Pascual Di Saverio: “Siempre he dado un paso acorde a las necesidades y en sintonía con los demás”

El padre franciscano dialogó con Todas las Voces sobre el trabajo realizado en la concreción del Templo Mirador Millennium, destacando la labor desarrollada por la comisión directiva y el acompañamiento de la comunidad. 
En cuanto a su situación personal, anunció que si los superiores lo autorizan, se tomará un tiempo de reclusión, dedicándose a la oración y el estudio en una residencia cercana a la localidad de Puan.

Después de 12 años de trabajo, ayer quedó inaugurado el Templo Mirador Millennium y en referencia a este hecho, el Padre Pascual Di Saverio, expresó: “Fue un tiempo prolongado de esfuerzo y sacrificio.
Nosotros siempre vamos adelante con el trabajo, claro que las cosas grandes exigen más esfuerzo, concentración y gracia a través de la perseverancia.
Demos gracias a Dios por la gracia del esfuerzo, la salud, la perseverancia y las ideas, dando esto como ofrecimiento final.”
Acerca del mensaje dejado por Nuncio Apostólico de Argentina Adriano Bernardini, dijo: “En su discurso hizo hincapié sobre este signo que viene de la palabra de Juan Pablo II, quien pidió para el Jubileo 2000 dejar signos visibles sobre todo en las alturas de la civilización cristiana como referencia de Cristo Salvador ayer ahora y siempre.”
“El mirador es una obra única en el país, porque hemos tratado de unir elementos que hicieron de él un proyecto único en su realización arquitectónica,” agregó.
Ante la consulta por la posibilidad de iniciar nuevos proyectos, Pascual manifestó: “Como hermano no soy una usina de proyectos, pero sí estamos siempre preparados para escuchar el sentir de la gente. Las personas siempre tienen algo bueno, algo positivo.
Desde niños nos enseñaron a ser positivos, preparados y a hacer proyectos. A tener positividad en toda situación contra viento y marea; y una presencia ininterrumpida en la realización de las obras.”
Después de expresar estos conceptos, admitió que se encuentra en la necesidad de comenzar una nueva experiencia en su vida.
“Hace años que estoy pidiendo una experiencia de vida eremítica, aunque pueda parecer extraño que un hermano muy comunicativo pida un año sabático para tener un tiempo prolongado de oración, silencio, trabajo, estudio y reflexión,” describió.
Y aclaró: “Pero siempre tendré las puertas abiertas para los hermanos que se acerquen.”
En referencia a su función en la comunidad de Puan y al seguimiento de los proyectos concluidos, contó: “Mi función terminó en el año 2000 cuando finalizó mi servicio de Director de la Obra Mariana. Todo esto ha sido un apoyo a nivel de asesoramiento espiritual como lo haría cualquier sacerdote.
Pero estaré cerca porque presumiblemente me radicaré a unos kilómetros en las sierras, entre Puan y Pigüé; en un lugar ya detectado. Hasta ahora, tengo la bendición del Provincial para plantar y edificar la parte logística. Esto es para realizar el centro ermitaño, que en castellano sería un eremitorio. En algún sentido estaré cerquita, y no quiero interrumpir a los demás hermanos que vienen a cumplir con sus servicios.”
Consultado por los motivos de la decisión, recordó: “Desde niño tenía un encanto por la vida de los monjes del desierto tales como San Antonio del Desierto; San Juan y San Atanasio. Fue gente que vivió en soledad y después entró de lleno a la vida pública para defender la iglesia y los derechos de las personas. Mi definición religiosa ha sido la Orden Franciscana. Una orden que no es sólo contemplativa sino también activa.”
“Ahora me encuentro esperando la aprobación de los superiores. Dios dirá si es una fantasía de este hermano o algo concreto para llevarlo a término,” indicó.
Para concluir, Pascual dejó su mensaje sobre la concreción del Mirador Millennium:
“Estoy convenido que el trabajo lo hizo la comunidad, la comisión operativa y la cadena de los socios y bienhechores. Desde mi lugar he ayudado desde lo espiritual y material, sin dar un paso atrás. Siempre he dado un paso acorde a las necesidades y en sintonía con los demás.”

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.