Azopardo encontró su espacio para el desarrollo

El viernes fue inaugurado “El Guía” un antiguo vagón del ferrocarril que de ahora en más será un lugar de encuentro, exposición de artesanías y el primer eslabón para la generación de proyectos productivos y turísticos.
En comunicación con Todas las Voces, la ONG Responde brindó en detalle las características de la propuesta desarrollada en la localidad de Azopardo junto a la Dirección de Turismo local.

Fueron llegando de a poco y desde temprano. Los habitantes del pueblo de Azopardo estaban ansiosos por ver el desenlace de ese proceso que habían seguido desde el principio y por el que tanta expectativa tenían: la refacción y puesta en valor de un vagón como espacio comunitario.
Casi todos los 120 miembros de esta comunidad del sudoeste bonaerense se acomodaron el viernes para observar de cerca esa oportunidad social para el desarrollo que llegaba en forma de vagón, un emblema del pasado ferroviario de este –y tantos otros– pueblos del país.
“El Guía”, nombre elegido para el renovado lugar, abrió sus puertas pasadas las 18, con el tradicional corte de cintas. Ese sencillo gesto permitió que Azopardo contara por primera vez con un espacio especialmente dedicado a mostrar su identidad y su cultura.
Unos minutos antes de la apertura oficial del vagón, hablaron los principales promotores de la iniciativa. Rubén Parasporo, líder de proyectos de la Asociación Responde -la institución que acercó la oportunidad al pueblo- remarcó a la inauguración como el primer paso de un cambio que ahora depende del pueblo.
Leandro Pasarello, gerente de marketing de Clarín Rural –principal auspiciante del proyecto-, destacó la importancia que tiene para la empresa una gesta de este estilo. Cora Biondini, directora de Turismo del Municipio de Puan –que apoyó la iniciativa en todo momento-, agradeció a todos los que participaron del proceso y habló de la importancia que tiene el vagón para la comunidad.
Las palabras dieron paso al descubrimiento de un cartel y a la tan ansiada apertura de “El Guía”. Los miembros de la comunidad, además de vecinos de Puan y otras localidades de la zona, recorrieron entusiasmados los distintos espacios que propone el vagón.
La alegría de ese momento fue el desenlace de un día que en realidad había tenido mucho de ansiedad y nerviosismo. Es que por primera vez el pueblo encontró un lugar que puede atraer a los turistas y que sirve como sede de encuentros comunitarios.

Testimonios

María Teresa Pedersoli era una de las vecinas de la comunidad más emocionadas. “La verdad es que en el pueblo somos pocos, pero ahora tenemos un lugar para sentirnos orgullosos”, resumió.
María Alejandra Zabala, cerca suyo, destacó la iniciativa. “Todo el trabajo de Responde fue una bendición para la localidad. Una iniciativa así es la energía que necesitamos”, afirmó.
El compromiso de la gente de ahora en más es, para Miguel Luna, fundamental. “Este el puntapié inicial y ahora depende de nosotros. Al pueblo a veces le cuesta engancharse, pero viendo lo lindo que quedó el vagón seguro que va a haber mucho entusiasmo”, explicó.
Isidoro José López resaltó el valor comunitario. “Esto ayuda mucho porque nos da un espacio para que nos encontremos. Ya estuvimos hablando con los vecinos para venir a compartir las tardes en el vagón, que quedó tan hermoso”, terminó.

Cómo nació el proyecto

La puesta en valor del vagón se desarrolló a partir del aporte de Clarín Rural, sus lectores y de múltiples ciudadanos que respondieron a una campaña de Responde para convertirse en Padrinos del pueblo.
El proceso que culminó el viernes último con la inauguración de la muestra había comenzado en los primeros meses del año, cuando la Asociación Civil Responde comenzó a trabajar con la comunidad.
Gracias al aporte de Clarín Rural, se realizaron las primeras capacitaciones y tareas de organización para definir objetivos y pensar en metas a mediano plazo con la comunidad.
Superados estos pasos iniciales, todos estuvieron de acuerdo en que una de las prioridades era recuperar un antiguo vagón con el objetivo de que se convierta en un espacio comunitario.
Así se hizo y hoy allí funciona un centro de exhibición y comercialización de los productos y las artesanías que producen los habitantes del pueblo. La obra forma parte de los sueños de los pobladores rurales de la localidad, que trabajan para renacer como comunidad y retomar el camino del desarrollo.

Azopardo

Azopardo está ubicado en el sudoeste de la provincia de Buenos Aires, a 22 kilómetros al noreste de la localidad de Puan y a 17 kilómetros al sudoeste de la localidad de Bordenave. Tiene una población de 120 habitantes.

Responde

Responde es una organización no gubernamental de promoción y desarrollo fundada en octubre de 1999. Identifica y promueve acciones que brinden oportunidades sociales y económicas para el desarrollo a los habitantes de pueblos rurales en crisis por despoblamiento. Todas las iniciativas se hacen con el acompañamiento de la comunidad a partir de su propia libertad, su espíritu emprendedor y su voluntad de superarse.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.