convencionales, porque se invitó al público a observar las pinturas en la oscuridad y guiados por la luz tenue de un candil.
Al ingresar a la sala, los visitantes no podían ocultar su asombro mientras iban conociendo los detalles de cada cuadro, al mismo tiempo que percibían el aroma de los inciensos y escuchaban el sonido suave de la música coral.
Poco a poco descubrían imágenes de seres humanos sumergidos en ambientes oscuros, rodeados de misterio. Algunos aparecían de espaldas al espectador, otros con expresión de dolor.
A cada paso, surgían nuevas incógnitas, suaves laberintos ocultos en la belleza de las pinturas y en total armonía con el ambiente.
Sin embargo, mientras iban avanzando hacia el final de la sala, los personajes cobraban luminosidad.
En el suelo había esferas de distintos tamaños y en el último tramo, debajo de una luz entre telas blancas y pequeñas velas, se podía visualizar un libro de hojas transparentes que contenía la síntesis de “Tesis”.
Cada mensaje allí escrito, revelaba el real sentido de la muestra: la búsqueda del conocimiento y comprensión de la espiritualidad del ser humano.

La obra según su creador

Sobre “Tesis”, Darío Urban narró: “Empecé a trabajar en la muestra hace nueve años, el último cuadro es de este año. En realidad yo mostré los doce primeros cuadros en dos oportunidades pero faltaban los dos últimos y el libro que condensa en lenguaje escrito todo lo que dicen las imágenes para hacerlo más accesible. Pero igual está escrito con frases simbólicas que también le dan un poco de misterio.
Se llama tesis básicamente porque, según dice el diccionario, es una propuesta para obtener un titulo, para ser evaluado y aprobar en un campo específico del ser humano. En este caso, está asociado a misticismo, a la espiritualidad y se termina de percibir esto en el último cuadro. Allí se grafica la expansión del ser humano cuando amplía la conciencia y crea una nueva esfera de entendimiento.”
Acerca del último cuadro de la serie, el número 14, explicó: “El nombre es sugerente, el subtitulo es “en la exhalación de Dios”. Los seres humanos somos una partícula en la exhalación de Dios. La pintura trata de unir la teoría científica del Big Bang con toda la carga espiritual de todas las religiones que han circulado por el planeta.”
La creatividad y la inspiración pueden surgir de un momento a otro. “La mayoría de los cuadros han aparecido como en una especie de revelación y en los momentos más insólitos de la vida cotidiana. Puede suceder que despierte con una idea o estar haciendo alguna actividad y de repente una palabra, una melodía te conduce a ciertas imágenes.
Lo interesante es que cuando percibo las imágenes, son dinámicas y aparecen desde la oscuridad, desde la nada según los orientales. De ahí Dunkel, el apodo con que firmo.”
En cuanto a la técnica y el tiempo empleado, indicó: “Los cuadros fueron resueltos entre cuatro y ocho días. Otros los empecé, los abandoné varios años y los retomé para terminarlos. Están realizados al óleo, algunos sobre arpillera y otros sobre algodón.”
Consultado por la religión a la cual pertenece, Darío respondió: “No se puede definir, soy un espíritu conciliador. Por qué pelearnos por la lengua en la que decimos las cosas. Eso es como hermano menor, hermano mayor, a ver quién tiene más afecto del padre.
Las religiones son un escalón en la evolución del espíritu, no la evolución del espíritu. Es muy sano haber pertenecido y es muy sano amorosamente empezar a desprenderse.
Participar de un culto porque somos hermanos es como querer a nuestra familia, pero querer a nuestra familia, no nos hace querer menos al resto del mundo.”

La recepción en el Museo

La directora del MIB, Silvia Iturrios, fue quien presentó a Darío Urban, poco antes de iniciarse el recorrido por la muestra: “Es un orgullo para el distrito de Puan contar con este artista plástico egresado de la Academia de Bellas Artes, donde además de la pintura ha incursionado en materiales como vidrio y cerámica. Es un artista extraordinario, con una sensibilidad muy particular y lo ha puesto de manifiesto en esta muestra que se presenta por primera vez en el museo.”
En referencia a la obra, dijo. “Es un conglomerado de todos los sentidos. Además de las sensaciones y los sentimientos, está la sensibilidad que puede despertar en nosotros.
La idea de Darío es que nuestro interior se conmueva, es una muestra para verla con los ojos del corazón más que con la vista.”
Quiero agradecerle infinitamente, también a Eladia y a Leticia que son dos compañeras de Darregueira. Estas dos chicas ejecutan junto con Darío los cuencos tibetanos, así que vamos a escuchar música también de ese estilo.”
Por último, el artista recibió un obsequio por parte de la Directora de Cultura, Laura Velasco y un certificado de agradecimiento del Museo, entregado por Laura López Quintana.

También podría gustarte Más del autor

1 comentario

  1. Juan Domingo Fernàndez dice

    Te he mandado un mensaje por esta via y como no manejo mucho esta tecnologìa, vuelvo a decirte, que el ùltimo jueves he viajado con una compañera tuya y pude ver algunas de tus poducciones, me gustaron mucho por la busqueda del màs allà y lo profundamente religioso de las mismas; aunque considero que deben ser mucho mejor verlos al natural, tambièn te decìa que si escribis me gustastarìa leer algo de lo tuyo. Desde me alegra de tu busqueda y producciones y ojalà podamos comunicarnos. Desde ya muchas gracias por tu regalo al alma. Un saludo Juan Domingo Fernàndez

Los comentarios están cerrados.