El Instituto María Susana despidió a la promo 2010 de Polimodal

Bajo el lema “Si fuera el Dios de los vientos apagaría todos los vientos, especialmente el viento de todos lo tiempos, para que nosotros no nos separemos nunca”, Ailín Jaime, Ignacio Simone, Juliana Nervi, Nerea Olguín, Noelia Eguilllor, Sofía Baier, Sofía Lupín, Sofía Nervi y Yesabel Biorci, tuvieron ayer sábado su acto de colación como egresados del nivel secundario del Instituto María Susana.
Desde las 19 horas se ofició una misa en la Parroquia Inmaculada Concepción y una hora y media más tarde comenzó la ceremonia de egreso en el Espacio Cultural “El Mercado”.
Con la presencia de autoridades educativas, familiares y amigos de los graduados en la modalidad Humanidades y Ciencias Sociales, ingresó la Bandera de Ceremonia, portada por su abanderada Noelia Eguillor Galán, acompañada por sus escoltas Romina González y Florencia Roubellac Montemuiño.
Seguidamente, se produjo el cambio de abanderados y escoltas. Florencia Roubellac, como segunda escolta, le entregó a Ulises Glave (9, 25 de promedio); Romina González, como primera escolta, le cedió a Florencia Roubellac (9, 48 de promedio); la abanderada Noelia Eguillor con un promedio de 9, 48, hizo entrega de la bandera a Romina González con un promedio también de 9, 48.
Luego se dio lugar al ingreso de los flamantes egresados:
Ignacio Simone con su mamá Patricia, Sofía Baier acompañada por su papá Emilio, Yesabel Biorci secundada por su papá Adrián, Noelia Eguillor Galán acompañada por su papá Oscar, Ailín Jaime con su papá Juan Carlos, Sofía Lupín junto a su hermano Mateo, Juliana Nervi acompañada por su hermano Santino, Sofía Nervi con su papa Luciano y Nerea Olguín junto a su papá Raúl.
Las palabras de cierre del ciclo 2010 estuvieron a cargo de la directora del establecimiento, Viviana Ochiodoro.
“Vertiginosamente, han pasado los días y los meses, y cerramos con alegría un nuevo ciclo lectivo. Formas de hablar, de consejos, de llamados de atención, buscando la manera de realizar bien su tarea. Y en esto nos hemos fortalecido unos a otros, a pesar de los difíciles momentos que transitamos.
Quisimos exaltar las reglas fundamentales: “buenas actitudes” y “compromiso con la institución”, señaló.
También destacó el trabajo comprometido y la voluntad para superar los problemas.
“Hoy observamos a nuestros alumnos y nos sentimos orgullosos de ellos, porque han incorporado actitudes positivas en la convivencia grupal. Quiero expresar mi agradecimiento al personal docente y administrativo, en especial a la Hermana Bernabé; a los padres que confiaron en nosotros y en este colegio para la educación de sus hijos, a nuestros alumnos que nos ayudan a crecer profesionalmente y como seres humanos siempre”, confió
Por último, aconsejó: “chicos, la vida por sí sola no tiene sentido, hay que dárselo. Hay que tener metas, ideales, deseos y cuando trabajamos en pos de un objetivo, es muy importante prestar atención al camino.
Hemos avanzado paso a paso, etapa a etapa y el destino nos puso esta noche para decirles adiós para que cada uno emprenda su rumbo, para que cada uno de ustedes empiece a luchar por las metas que harán que su nombre deje huella en la historia.
En este momento, que es inevitable la congoja y el dolor de la despedida, no deben pensar que las puertas del colegio se cierran tras de ustedes para decirles adiós, sino al contrario, se abren en un destello de luz, para entregarlos al mundo, para salir a cumplir su misión”, finalizó.
Por último, la Hermana Bernabé entregó un Evangelio a cada egresado.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.