La Biblioteca Bernardino Rivadavia se prepara para celebrar sus 80 años

Será el viernes 22 de octubre a las 20:30 horas con una velada en el Teatro Hispano para los socios. La entrada será gratuita. Se propone una muestra fotográfica del Sr. Waldo Vercellino, luego se proyectará un video institucional, a manera de repaso de la historia de la institución.
La cuentista Liliana Bonel, seguirá con una serie de relatos para adultos denominada “Cuenta Cuentos”. El canto estará presente con el Grupo Coral de la Bahía y un cierre a toda música con Rocío Sánchez, participante de la edición 2009 de “Talento Argentino”

El jueves a las 20 horas en la Biblioteca, Claudia Ugarte, Silvina Frumento, Mario Vercellino y Héctor Gabeiras, de la comisión de la entidad, dieron detalles del evento.
Además, se refirieron a los trabajos de refacción realizados en el edificio..
“Se adecuó una sala, para albergar el material de menor circulación, y dejar otras dos dependencias para las obras y colecciones más consultadas”, explicó Vercellino.
“Este año queremos reconocer a los socios por su aporte mensual para que esto funcione. Por eso, tratamos de conseguir los mejores espectáculos. Hicimos un video muy lindo en el cual colaboró Fernanda Maurel, donde se resume el espíritu de la biblioteca.
Hay socios que colaboran desinteresadamente y por ahí ni conocen la institución, entonces esto puede ser un estímulo para que vengan con ideas”, expresó Gabeiras.

Los orígenes

La historia de la biblioteca da cuenta que en la década de 1920 pertenecía al Centro Socialista y se llamaba Jean Jaurés, en honor al influyente político socialista y pacifista francés.
“Como en esa comisión, varios integrantes eran Empleados de Comercio, decidieron transferirla al Centro Empleados de Comercio, fundado en 1924.
El 12 de octubre de 1930 deciden denominarla “Bernardino Rivadavia”. Y fue un anexo del mencionado gremio hasta el año 2000, momento en que se independizó. Estamos en la misma edificación, pero funcionamos de manera separada”, explicó Vercellino, quien también se refirió a su vasta trayectoria en la institución.
“Estuve desde joven, fui secretario algunas veces, otras hice de bibliotecario. En 1984 ingresé en la nueva comisión, cuando se reestructuró todo”, dijo.
“Actualmente, Claudia (Ugarte) y Silvina (Frumento) son quienes se encargan de casi todo el trabajo”, completó el dirigente.

Abierta a la comunidad

Actualmente, la institución brinda cursos de computación.
“La idea fue de Claudia (Ugarte) y al principio éramos un poco apáticos, por ser algo innovador dirigido a gente adulta que por ahí no se animaba a manejar una máquina. Y hoy nos encontramos con que ya entregamos los diplomas del quinto curso. Es algo muy bueno para la comunidad”, señaló Frumento.
Sobre la apertura a la comunidad, Ugarte relató que las instituciones educativas vienen con la idea de acercar a los chicos a la biblioteca y por eso se buscan diferentes estrategias.
“Estamos trabajando con la Escuela Especial en un proyecto llamado “Informatizados” en el cual los chicos se manejan con determinados contenidos, usando nuestras computadoras.
Desde la Escuela Nº 1 los chicos vienen con sus docentes para tratar de introducirlos en la lectura. Y los más chiquitos de los jardines de infantes siempre se acercan. Desde el Instituto Almafuerte vinieron a consultar nuestro archivo de Semanarios Perfiles y la verdad es que muy frecuentemente trabajamos con las escuelas”, explicó.
En cuanto a la cantidad de socios, se supo que son alrededor de 400 y los cursos de manejo de PC son un atractivo para sumar adherentes.
“En realidad los 400 son solo los titulares, pero debe tenerse en cuenta que los beneficios alcanzan a todo el grupo familiar directo. Si lo multiplicamos por dos o tres personas, la cifra aumenta notablemente”, aclaró Gabeiras.

Innovar

En el mes de mayo, en cada edición de la Feria del Libro en Buenos Aires, la biblioteca aprovecha para actualizar títulos y traer novedades. Tiempo atrás, la Comisión Nacional Protectora de Bibliotecas Populares (CONABIP) hacía un envío más fluido de libros, pero ahora, como esa entidad aporta directamente el dinero para las compras en la Feria, ya no remite tanto material.
“Además, sobre diciembre, tenemos personas de la comunidad que siempre donan novelas u otras de sus lecturas anuales. Igualmente, todo aquel que quiera reestructurar su biblioteca personal y desprenderse de algunos libros, nosotros siempre estamos dispuestos a recibirlos”, amplió Frumento.
En el año se compran las colecciones que editan los diarios Clarín o La Nación, por ahí se trata de clásicos de la literatura, o en otros casos de obras completas.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.