Elvira Stiep sobre su trabajo en el Millenium: “Lo hago con el alma y el corazón”

Al llegar al Millenium, además de la imponente obra religiosa, los visitantes pueden apreciar la gruta a la Virgen de Lourdes, réplica de la existente en Francia, además de una cascada de agua surgida del Cerro de La Paz.
Y a pocos pasos, se encontrarán con la santería que funciona durante los fines de semana. En una construcción de piedras, pueden observarse diversas esfinges de santos, vírgenes, rosarios realizados en distintos materiales, colgantes y bijouteri con motivos religiosos.

Allí, se encuentra Elvira Stiep, quien además de vender las artesanías, se ocupa de que todo esté en orden para recibir a los turistas.
En diálogo con Todas las Voces, recordó la primera reunión realizada antes de iniciarse el Millenium. “Allí estuvo el intendente y el padre Lamberto, junto a todas las instituciones que fueron para interiorizarse sobre el proyecto. Yo en los inicios colaboré con la venta de bonos hasta el 2000, después por problemas de salud no pude ir más a las reuniones.”
El trabajo en la santería llegó tiempo después, con la ayuda del Fray Rolando Brites. “Él me propuso reabrir este lugar, así que vine al Millenium y me puse a limpiar. Después me dio medallitas y cadenitas para vender. Yo ya colaboraba con el padre Rolando en la santería del pueblo,” narró.
“A partir de ese momento comencé a venir los fines de semana y días de eventos locales como la Fiesta Nacional de la Cebada Cervecera, así hiciera frío, calor, cayera agua nieve o hubiera tormentas,” añadió.
Elvira recordó cuando el año pasado, desconocidos provocaron daños en el local.
“Dolorida por lo que había pasado, le dije a la Virgencita que no iba a venir más, pero ese día, mucha gente vino a la santería. Ni tuve tiempo para comer,” relató.
Acerca de la obra religiosa pronta a inaugurase, manifestó: “A estas alturas ver la obra terminada, es un orgullo para mí, por haber podido ver el paso a paso, semana a semana.”
Al momento de hablar de su rol, Elvira se define como “una guardiana” del lugar.
“Me preocupo por que todo esté limpio, por los detalles. Ahora nuevamente ingresé a la comisión para participar de todas las actividades que se están realizando. Para mi es muy importante porque yo lo siento con el corazón y el alma. Siempre a mis trabajos los he tomado con mucha responsabilidad y cariño.”
Según nos comentó, no recibe remuneración por su trabajo, y su ingreso es a través de las ventas de la santería. “Los viajes en taxi y los elementos de higiene para mantener limpio el lugar son pagados por mí,” aseguró.
En referencia a los visitantes que llegan cada fin de semana al Millenium, expresó: “Es impresionante la cantidad de gente que viene. Muchos llegan con mucha fe y se llevan algún recuerdo de la santería o agua de la gruta. Ahora me siento con el compromiso de tener más variedad de imágenes santorales, por eso también agregué artesanías realizadas por mí.”
“Acá también viene gente de La Plata, Roque Pérez, Bragado, La Pampa y Villa Iris que tienen campo en esta zona,” agregó.
En cuanto a las experiencias vividas con los turistas, relató: “Hace seis años, un matrimonio joven me pidió si tenía un libro sobre la muerte, yo le dije que no. Me sorprendió mucho el pedido. A la mujer se le caían las lágrimas y me contó que había perdido un bebé recién nacido. Ahí comprendí su situación y le aconsejé que tuviera fe, esperanza y le rezara a la virgencita.”
“Hace un tiempo, regresó al Millenium con un bebé en brazos para agradecerle a la Virgen y a mí, por las palabras de aliento,” expresó con emoción.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.