Recordación, homenajes y revisión histórica en la XXV Marcha por los Fortines del Desierto

Durante el acto protocolar disertó el profesor de Historia, Mariano Nagy, sobre el marco social e histórico de fines del siglo XIX
Alumnos de 6º año de la EPB N º 1 entregaron una bandera a la Agrupación de Recordación Histórica. Mientras que niños de 4º y 5º año del Instituto María Susana participaron con la interpretación de la canción Tradiciones Argentinas.

La lluvia de hoy por la mañana impidió la realización del acto protocolar de la XXV Marcha por los Fortines del Desierto, en la Plaza de la Patria; debiéndose organizar en el Espacio Cultural El Mercado.
Allí se congregaron distintas agrupaciones gauchescas, establecimientos educativos, autoridades municipales y legislativas.
La Banda del Regimiento de Infantería N º 3 “General Belgrano” musicalizó el encuentro y formó parte de la escenografía con dos jóvenes militares vestidos a la usanza de 1876.
El primer orador del acto, fue el profesor de historia, Mariano Nagy, quien es investigador de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA y docente de la cátedra del Seminario Introducción a los Derechos Humanos.
“La historia es como el clima, a muchos les gustaría que el sol brillara todos los días y a otros, que la lluvia acompañe las actividades productivas.
A muchos nos gustaría que la historia fuera de determinando modo pero en numerosas ocasiones, nuestro proceso histórico como Nación ha tenido distintas interpretaciones,” dijo.
Y señaló que durante la historia “se fueron construyendo relatos afincados en la sociedad como predominantes.”
Nagy expresó que le gustaría invitar a la gente a hacerse preguntas acerca de la lectura del pasado. “A mi manera de ver la historia tiene que incomodar,”opinó.
Seguidamente, el Intendente López brindó palabras de agradecimiento a los jinetes llegados de las distintas localidades de la región y en referencia al discurso de Nagy, dijo: “La pucha historiador, nos ha dejado pensando a todos.”
“Mi abuela materna, Luisa Robles, fue nieta de indígenas de las tolderías de Olavarría. Entonces el tema de la Conquista del Desierto, del avance de la civilización, del tratamiento hacia el indígena que la historia oficial siempre ha recogido, y sabemos que la historia oficial la escriben los que ganan, generaba dentro de mí una especie de contradicción permanente,” narró.
“Porque es muy difícil tomar posición en estos temas, más allá de que en aquel tiempo hubo derroche de coraje y de sangre. Participaron los indios, los gauchos, algunos defendiendo sus derechos y otros defendiendo sus aspiraciones. Tengo posición tomada en ese asunto, pero no la voy a decir hoy porque creo que no corresponde”, consideró.
López luego trajo a la memoria a César Michelutti y al grupo de gente que hizo posible la conmemoración de los 25 años de la marcha.
“Venimos hoy también a recordar no solamente las personas con nombre propio que mencioné, sino también a esos gauchos e indios y a un tiempo que añoro. Ese tiempo donde la palabra valía, las convicciones y los ideales se defendían con la vida.
Ese tiempo que cuando se sellaba un pacto, era con la mano apretada y no se precisaba escribir. Hoy esto ha cambiado mucho y algunos dirán para mejor, otros a lo mejor pensamos distinto.
Lo bueno de este tiempo que nos toca vivir, aunque pensemos distinto, es que no resolvemos los conflictos a tiros ni a bayoneta,” calificó.
En continuidad con su pensamiento, agregó: “La historia de la Argentina es la historia de la confrontación que divide a la población y en cuanto a ese sentido, lamentablemente todavía se mantiene en el tiempo.”
“No sé si es producto del apasionamiento que tenemos pero nos cuesta mucho ser tolerantes, nos cuesta mucho ser respetuosos, nos cuesta mucho aceptar al diferente,” admitió al concluir su discurso.
Durante la celebración, se dio a conocer la inscripción de la placa colocada en la Plaza de la Patria, en el monumento al Soldado Desconocido. “La Agrupación de Recordación Histórica a la memoria de César Michelutti, impulsor de la primera Marcha Evocativa por los Fortines 1986-2010.”
Los alumnos de sexto año de la EPB N º1 junto a la docente Angelina Grecco — en el marco de un proyecto áulico referido a la evocación de la marcha– entregaron una bandera a Adriana Recovsky– integrante de la Agrupación de Recordación Histórica. La enseña es la secuenciación de actividades y conclusiones obtenidas durante el trabajo escolar.
A continuación, alumnos de cuarto y quinto año de la educación primaria del Instituto María Susana, interpretaron la canción “Tradiciones Argentinas” acompañados por las palmas del público.
Otro momento emotivo fue el reconocimiento a Félix Nervi de 90 años de edad, quien viajó desde Buenos Aires para participar de la conmemoración.
En el cierre, se invitó a los presentes a visitar el Museo Ignacio Balvidares, donde se mostró la réplica de un fortín.
Después las actividades continuaron con el Gran Almuerzo Criollo en el Club Tiro Federal, ocasión en que fueron entregados certificados de participación a los jinetes.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.